Imprimir

Dífícil

Andrés Ríos |

DXT Campeón | 24 de marzo de 2020

Lo comentaba hace pocas fechas en esta columna. Cuando la crisis del coronavirus concluya, ojalá que sea pronto, nada será igual para ninguno de nosotros. Seguro que cambiaremos hábitos y buscaremos fórmulas para protegernos mucho mejor de cara al futuro. Pues bien, en el deporte ocurrirá otro tanto de lo mismo. Esta situación inédita en el mundo también ha afectado a organismos, clubes y deportistas en general.
La Comisión de Seguimiento, prevista en el vigente Convenio de Coordinación entre la RFEF-LaLiga, acordó la suspensión de las competiciones profesionales de fútbol hasta que las autoridades del Gobierno de España y de la Administración General del Estado consideren que se pueden reanudar y ello no suponga ningún riesgo para la salud.
La decisión entre la federación y la patronal futbolística es la más lógica, aunque esa misma comisión ya está hablando de ‘borrar’ del mapa la temporada 2019-2020. Ahora el problema pasa por saber quién asumirá los gastos generados hasta la fecha, ya que no está muy claro que el Gobierno vaya a echar un cabo, como antaño, y rescate las enormes deudas que el coronavirus dejará a su paso en el balompié. Tanto es así que es probable que a principios de abril los clubes comiencen a reducir gastos con despidos temporales.
Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/andres-rios/dificil/20200323204831050321.html


© 2020 DXT Campeón

DXT Campeón
Primer Diario Deportivo de Galicia, todos los días en tu kiosco desde 1995