Martes 16.10.2018

FABRIL | ENTREVISTA

Steve Aldo One: “Quiero dar un golpe encima de la mesa y llegar lo más alto posible”

Se perdió partidos de la temporada pasada por lesión, pero en el momento de la verdad, en el playoff ante el Extremadura, lo jugó todo. Y debutó en Primera División disputando el partido completo del Santiago Bernabéu contra el Real Madrid. Steve Aldo One ha jugado los tres últimos encuentros en el Fabril de Tito Ramallo pero su inicio de curso no ha sido fácil.

Steve Aldo One, central del Fabril, de 23 años, ha disputado los tres últimos partidos del Fabril completos | quintana
Steve Aldo One, central del Fabril, de 23 años, ha disputado los tres últimos partidos del Fabril completos | quintana
Steve Aldo One: “Quiero dar un golpe encima de la mesa y llegar lo más alto posible”

Tras perder en Guijuelo, cinco derrotas en siete jornadas.
Tuvimos más ocasiones que el Guijuelo, pero no tenemos un jugador desequilibrante que pueda resolver arriba. Juegue quien juegue atrás lo estamos haciendo bastante bien, pero en ataque nos falta chispa.

 

¿Se pudo evitar el gol?
Defendimos bien un córner en contra, el balón volvió sobre la banda, sacó un centro y desde el segundo palo remató muy bien de cabeza. No se le puede echar la culpa a nadie.

¿Se puede rescatar algo positivo del partido?
La lectura positiva es que el equipo compitió 60 minutos.

¿Ha merecido más el Guijuelo?
Ha tenido más iniciativa e idea de juego que nosotros, que estuvimos planos. A veces no sabíamos qué hacer con la pelota, pero un empate habría sido lo más justo.

Necesitamos hacer autocrítica cuerpo técnico y jugadores  para sacar esto adelante

¿Te sorprende este inicio de temporada del Fabril?
Sí. La temporada pasada fue bastante diferente el comienzo de liga. Nadie se esperaba que hiciésemos aquel inicio y este año tampoco. Estábamos acostumbrados a una dinámica de ganar continuamente y en estas siete jornadas hemos perdido cinco partidos.

¿Recurres a la mala suerte para justificar los malos resultados?
Contra el Celta tuvimos la mala suerte del error de Álex, pero no achacaría estos malos resultados a la mala suerte. El equipo necesita algo más a nivel de juego, a nivel de crear. Estamos sin ideas en muchas ocasiones y hay que mejorar desde ya.

¿Hay tanta diferencia entre este equipo y el de la temporada pasada?
A nivel de juego, sí; a nivel de compromiso no tanto. Teníamos a Borja Galán, Edu Expósito, Pinchi, Ismael Díaz, Diego Caballo, Queijeiro... La temporada pasada, si salías del once, costaba muchísimo volver a entrar porque el que ocupaba tu sitio lo hacía mejor que tú. 

Esta temporada mantenéis mucha competencia en la línea defensiva.
Casi nunca había tenido tanta competencia, pero nos ayuda a mejorar y cuando uno se pasa tres jornadas sin jugar se pregunta: ¿qué estoy haciendo mal? ¿Tan malo soy? Pero si el compañero que ocupa tu lugar  lo hace bien, el míster no debe cambiar.

En siete jornadas has estado en la grada, en el banquillo y ahora has jugado tres partidos completos. ¿Cómo se lleva tanto cambio?
Es algo inexplicable. La semana pasada leía que no estaba centrado, pero creo que no es eso. Siempre he entrenado bien y, aunque en algún momento he tenido la cabeza en otro lado, mi compromiso siempre ha sido el mismo. Hubo una época en la que no estuve contento ni feliz y me costó encontrarme bien del todo.

¿Estás cómodo en el campo esta temporada?
Cada jornada que pasa me encuentro muchísimo mejor, pero quiero dar más todavía. Siempre que perdemos soy muy autocrítico y me fijo en los errores que he cometido.

¿Qué te parece que Tito apueste por las rotaciones en este inicio de temporada?
Creo que no acaba de dar con la tecla y que todo el mundo se merece jugar. En Guijuelo repitió alineación salvo la baja de Lucas y creo que los tiros van por ahí.

