Viernes 16.11.2018
tercera | jornada 8

Golpe de autoridad del Bergan

El Arosa cayó ante un Bergantiños que sale más líder de A Lomba. El equipo carballés reflejó a la perfección sus virtudes: pegada, solvencia defensiva, experiencia y dominio en las áreas. Además, se le puso todo muy de cara con el tempranero gol de Rubén Rivera y con el 0-2 de Borja Facal justo al inicio de la segunda parte. El Arosa cedió, pero fue fiel a su idea. Reconocible. Durante una gran fase de la primera parte superó en juego al líder, pero le faltó finalizar sus llegadas por banda.

Borja Facal, lateral derecho del Bergantiños, ante Carlos Torrado (i), lateral del Arosa  | gonzalo salgado
Borja Facal, lateral derecho del Bergantiños, ante Carlos Torrado (i), lateral del Arosa | gonzalo salgado

 
En la segunda el 0-2 fue una losa muy pesada ante un muro de la firmeza del Bergan,  en el que cuando se produjo alguna grieta ya en inferioridad numérica por la expulsión de Caridad, apareció el portero Cristopher para evitar que el Arosa se metiera en el partido. También el trío arbitral, que se “comió” un penalti clamoroso en la segunda parte de Marcos a Mou. 
El Arosa salió con todas sus armas. Sáez apostó por Manu y Julio en la sala de máquinas, con Luis García entre líneas y Javi Otero y Chiqui en las bandas. Sylla fue la referencia arriba, pero ayer estuvo muy incómodo sin apenas espacios jugando de espaldas. 
En los visitantes, Miguel Figueira apostó por Baleato como acompañante de Diego y Jorge Sáez en mediocampo, con Cañi y Cano en bandas y Rivera arriba. La “CRC” visitante empezó avisando de su peligrosidad con llegadas de Cano y Cañi. Cuando apareció Rivera, 0-1. Centró el lateral Aarón desde la izquierda, midió mal en su salida Manu Táboas, toda la semana condicionado por problemas físicos, y marcó de cabeza el “9” coruñés. Iban solo diez minutos y el Bergan ya estaba en su escenario favorito, en el que se siente como pez en el agua. 
El Arosa, a lo suyo. Consiguió llegar con claridad bastantes veces, sobre todo por banda derecha con el lateral Pacheco. Siempre con acciones elaboradas, moviendo el balón por dentro o de un lado a otro para encontrar la superioridad en el lado contrario. Le faltó finalizar. Demasiados centros sin remate, sin nadie atacando el primer palo. Y lanzamientos que ni siquiera hicieron trabajar a Cristopher, los repelió la sólida pareja de centrales formada por Caridad y un Marcos que regresó a la que fue su casa el año pasado. 

A la media hora, en una pared entre Carlos Torrado, siempre incisivo a pesar de actuar de lateral a pierna cambiada, y Sylla acabó con el capitán local derribado por Caridad cuando se iba en el mano a mano ante el portero. Amarilla y pitada al árbitro de la grada, ayer con más de mil personas, exigiendo otro color en la cartulina. 

El Bergan dejó de achicar agua cuando cambió a falta de diez minutos para el descanso a un 4-4-2. Cano se puso en punta con Rivera y Sáez pasó a banda izquierda. Al fin el equipo se estiró, cesando las oleadas locales hasta el descanso. 

Sentencia
Todo lo hablado en el vestuario del Arosa se vino abajo nada más comenzar la segunda parte. Fueron tres jugadas en apenas noventa segundos que demuestran lo que es el Bergan, pura pegada. Saque de centro, balón diagonal, disputa ganada y falta lateral. Lanza Diego y ocasión clara que acaba en córner. En el córner, entra Borja Facal en carrera y remata de cabeza perfecto al fondo de la red. 

A partir de ahí el Bergantiños se sintió más cómodo si cabe, juntó sus líneas y dejó sueltos a sus puntas, con Rivera feliz con espacios. El Arosa persistió, pero le costó muchísimo meterle mano al líder. Sus llegadas eran contadas. Rafa Sáez movió ficha antes de la hora de juego con un doble cambio. Se fueron Chiqui, cojeando tras recibir un pisotón, y Pacheco. Entró Mauri en punta y Mou en mediocampo, reordenando varias posiciones. El Arosa empezó a dominar en la medular, empujando al Bergan hacia su campo. 

Los de Sáez no estaban creando ocasiones, pero apareció Julio entre líneas para poner a Sylla en situación de correr. El senegalés, antes de pisar área, fue derribado de nuevo por Caridad, que vio la segunda amarilla. Diego pasó a central. Fue en el minuto 68. El momento más delicado del Bergan. Y apareció por primera vez en el partido Cristopher para volar a la escuadra y evitar el gol de falta directa de Cristóbal Juncal.  

Aún contra diez, al Arosa le costó conseguir una secuencia continuada de llegadas, sobre todo porque Rivera le dio siempre aire a su equipo. El delantero es muy inteligente, ganó despejes, los aguantó, sacó faltas, incluso armó alguna contra. El Bergantiños, poblado de pivotes, volvió a tener a Christopher salvador en el minuto 79. Llegó Torrado a línea de fondo por la izquierda, donde desfondó a Facal, y remató Luis García casi en área pequeña, salvó el portero. La tercera y última gran opción de los locales fue en el 84. En un penalti catedralicio de Marcos a Mou que vio todo el campo, menos el árbitro y el asistente.