Miércoles 14.11.2018

FABRIL | ENTREVISTA

Tito Ramallo: “Por suerte, cada semana tengo que romperme la cabeza para poner un once”

En la jornada 6. El Fabril celebró su primera victoria esta temporada el pasado domingo ante el Salamanca UDS en Abegondo. Tito Ramallo, técnico del filial blanquiazul, considera que su equipo está evolucionando y que irá a más.

Tito Ramallo, técnico del Fabril, durante un entrenamiento | Albores
Tito Ramallo, técnico del Fabril, durante un entrenamiento | Albores
Tito Ramallo: “Por suerte, cada semana tengo que romperme la cabeza para poner un once”

¿Está jugando el Fabril como quiere Tito Ramallo?
Estamos evolucionando. Cada vez nos estamos encontrando mejor. En el último partido en casa hubo un bagaje ofensivo propio del que debe tener el Fabril en casa, con muchas situaciones ofensivas y con muchas llegadas al campo rival, pero todavía nos queda mucho que progresar en cuanto a maduración de los futbolistas y a jugadores que todavía tienen que crecer por ellos mismos a nivel individual. Carlos López viene de estar dos meses y medio parado, Juanje acaba de llegar y otros jugadores tienen que ir entrando. Estamos en la línea que queremos, pero nos queda muchísimo margen de mejora.

¿En qué medida era responsabilidad del cuerpo técnico que el equipo no ganase en las cinco primeras jornadas?
La responsabilidad de todo lo que pasa en un equipo es del entrenador. Sería demasiado ruín por mi parte echar la culpa a otras cosas. Cuando los resultados no llegan, el máximo responsable es el entrenador y, además, yo quiero tener esa responsabilidad. Los futbolistas se tienen que preocupar de mejorar, de jugar y de otras cosas, pero no del resultado. Del resultado nos tenemos que ocupar los entrenadores. Ellos tienen que vivir su día a día en el Fabril pensando en la mejora individual y colectiva.

Has hecho cambios en todos los onces iniciales, pero ante el Salamanca UDS le has dado una vuelta al equipo.
El Fabril tiene una plantilla muy amplia esta temporada. Estamos empezando y pueden sorprender las oscilaciones en los onces iniciales, pero creo que va a ser una tendencia. Ha habido cambios en el equipo titular motivados por planificación y estrategia de club como en la portería: estaba hablado con la dirección deportiva y con la coordinación que habría alternancia entre Álex y Pedro porque son dos grandes porteros y porque cualquiera de ellos puede hacer la función de tercer portero en el primer equipo. Otros cambios surgieron porque Carlos ya estaba preparado, porque Juanje ya llevaba más entrenamientos, Mujaid no tenía porque haber salido del equipo la jornada anterior por rendimiento, Blas había estado correcto pero Quique anda fenomenal... El Fabril tiene un nivel de jugadores muy parejo y en cada partido se va a ver una situación así. 

Incluso se ha tildado tanto cambio como una revolución. 
Sí, esta semana veía una publicación en otro medio de ‘La revolución de Tito’ quedando fuera Álex, Blas, Raúl, Uxío... Si hubieran jugado esos, también tendrían que publicar que Tito dejó fuera a Pedro, a Quique, a Montiel, a Javi Cobo... Por suerte, tengo un grave problema: cada semana tengo que romperme la cabeza para poner un once. Una de las cosas que están claras desde la dirección deportiva y con la que coincido plenamente es que hay que mantener al mayor número de futbolistas posibles en dinámica de competición tanto con el Fabril como con el Laracha, algo que esta temporada va muy unido.

Los dos últimos goles del Fabril ante Burgos y Salamanca UDS, a balón parado. 
El gol de Quique lo habíamos trabajado el día anterior, pero la llegada de Jony Montiel nos ha dado un plus en esas situaciones a balón parado. Marcamos a balón parado, pero contra el Salamanca UDS tuvimos seis o siete situaciones de gol tanto en juego combinativo posicional como en contraataque. Tener capacidad a balón parado para generar ocasiones es una virtud en esta categoría y era un debe en el que el equipo tenía que mejorar. 