¿Cómo está One anímicamente?
Estoy entrenando bien e intentando competir al máximo nivel y estar preparado para lo que venga. Si me surge algo, bienvenido sea y, en caso contrario, me tocará seguir luchando aquí. Anímicamente me encuentro mejor, pero he hecho sesiones de coaching porque hubo un momento en el que entré en un bucle y la cabeza no me daba para más.

Nadie del club ha hablado conmigo ni me ha dado una explicación hasta ahora

¿Te ha decepcionado la forma de proceder del club durante la pretemporada?
Hay maneras y maneras de hacer las cosas. He hecho una buena temporada pasada y creía y veía que podía estar ahí. Lo único que quería era poder demostrar que estoy aquí y que puedo aportar. Me decepcionó la decisión que tomaron de darme un no rotundo. Nadie ha hablado conmigo ni me ha dado una explicación y el futbolista siempre necesita que le digan algo y recibir ‘mimos’.

¿A qué te refieres cuando dices que querrías explicaciones por parte del club?
A que me digan por qué no me han dado la opción. Al terminar la temporada pasada me dijeron que probablemente tendría la oportunidad de hacer la pretemporada con el primer equipo y, a dos días de empezar, me enviaron un mensaje en el que me notificaron que entrenaría con el Fabril. Me sorprendió, me pareció un chasco y no vine de las vacaciones con las mismas ganas. 

¿Cuáles son los objetivos de One a partir de ahora?
Seguir entrenando, intentar competir y mirar hacia arriba porque hacia abajo siempre voy a poder ir. Cumpliré 24 años en enero, quiero dar un golpe encima de la mesa y llegar lo más alto posible. Mi objetivo es el fútbol profesional.

La idea del primer equipo ya está fuera de mi cabeza, pienso en otras cosas

¿Sigues soñando con la opción de alcanzar el primer equipo del Deportivo?
Es una idea que ya está fuera de mi cabeza. Estoy pensando en otras cosas. El Depor me brindó la oportunidad de cumplir uno de mis mayores sueños la temporada pasada debutando en Primera División. Creo que he cumplido, se me ha tratado y se me trata muy bien pero no voy a esperar. Debo mirar por mí porque nadie más lo va a hacer.

No se te va a olvidar que has marcado en las jugadas a balón parado a Cristiano Ronaldo en un partido de Primera.
Es un recuerdo y una anécdota que el día de mañana le podré contar a mis hijos en caso de que los tenga. Disfruté el momento y estaré orgulloso de recordarle en el futuro.


El lado personal

Poder dar un paseo por Riazor es un privilegio

Acostumbrado a “tener la comida preparada al llegar a casa después de entrenar y a tener la ropa limpia y planchada cada día”, One se ha hecho amo de casa con su fichaje por el Fabril.

¿Eres uno más en A Coruña?
Estoy contento y comodísimo. Se vive y se come bien aquí.

¿A Coruña o Mallorca?
Es una elección difícil. La Roqueta es La Roqueta y en verano me quedo con Mallorca. En invierno, a pesar de la lluvia, me quedo con A Coruña.

¿Cómo se lleva eso de vivir solo?
Es una nueva experiencia. No iba a estar siempre con mamá.

¿Qué es lo que más te gusta de A Coruña?
Dar un paseo por Riazor es un privilegio que en muy pocas ciudades se puede disfrutar. He estado en la Cascada de Ézaro, he visitado Fisterra, he ido a mil sitios...

¿Aprovechas el tiempo libre para hacer turismo?
Lo aprovecho cuando viene mi novia porque cuando estoy solo me cuesta horrores coger el coche e irme por ahí.

¿Se vive diferente el fútbol en Mallorca que en Galicia?
Allí también se vive mucho. Cuando juega el Mallorca la ciudad se paraliza. No se puede sacar el coche.

¿Jugabas de central de pequeño?
No, de pequeño estaba regordete y jugaba de portero. Mi ídolo era el mítico Fabien Barthez. Después fui delantero...

¿Delantero tanque?
(Risas) No tenía regate, agachaba la cabeza, corría y los apartaba a todos. En infantil de primer año me rompí el fémur jugando un torneo y, en cadete de segundo, un entrenador al que le tengo mucho cariño me vio y me dijo: tú de central. Me fichó el Mallorca en juvenil de primer año como central y, a partir de ahí, siempre he jugado ahí.

Steve Aldo One: “Quiero dar un golpe encima de la mesa y llegar lo más alto posible”