Viernes 16.11.2018
entrevista | fabril

Uxío da Pena: “Andone no marcó hasta la jornada 11 y acabó con 12 goles”

Se le resistió el gol hasta la jornada 11. El pichichi del mejor Fabril de la historia se pasó las diez primeras jornadas sin ver puerta. Ante el Rápido de Bouzas, en un partido a vida o muerte para el filial del Depor, Uxío da Pena abrió la lata con un cabezazo imparable.

Uxío da Pena, delantero del Fabril, ayer en la Deportienda  | quintana
Uxío da Pena, delantero del Fabril, ayer en la Deportienda | quintana

Segunda victoria de la temporada. ¿Qué ha hecho bien el Fabril para ganar al Rápido?
Básicamente tuvimos ese pelín de suerte que se necesita para que los partidos se decidan hacia tu lado. Creo que, a partir de ahora, van a llegar resultados como el del pasado domingo.

 

¿Acabó sufriendo el equipo en los últimos minutos?
Una vez que nos pusimos por delante en el marcador, estaba claro que el equipo rival apretaría más que en el resto del partido. Metimos dos goles en prácticamente un minuto y  fue un golpe duro para ellos. El Rápido también está en una situación complicada, tiró de orgullo y consiguió meternos atrás en los últimos minutos. 

¿Se desarrolló el partido como pretendía el Fabril?
Sí. Habíamos trabajado toda la semana en función de lo que queríamos y de lo que nos íbamos a encontrar en el partido. El Rápido tenía la baja de Antas, que es un jugador fundamental para ellos en el medio del campo. Sabíamos que nos iban a esperar un poco, que nos iban a dejar circular el balón y debíamos tener calma para saber que las ocasiones iban a llegar. Por suerte, al principio de la segunda parte, pudimos decidir el partido.

La semana pasada tuvisteis una doble sesión el miércoles. 
Creo que se hizo así para repartir la carga de trabajo. La sesión de la mañana estuvo orientada a la fuerza-resistencia y por la tarde tocaron aspectos tácticos. Debemos adaptarnos a cualquier situación.

Los dos goles, en menos de dos minutos. ¿Qué ha pasado?
Tuvimos bastantes opciones para hacer gol en la primera parte y no lo conseguimos. Como suele decirse, “una vez que entra el primero, entran todos”. A partir del segundo gol, el Rápido dio un paso hacia delante y nosotros lo dimos hacia atrás. No buscamos el 3-0 que igual liquidaba el partido y al final acabamos sufriendo.

¿Ha justo el 2-1?
Sí. Creo que incluso un resultado un poco más abultado también sería justo. El Rápido tuvo opciones por coraje, corazón y orgullo, que es lo que echaron al final del partido. Salvo en los últimos diez minutos, en los que ninguno de los dos equipos tuvo el control del partido, el Fabril fue dominador.

Primer gol de la temporada en la jornada 11. ¿Por qué has tardado tanto en marcar?
Son de esas cosas que no tienen un por qué. Quizá esta es la temporada en la que más he trabajado el aspecto físico, la que mejor he empezado una pretemporada, con mucha ilusión... Me quedo con el primer año de Andone en el Deportivo. También hizo su primer gol en la jornada 11 y acabó marcando 12. Entró el primero, el miedo ya está fuera y ahora toca pensar en ayudar al equipo haciendo goles y trabajando.

¿Cómo te encuentras a estas alturas de la liga?
Salía de una lesión y el primer gol da esa confianza que todo delantero necesita. A nivel físico y anímico me encuentro bien, pero todo es mejorable.

Adaptarse a cinco entrenadores en un año no es fácil para ningún futbolista

¿Eres un jugador diferente al de la temporada pasada?
Me gustaría decir que no, pero la realidad es que sí. Lo que me pide el equipo no es lo que me pedía la temporada pasada. Yo fiché por el Depor por un entrenador que me pedía un papel al que me adapté a la perfección. Prácticamente en un año el Fabril ha tenido cinco entrenadores y adaptarse a todos ellos y a las situaciones que te piden no es fácil para ningún jugador. En definitiva, soy un jugador un poco diferente.

Pedro, Guillermo May, Adri Castro, Uxío. ¿Sois todos diferentes?
Pedro y yo tenemos un perfil de delantero muy similar y tal vez somos los futbolistas de la plantilla que más nos parecemos. Seguramente él tenga más potencial al ser más joven y al tener cualidades distintas a las mías. Adri Castro y Guille son jugadores totalmente diferentes. Son más versátiles a la hora de jugar en punta ya que también lo pueden hacer en banda o detrás del delantero. 

¿Eres compatible con todos ellos?
Sí. Todo depende de la disposición que quiera sacar el entrenador. Cuando juegan muchos delanteros en un equipo se gana en muchas cosas, pero también se puede perder en otras. Creo que hay que buscar el equilibrio.

¿Cómo es la competencia con ellos?
Muy buena, es muy sana. Me encantaría que pudiésemos jugar los 25 futbolistas de la plantilla todos los partidos porque trabajamos para ello, pero en estos momentos hay que ser egoísta: pensar en ti, trabajar para ti y que todo lo que des esté a disposición del equipo y que el míster tome la decisión.

