Lunes 24.09.2018
DXT Campeón

España, ante sus errores y la anfitriona

España busca regresar a la brillantez perdida en el Mundial 2018, una vez alejada la presión del grupo con planteamientos defensivos rivales que la impulsaron a una pérdida de identidad pero no del liderato, que le sitúa en un camino sin grandes hasta la final, pero con la anfitriona como primer examen.

 

España, ante sus errores y la anfitriona

Casi ocho años después vuelve a competir en los cruces de un Mundial con la necesidad de rememorar la imagen de una inmaculada fase de clasificación y la mostrada en los amistosos de enjundia que disputó. Siempre con un sello intocable, asociando los buenos resultados al mejor de los tratos al balón.
Es el momento de Hierro. Los focos apuntan al director deportivo que pasó a ser entrenador cuando menos esperaba. La hora de demostrar si tiene madera de buen técnico con los retoques que la Roja pide a gritos. Tácticos y de nombres. No afectarán a la portería, donde ha vuelto a confirmar a un David de Gea que está sufriendo en el Mundial. Los cinco goles en seis disparos que plasman la endeblez defensiva de España no son lo peor. Su imagen, abstracto y sin transmitir seguridad alguna, la debe enterrar para volver a ser quien de verdad es.
Tampoco se presumen modificaciones defensivas en una zaga con aspecto de intocable. Su coartada al sufrimiento fueron los espacios que se generan por la soledad de Busquets. Es donde aparece el nombre de Koke como novedad para reencontrar el equilibrio. Desde ahí Hierro debe decidir como atacar. Con un punta fijo, Diego Costa, o dos nueves, añadiendo a Iago Aspas tocado por la varita cuando se enfunda la Roja. Si con los bajitos que se asocian en un palmo -Isco, Iniesta y Silva- o la entrada de extremos que añadan variantes ofensivas -Lucas Vázquez y Marco Asensio-. La coctelera se ha movido y el resultado solo lo sabe el seleccionador.
El foco de la crítica apunta a un David Silva intrascendente, víctima de otro Mundial sin estrella. Fue el ‘sacrificado’ por Del Bosque tras la derrota inicial ante Suiza en 2010, no logró brillar en 2014 y en su último, al que llegaba como gran referente goleador y de liderazgo en la fase de clasificación, ha quedado instalado en un plano mediocre que no concuerda con su calidad. Ni un pase al delantero, un solo intento de regate, ocho intentos de disparos y solo uno a puerta y de balón parado. Lejos de su influencia puede dejar paso a Asensio para ver si se convierte en una de las sensaciones. España necesita alegría y su fútbol encaja en el perfil.

Chéryshev, la sensación
Rusia recuperó a tiempo a todos sus jugadores para los octavos de final, con el regreso de Dzagóev y Yerokhin al grupo. En principio ninguno de los dos centrocampistas volverán al once, con Chéryshev asentado y siendo una de las sensaciones del torneo con su magnífico rendimiento en la primera fase y tres goles que le garantizan la titularidad. Un duelo especial para un jugador criado e instalado en España que conoce a la perfección a cada uno de sus rivales.
Todo apunta a que el seleccionador ruso, Stanislav Cherchésov, repetirá el equipo de la segunda jornada, con el regreso a la titularidad de Alexandr Golovín tras descansar ante Uruguay. Fue el partido que frenó la euforia en la que se instaló la anfitriona después de golear en sus dos primeras citas, cinco a cero a Arabia Saudí y tres a uno a Egipto.
Su única referencia arriba será el gigantón Artiom Dzyuba, autor de dos goles, que traspasa a España la condición de favorita, pero muestra el espíritu ruso que se verá en el césped al prometer que él y sus compañeros “morirán en el campo”.
La única baja segura del anfitrión es Ígor Smólnikov en el lateral, por su expulsión de la última jornada. Provocará que recupere su puesto el brasileño nacionalizador ruso Mario Fernandes.

España, ante sus errores y la anfitriona