Imprimir

IGUAL

Andrés Ríos |

DXT Campeón | 31 de octubre de 2017

Ya incorporado después de una larga semana de asueto y hay novedades. Me centro en el Depor. La primera, que Pepe Mel fue despedido; la segunda, que Cristóbal Parralo (junto a Javi Manjarín) se hizo cargo del equipo (con perdón) y la tercera, que los de arriba, los que toman las decisiones de todos estos cambios, siguen vivitos y coleando. De verdad, incluso hasta me los imagino felicitándose entre ellos por su buena (con perdón) mano para llevar las riendas de la primera plantilla, entre otras cosas.

Pero es que el Depor juega de pena y eso no se arregla fácilmente, aunque le deseo mucha suerte al tándem Parralo/Manjarín, que supongo que eran muy felices en el filial y que ahora asumen un marrón importante. Pero que estén tranquilos, pase lo que pase, ellos no serán los responsables de lo que ocurra allá por mediados de mayo con el futuro del Depor. El problema viene de mucho más arriba, del que planifica, de los asesores del que ficha y del que más manda en el club blanquiazul, que si bien ha profesionalizado buena parte de la estructura de la entidad, sigue empeñado en mantener una secretaría técnica que lleva el marchamo de fracaso. Esa es la realidad.

El Depor sigue siendo un equipo endeble en defensa, con dudas en sus porteros y que cada partido lo convierte en un 'cara o cruz'

El Depor sumó por fin, una victoria lejos de casa en lo que va de temporada. ¿Espejismo? Habrá que ver si hay continuidad en el futuro, aunque ahora toca el Atlético, pero si los de Parralo siguen tragando en los primeros minutos como hicieron anoche, difícil. En cualquier caso, en estos tiempos cualquier resultado positivo vale, incluso hacer cambios para conservarlos.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/andres-rios/igual/20171031174637016316.html


© 2020 DXT Campeón

DXT Campeón
Primer Diario Deportivo de Galicia, todos los días en tu kiosco desde 1995