¿Cómo es jugar con Jony Montiel en la mediapunta?
Es muy cómodo. Es un jugador que tiene capacidad para crear una ocasión de gol en cualquier momento. No hace falta ni que coja el balón cerca de la portería sino que él mismo puede crear situaciones. Jony viene de pasar por diferentes clubes. La temporada pasada estuvo en Toledo y acabó descendiendo y aún tiene que adaptarse al juego del Fabril, como todos.

¿Echas de menos los centros de Caballo?
Sí, por supuesto. No es que no lleguen centros esta temporada sino que Caballo es un gran centrador y lo está demostrando jugando muchos minutos en Segunda División.

Te perdiste el primer partido de Pellicer por lesión.
Él me transmitió desde el primer momento que no tenía por que forzar, que tenía que afrontar la lesión y recuperarme lo mejor posible para estar a su disposición cuanto antes. No estar en la primera alineación de un nuevo entrenador le da opciones a otros compañeros de meterse en el once y que después cueste entrar, pero la competencia es muy sana. Pedro hizo un gran partido en Coruxo, contra el Rápido salí yo de inicio y él también hizo unos buenos minutos cuando entró. El míster es el que lo tiene complicado porque tenemos una plantilla muy competitiva.

Jornada 11. ¿Qué valoración haces del inicio de temporada del Fabril?
En cuanto a resultados, mala, pero en cuanto a trabajo muy buena. Es muy significativo que el equipo no ha perdido ningún partido por más de un gol. Eso quiere decir que por ser una plantilla que no ha hecho la pretemporada con todos los jugadores, ya que varios compañeros se incorporaron tarde, nos ha faltado un pelín de suerte, de conocimiento y de picardía... Un pelín de todo que se traducía en malos resultados. En cuanto al trabajo, al esfuerzo y a la implicación, la valoración es muy buena.

¿En qué ha fallando el equipo para ser penúltimo a estas alturas de la liga?
Concedemos errores puntuales que la temporada pasada no concedíamos. Lo que la temporada pasada entraba, este año no entra y lo que la temproada pasada era un despeje, este año es recoger el balón en nuestra portería. Son pequeños detalles corregibles.

Como uno de los veteranos, me siento muy responsable de lo que pasó con Tito

¿Consideras adecuada la decisión de destituir a Tito?
No es algo en lo que me tenga que meter. Siendo uno de los jugadores más importantes en cuanto a edad y a experiencia, me siento muy responsable de lo que pasó. Es algo que ya ha pasado y puede que en su momento no lo haya valorado, pero estaba en juego el puesto de trabajo de una persona. Durante la etapa de Tito hemos intentado que los resultados fuesen los mejores posibles para que pudiésemos acabar todos juntos la temporada.

El foco estaba puesto en nosotros tras haber sido subcampeones el año pasado

¿Habéis sido más responsables los futbolistas que el propio entrenador?
Los futbolistas siempre podemos dar mucho más de nosotros, aunque pocas veces es por voluntad pria. En ocasiones es por estados anímicos, físicos o emocionales. Tito cogió un Fabril de una corta transición en la que se fueron muchos juagdores y llegaron muchos nuevos, no pudo tener una pretemporada con su plantilla, estábamos todos conociéndonos y su situación era complicada porque además el foco estaba puesto en este Fabril tras haber sido subcampeones la pasada temporada. Es una desgracia que ya no esté, pero la situación era muy complicada.

La relación con Irureta

Me puse en lo peor y pensé que Xabi se podía morir

Uno de los episodios más angustiosos en la carrera futbolística de Uxío da Pena fue el que protagonizó con Xabi Irureta, portero del Sanse, hace quince días. Ambos jugadores entablaron una buena relación pese a que pudieron salir malparados de un choque fortuito en Abegondo.

¿Se ve desde otro punto de vista la acción con Irureta dos semanas después?
Me sigue costando asimilar que pude haber causado una desgracia mucho mayor de la que pasó. Hasta ahora siempre estaba en el otro lado de la moneda porque era a mí a quien rompían la nariz o a quien le rompían el labio. Cuesta verse ahí pero mucho más estar en esta situación. Lo bonito es que estoy en contacto con Xabi, veo cómo está progresando, que ya está en campo y corre. Incluso entre risas me dice que está adelgazando, que le ha ido bien y que no hay mal que por bien no venga. 

¿Fue más fuerte el golpe emocional que el físico?
En el momento me puse en lo peor porque lo que vi me asustó mucho. A él lo operaron, ya está bien y en breve jugará. Yo ya he jugado y pude meter un gol. No haber marcado en nueve jornadas, no sentirme cómodo en el campo y que pasara lo que pasó fue como tocar fondo para mí y, a partir de ahí, solo podía esperar que todo mejorase. 

¿Qué se llegó a pasar por tu cabeza?
Le vi con la mirada perdida, sangrando por la boca y por el ojo, con el cuerpo totalmente en tensión y pensé que se podía morir. A veces esas cosas pasan, pero afortunadamente no pasó. 

Uxío da Pena: “Andone no marcó hasta la jornada 11 y acabó con 12 goles”
Comentarios