Martes 17.07.2018

MUNDIAL | CRÓNICA

Cristiano empaña el debut

PORTUGAL 3- 3  ESPAÑA

Un golazo de libre directo de Cristiano Ronaldo en el minuto 87 privó a la selección española de estrenarse en el Mundial de Rusia con un triunfo y dejó en tablas el primer gran partido de la cita mundialista, un auténtico partidazo entre dos de las favoritas al título.

Cristiano empaña el debut

Un golazo de libre directo de Cristiano Ronaldo en el minuto 87 privó a la selección española de estrenarse en el Mundial de Rusia con un triunfo y dejó en tablas el primer gran partido de la cita mundialista, un auténtico partidazo entre dos de las favoritas al título.
Por si fuera poco lo que le ha tocado vivir a los integrantes del combinado español desde el pasado miércoles, con el despido de Julen Lopetegui después de que el Real Madrid anunciara su fichaje para la temporada 2018-2019, encima se encontraron con un gol en contra nada más arrancar el partido. Tan solo se llevaban dos minutos y medio de juego (sin que los de Fernando Hierro hubieran rascado el balón), cuando Nacho derribó a Cristiano Ronaldo en una internada en el área del astro portugués. Polémica acción, ya que hubo contacto, pero quizá más porque lo buscó el delantero luso que por error del lateral derecho español. De cualquier forma, el colegiado señaló la pena máxima y ‘CR7’ la transformó.

Caraja inicial
Ya sea por el golpe psicológico del tanto o porque España entró al césped con una empanada monumental, la Roja no carburaba, mientras que el combinado luso se mostraba como un puñal en las contras, talón de Aquiles del combinado nacional.
De hecho, en el minuto 22, tras un rechace en un saque de esquina a favor del equipo español, el cuadro portugués salió por velocidad y pilló a los españoles en bragas, pero Jordi Alba estuvo rápido para anticiparse a Guedes y evitar la catástrofe.
Cuando peor lo pasaban los de Hierro, apareció Diego Costa para inventarse un gol él solito y empatar el encuentro. Balón largo que le cayó al hispano-brasileño, que mareó a los centrales de Portugal y remató de manera impecable.

El 1-1 provocó un cortocircuito en el el equipo luso, que se vino abajo, mientras que España, dirigida magistralmente por David Silva e Isco, se crecía y tomaba el mando del enfrentamiento.
En el minuto 26, el centrocampista del Real Madrid estrelló un balón en el larguero, que al caer al césped, no superó la línea de gol por centímetros. Y en el 35, Iniesta efectuó un remate que salió desviado por muy poco, tras una gran acción con Diego Costa, que anoche cuajó un partido para quitarse el sombrero.
La Roja tenía el control y Portugal pedía que llegara el descanso para frenar el vendaval español. Y justo en ese momento, David de Gea tuvo una cantada digna de lo que hemos sufrido esta temporada en Riazor. Era el minuto 44 y, de nuevo en un contragolpe, Cristiano Ronaldo alcanzó la frontal del área y sacó un potente remate, pero el balón iba centrado, a las manos del meta del Manchester United. Pero el esférico se le escapó y entró en sus redes.
Los de Fernando Hierro no daban crédito a lo que estaban viendo. Después de lo que había costado levantar el mazazo inicial, tocaba remar de nuevo.

Reacción de la Roja
El paso por vestuarios sentó bien a los nuestros, que solo tardaron diez minutos en reponerse del jarro de agua fría. En el minuto 55, Diego Costa confirmó su instinto asesino y puso el 2-2 en una jugada ensayada. Silva colgó un balón al segundo palo, Busquets la peinó al área pequeña y el del Atlético de Madrid no falló.
Y casi sin tiempo para asimilar el golpe, la campeona de Europa recibía un nuevo impacto. Nacho aprovechaba un balón muerto en la frontal del área y enganchaba una volea que entraba pegada al palo y ponía a España por delante por primera vez en el partido.

Con el marcador en contra y obligado a tener la pelota, el combinado luso sufría y se mostraba incapaz de encontrar espacios, mientras que el público de Sochi asistía a una exhibición de Isco.
Pero la selección de Fernando Santos no había dicho su última palabra. Consciente de que una derrota la ponía contra las cuerdas desde la primera jornada, mordió e hizo retroceder metros a sus vecinos.
Cuando España ya saboreaba el triunfo, Cristiano Ronaldo cerró su festival goleador particular (ayer marcó un ‘hat-trick’ como si nada). El madridista ejecutaba un libre directo por toda la escuadra y enmudecía a la afición española.

Cristiano empaña el debut
Comentarios