Lunes 24.09.2018

“El objetivo es el título y me da igual meter seis que veinte goles”

Uxío da Pena, delantero del Fabril, el pasado sábado ante el Unión Adarve en Abegondo | pedro puig
Uxío da Pena, delantero del Fabril, el pasado sábado ante el Unión Adarve en Abegondo | pedro puig
“El objetivo es el título y me da igual meter seis que veinte goles”

Ante el Unión Adarve, el pasado sábado, metió su sexto gol de la temporada. Uxío da Pena ya es el máximo goleador del Fabril junto a Ismael y a Óscar Pinchi. El punta lucense tiene una meta: ganar la liga.

¿Mereció ganar el Fabril al Unión Adarve?
Fue un partido muy igualado. Empezamos muy bien pero el Adarve, a medida que transcurrían los minutos, fue encontrándose más cómodo en el terreno de juego y en la segunda parte llevó el peso pero no consiguió empatarnos.

El Fabril no recibía en casa desde el 21 de enero contra el Racing. ¿Lectura positiva por la racha o negativa por haber encajado?
Creo que de todos los partidos hay que sacar lecturas tanto positivas como negativas. No hay partidos perfectos. En este caso, la lectura positiva fue que el equipo se sobrepuso al empate. La negativa, que llevábamos bastantes jornadas en casa dejando la portería a cero y deberíamos mantener la estabilidad defensiva. 

¿En qué fue superior el Fabril al Adarve?
En muchas facetas del juego. Imprimimos un punto de intensidad muy alto al principio del partido y por eso nos pusimos por delante. Un despiste nuestro provocó su gol, pero creo que en intensidad, actitud y lectura del partido, pese a que nos faltó matarlo en algún contraataque, el equipo estuvo a la altura.

Las últimas victorias del Fabril son por la mínima. ¿Por qué no fue más fácil el sábado?
La categoría está muy disputada. Venimos de disputar un partido contra el penúltimo que cualquier equipo pudo ganar. No hay partidos fáciles. No esperábamos que el Adarve tuviese tanto dominio de balón pero lo tuvieron y nosotros tuvimos que hacer un papel diferente, pero no deja de ser fundamental para optar a ganar la liga.

¿Qué factores decantaron el choque a favor del filial?
Sobre todo ponerse por delante en el marcador. Salvo en excepciones es muy raro que te remonten un partido, pero fuimos muy inteligentes a lo largo del partido y, aunque no llevamos el peso con el balón, estuvimos muy compactos y como un bloque.

Al término del encuentro hacías unas declaraciones en las que afirmabas que te sorprendió el rival. ¿Por qué?
Me gustó. No contábamos con que arriesgasen tanto con el balón desde atrás y lo hicieron bien. Además, sufrimos con centros laterales y acciones a balón parado. 

¿Cómo fueron tus duelos individuales con los centrales del Adarve?
Al principio tuve acciones individuales con ellos, pero en la segunda parte nos tocó defender más. Fue un partido normal en cuanto a duelos con los centrales.

¿Os costó más encarar este partido que otros disputados en casa?
Sabemos que todos los rivales llegan a Abegondo con una idea. Sorprendentemente, el Adarve llegó con otra idea y nos pudo hacer daño. Por suerte, nos llevamos el partido. 

¿Qué puntos débiles conseguisteis detectarle al Adarve?
Prácticamente ninguno. Los equipos de esta categoría son muy rocosos defensivamente pero, quizá, en lo que pudieron fallar fue a nivel físico, aspecto en el que un filial debe acentuar su superioridad.

¿En qué estado de forma se presenta el Fabril a las últimas jornadas?
Llegamos en buen momento. Somos un equipo muy unido. Tenemos dos bajas importantes como son las de Álex Cobo y Lucas Viña. Ha sido una temporada complicada para todo el equipo porque ha estado plagada de lesiones. Intentaremos terminar el año lo mejor posible.

¿Y en cuanto a juego? ¿Podría hacerlo mejor el Depor B?
Siempre se puede hacer mejor. No debemos obsesionarnos. Entrenamos todos los días con una idea y la intentamos llevar a cabo en los partidos. Muchas veces las cosas no salen pero, si no salen, es mejor reflexionar con los tres puntos.

¿Supera el Fabril a sus rivales por la condición física en las segundas partes?
No lo creo. Creo que superamos a los rivales mediante el balón y se plasma en los partidos: solemos meter gol al principio y no al final. 

El Depor B es el equipo menos goleado del grupo. ¿Cómo lo consigue?
La intensidad defensiva que aplica el Fabril es como un bloque desde el portero hasta el delantero. Está muy bien trabajado y tenemos que seguir con esa mentalidad y esa idea. 
¿Qué responsabilidad tiene el delantero centro para Munúa en la fase defensiva del equipo?
Es fundamental. El delantero es el primer jugador que inicia la presión y el que decide cuándo hay que ir. El míster me pide que transmita a mis compañeros la intensidad que se necesita en el juego.

¿Estás contento con el partido que disputaste?
Sí, sobre todo por los minutos, completar un partido de nuevo y llevarnos la victoria.

Después de una segunda vuelta con lesiones, ¿cómo te encuentras actualmente?
Muy contento. Ahora mismo me encuentro muy bien y espero que, a medida que pasen estas jornadas, pueda encontrarme mejor todavía.

¿Qué te falta para estar al 100%?
Sí, siempre falta algo, pero trabajaré para llegar a ese 100% en el último tramo.

Un delantero como tú, ¿echa en falta más centros laterales?
No un delantero como yo. Todos los delanteros necesitamos que el equipo nos surta de balones en las zonas en las que somos más peligrosos. Soy un delantero que está muy cómodo dentro el área y siempre que el balón esté dentro y tenga opción de cogerlo o rematarlo, tendré más facilidad para generar ocasiones de gol.
¿En qué ha cambiado tu rol en el equipo a medida que ha transcurrido la temporada?
Ha sido el mismo a lo largo de toda la temporada. Somos tres o cuatro jugadores veteranos, entre comillas, con el rol de tirar un poco del grupo, hacer ver a los chavales que hay que valorar absolutamente todo en el día a día. Somos unos privilegiados estando en el Fabril y, por supuesto, en el campo, debo tirar un poco de ese grado de veteranía.

Seis goles. ¿Es una buena cifra para un delantero debutante en Segunda B?
No creo que haya obsesionarse. La cifra de goles es muy importante para los delanteros pero esta temporada menos por cómo está demostrando que es el equipo. Nos estamos repartiendo mucho los goles. No hay ni un delantero un extremo que sea referencia marcando muchos goles. Todos aportamos,  cada uno tiene que saber cuál es su papel y no estresarse con las cifras. El objetivo es ser campeones y si somos campeones da igual que sean seis o veinte goles. 

¿Que factores harán al Fabril campeón?
Tenemos unos partidos complicados por delante. El equipo está entrenando muy bien y los factores pasan por hacernos fuertes en las tres próximas jornadas porque creo que van a decantar la balanza.

¿Afecta de alguna manera la situación del primer equipo a la ambición del Fabril?
Sí, pero no tiene que afectar para mal. Depende de la mentalidad de cada jugador. Muchos de los futbolistas del Fabril tienen que pensar que si las cosas en el primer equipo no están tan bien como tendrían que ir, puede ser una oportunidad para ellos. La lectura positiva es que si, finalmente, el Depor desciende, no podríamos optar al ascenso.

“El objetivo es el título y me da igual meter seis que veinte goles”