El Fabril tuvo continuidad en el juego y profundidad en los primeros 25 minutos, pero no lo mantuvo en el resto del partido. 
Haciendo caso a este partido de manera específica, la lectura es muy clara: Juanje lleva dos años sin jugar un partido entero, Carlos disputoó su último partido contra el Extremadura la pasada temporada... Son futbolistas que necesitan tener ritmo competitivo y mantenerlo. Así como fueron elementos importantes para poder tener el empuje inicial contra el Salamanca, luego notamos un poco su cansancio. No es una percepción sino que lo vemos en los análisis de partido. Y hay otra realidad: el rival también juega.

¿Qué tipo de rivales son habéis encontrado en lo que va de temporada?
Nos hemos enfrentado a equipos con un nivel competitivo interesante. Hemos jugado contra un Salamanca que tiene un punto más que nosotros, pero que cuenta con futbolistas como Manu Molina, Sergio Molina, Owusu, Héctor... El Fabril también tiene que ser consciente de que habrá momentos de partido en los que los rivales nos van a apretar.

Con 1-0 a favor y el partido controlado, el árbitro señala penalti a favor del Salamanca en el minuto 43.
No me lo creía. Sobre todo por la circunstancia tan anómala que es un penalti. En un momento determinado puedes hacer una entrada, pero una mano involuntaria que viene precedida de una caída... Hasta ese momento ellos prácticamente no habían tirado a portería y se encontraron con un penalti que no es ni evitable porque Quique no ve el balón. No puede ser que el equipo tenga esas circunstancias siempre en contra. De los tres penaltis que nos han señalado en las seis primeras jornadas ninguno ha sido evitable. 

¿Evitó Pedro que el partido se pusiese muy cuesta arriba?
Por suerte Pedro estuvo acertado y creo que ese penalti pudo haber marcado un antes y un después en el partido. Tenía muchas ganas de que el equipo saliese de ese bucle porque, a veces, es complicado abandone esa rueda. De haberlo marcado el Salamanca en el minuto 44, temía que el equipo hubiese entrado en una situación de la que fuese difícil salir. Al final hubo justicia en el resultado y el Fabril consiguió la primera victoria, aunque ya había merecido ganar o, por lo menos no perder tanto, en los partidos anteriores. 

¿Qué le da al Fabril la pareja de centrales Mujaid-One?
Nosotros podemos hacer hasta cinco parejas buenísimas de centrales: Mujaid-One, Raúl-Gaizka, Quique-One... Tenemos una variedad brutal. ¿Por qué esa pareja? Una ventaja que tiene One respecto al resto de compañeros es que es el único central zurdo específico que tenemos y, por tanto, en el inicio de juego tiene más facilidad al tener un perfil más definido. Creo que son muy parecidas todas las parejas y lo que intentaremos el cuerpo técnico cuando confeccionemos onces iniciales es ver el estado competitivo de cada futbolista. One tuvo un comienzo de temporada un poco convulso porque tenía otras opciones y tenía una preocupación encima, pero no le ha pasado solo a One si no a otros jugadores que también han estado fuera de situación, pero desde que ha empezado la competición se está entonando y tanto en Burgos como contra el Salamanca ha estado fenomenal. Mujaid, siendo juvenil, está demostrando un gran nivel, pero Raúl también ha competido bien y Gaizka tiene versatilidad para jugar en cualquier posición. El único que podría vivir un poco más tranquilo es Lucas, ya que al subir Caballo esa posición nos queda un poco más justa, pero al lesionarse tendremos que darle otra vuelta al equipo.

¿Cómo suplirá el Fabril la ausencia de Lucas?
No tener dos jugadores específicos para esa posición no significa que no tengamos posibilidades. Quique Fornos es un jugador todoterreno que podría jugar en la izquierda, Valín ya ha jugado la temporada pasada con el Fabril y en el Laracha están Ramsés, Jiménez y Boedo. Tenemos opciones y veremos la valoración que hacemos. Le daremos una vuelta para ver qué necesita el equipo porque a veces la competición marca qué decisiones se toman con unos u otros jugadores. 

Uxío no ha marcado en las cinco primeras jornadas. ¿Ha sido suplente ante el Salamanca por ese motivo?
Para jugar arriba tenemos a Uxío, a Pedro, a Adrián Castro, a Guille... Ante la situación de que ni Bicho, ni Jony, ni Juanje estaban disponibles, ‘obligamos’ a Guille a jugar en una posición que no es la suya, como era en la banda. Ofensivamente sí nos daba algo, pero defensivamente sufría mucho. Su puesto es de punta o segundo punta y hay que aprovechar las dinámicas. Uxío ha trabajado muy bien en las cinco primeras jornadas, pero Guille también necesitaba sentirse y recuperar sensaciones arriba. Pedro también está pidiendo paso y es una lucha de competencia interna en la que todos tienen las mismas posibilidades. Lo que quiero es intentar mantener vivos al mayor número de jugadores con esa dinámica de cambios siempre y cuando la competición nos los permita. Tenemos que salvar una situación delicada y buscamos ir a un puesto de la clasificación que nos dé tranquilidad y, a partir de ahí, tomar decisiones. Trataremos de dar variabilidad a los onces del Fabril y que no haya titulares indiscutibles.

Blas sí era titular indiscutible la pasada temporada. Fue el jugador con más minutos disputados del mejor Fabril de la historia. Ha sido suplente en los dos últimos partidos.
Blas es un jugador al que tenemos en súper consideración y en el que nosotros confiamos, pero también tiene oposición. Quique está demostrando que está a un nivel extraordinario en cada partido, puede jugar tanto de lateral como de central y ha demostrado que es fiable. Creo que es positivo que todos los jugadores tengan competencia y creo que Blas, estando a un nivel correcto, puede rendir todavía mucho mejor. Como a One, al principio le costó un poco porque estaban en momentos difíciles a nivel personal. Trato de medir a los futbolistas por el presente y no por el pasado teniendo siempre presente la importancia de lo que han hecho antes. No le daría trascendencia porque estoy convencido de que Blas, como Uxío, en nada volverán a jugar. Lo trataría con toda la normalidad del mundo ya que en cualquier momento volverá al equipo y tendrá que demostrar lo buen jugador que es. En el Fabril nadie va a tener el puesto asegurado conmigo, los jugadores lo saben y creo que es importante para que el futbolista esté en alerta en una plantilla tan amplia. 

¿Qué aporta Quique en el lateral derecho que Blas no?
Blas nos aporta mucha profundidad, situaciones de dos contra uno en banda, incertidumbre para el rival cada vez que sube. Quique nos da más fiabilidad defensiva, es un futbolista más de sostén y más contundente a nivel defensivo. El domingo apostamos por tres mediapuntas como Víctor, Jony y Juanje, que tienen una presencia liviana y luego hay que equilibrar muchas cosas. Sabíamos que si contra el Salamanca proyectábamos a Blas hacia arriba, con Owusu, un futbolista muy peligroso, las vigilancias se nos podrían complicar. A veces se toman decisiones estratégicas de partido y consideré que Quique, tanto para las vigilancias defensivas como para la fortaleza a balón parado, nos iba a dar un plus a la hora de poder ganar el partido. A veces se toman decisiones con las que se acierta y otras que no, pero Quique metió un gol a balón parado,defensivamente estuvo perfecto y Owusu muy minimizado.

¿Se nota tanto como parece la presencia de Carlos López en el equipo?
Sin duda. Al margen de lo que puede influir en el juego, Carlos tiene ascendencia en el grupo. A lo mejor la temporada pasada, con futbolistas como Edu Expósito, Álvaro Queijeiro, Romay, Gaizka, su baja se notaba menos, pero con una plantilla joven como la de esta temporada, con jugadores al lado como Gandoy y Montiel con 19 años, con Javi Cobo con 20, que él esté ahí nos da ese plus de madurez y el Fabril lo percibió el domingo siendo un Carlos que está al 50% de sus posibilidades.

¿Y Bicho para cuándo?
Tan pronto se recupere de las molestias. Ha tenido un inicio de temporada tremendamente accidentado con la lesión de las seis semanas y, cuando empezaba a trabajar con el equipo, le volvieron unos antiguos problemas en la zona de pubis. Ahora lleva dos semanas con los readaptadores y espero que entre esta y la semana que viene se pueda integrar al grupo y ser un jugador importante. Creo que Bicho tiene mucho que dar tanto para él como a nivel colectivo. Tiene experiencia a pesar de lo joven que es, como el caso de Quique. Son jugadores jovencísimos que han llegado, para mí prematuramente en algunos casos, a unas situaciones competitivas importantes y da la sensación de que tienen 30 años, pero los dos son sub-23 y a Quique le queda un año más. 

¿Hay jugadores del Fabril que ya están preparados para tener oportunidades en el primer equipo?
Si no es inmediatamente, en poco tiempo sí. Hay futbolistas que en medio plazo tendrán oportunidades de aportar en el primer equipo. Lo veo y creo que no me equivoco. No voy a decir que todos porque sería una falacia, pero sí hay tres o cuatro jugadores que, si las cosas van bien, si su progresión sigue en la misma línea y tenemos tranquilidad con ellos, creo que van dar posibilidades al primer equipo para contar con ellos.

Solo tres jugadores han sido titulares en las seis primeras jornadas: Lucas, Javi Cobo y May.
Lucas se caerá este domingo por lesión y en nada se caerán Javi Cobo y Guille. Va a ser así y quiero que el jugador esté acostumbrado a eso y que cada semana el futbolista trabaje para ser titular el domingo.


La comparación

“La calidad de este Fabril no es inferior a la del año pasado”

Parece inevitable que se compare el filial blanquiazul de esta campaña con los de la anterior, el mejor Fabril de la historia.

La calidad de los jugadores de la plantilla de esta temporada no tiene que envidiar a la de la pasada campaña.
En cuanto a calidad de jugadores, sí. En cuanto a maduración, no. El Fabril vuelve a tener una muy buena plantilla de futbolistas pero, en muchos casos, su punto de maduración como jugadores no llega al nivel de la temporada pasada porque los futbolistas del año pasado ya habían tenido un recorrido previo que les había permitido progresar. ¿El nivel en cuanto a calidad futbolística de los jugadores del Fabril de esta temporada es como el del año pasado? Sí. ¿En cuanto a maduración? No. Pero estamos aquí para que ese proceso crezca. Los filiales y equipos de formación suelen tener buenos futbolistas pero el punto de diferenciación de una situación a otra es la maduración en la que el jugador se pueda encontrar. Futbolistas como Mujaid, Gandoy, Víctor, Guille, Montiel, Javi Cobo son tan buenos como los de la temporada pasada, pero madurativamente tienen que crecer. Esa es la diferencia.


Los porteros

“Carmelo, Albert Gil, Nacho y yo creemos en la alternancia”

Tito le ha dado los cinco primeros partidos a Álex Cobo y en el último hizo debutar a Pedro López.

¿Por qué esperaste a la jornada 6 para que jugase Pedro López?
Álex Cobo estaba trabajando bien, era el primero que debía tener esa continuidad en el orden de partidos y no era cuestión de que llegara uno por la puerta y entrara de golpe. Eso le ha pasado a Pedro, a Juanje, a Jony, a Javi... Es darle naturalidad a las cosas, conocer a los compañeros, ver cómo trabaja el equipo... Álex estaba compitiendo fenomenal, pero ahora le toca a Pedro. El tema de las rotaciones en la portería no es una moda para mí. En mi anterior etapa siempre había alternado a los porteros constantemente: Fabricio, Manu, Mackay, Diego Rivas, Edu Sousa, Alberto... Salieron muchos porque no se mató a ninguno en el proceso. Todos participaron y, para mí, la portería es un puesto más dentro del equipo y el portero tiene que acostumbrarse a jugar con incertidumbre. 

¿Están consensuadas con la dirección deportiva ese tipo de decisiones?
No es una decisión exclusivamente mía, ya que tanto Carmelo como Albert, incluso hablando con Nacho, teníamos clara esa alternancia. El primer equipo quería tener entre Deportivo, Fabril y Laracha, cinco porteros. Están Dani Giménez, Ortolá, Álex, Pedro y Ricardo. A partir de ahí, entre los tres equipos nos los distribuimos.

Tito Ramallo: “Por suerte, cada semana tengo que romperme la cabeza para poner un once”