Miércoles 14.11.2018

CICLISMO | VUELTA A ESPAÑA

Woods emociona en Oiz

El canadiense Michael Woods, una expromesa del atletismo mundial especialista de 1.500 metros, ganó por todo lo alto la 17ª etapa, entre Getxo y el Monte Oiz (157 kms), en la que Alejandro Valverde recortó 8 segundos al líder, Simon Yates y Enric Mas se colocó tercero en la general.

Woods emociona en Oiz

El canadiense Michael Woods, una expromesa del atletismo mundial especialista de 1.500 metros, ganó por todo lo alto la 17ª etapa, entre Getxo y el Monte Oiz (157 kms), en la que Alejandro Valverde recortó 8 segundos al líder, Simon Yates y Enric Mas se colocó tercero en la general.

Se anima la Vuelta día a día. Las lágrimas de emoción en la cumbre del Mirador de Bizkaia, a 1.000 metros de altitud, las puso Woods, el más fuerte de la escapada buena del día, quien atacó dentro del último kilómetro para levantar los brazos por primera vez desde que es ciclista profesional.

En medio de la niebla apareció Woods como primer héroe en la cima del Monte Oiz, con 5 segundos de adelanto sobre Dylan Teuns y 10 respecto a David de la Cruz. Por detrás iban entrando los componentes de la fuga con cuentagotas, hasta que se presentaron los nobles. Entre todos Alejandro Valverde y Enric Mas como los más poderosos a 2:40.

ciclismo
A partir de ese registro llegó Simon Yates a 8 segundos del dúo español, luego el Miguel Ángel López a 10 y, como grandes damnificados de la etapa, Steven Kruijswijk y Nairo Quintana, ambos a 1:04.


La etapa, que empezó con sol y terminó entre niebla, tenía 6 puertos. Una fuga de 26 hombres llegó a buen puerto, al de la montaña que alberga el ‘Mirador de Bizkaia’. Entre ellos hombres de calado, como Nibali, Majka, Woods, Fraile, De Marchi, Castroviejo, Mollema, Zakarin y De Gendt, quien arrebató el maillot de la montaña a Luis Angel Maté. El pelotón no se volvió loco en la caza y enseguida la diferencia rebasó los 8 minutos.

En el Alto de Santa Eufemia (3ª) empezaron los ataques por la victoria y por la estrategia de la general. Todo quedaba por resolver en el inédito ascenso de 7.300 metros Oiz, con rampas de hasta el 24%. Fraile se dejó el alma en medio del fervor de sus paisanos, pero el de Santurce tiró la toalla desfondado. Lo intentó Teuns de lejos, luego De la Cruz soltó el órdago sin suerte, hasta que Woods, ya dentro del último kilómetro, salió disparado hacia la gloria. 

Un estímulo muy especial le puso un motor en las piernas. De ahí sus lágrimas en meta.“Mi esposa y yo perdimos un hijo cuando estaba embarazada de 37 semanas. No pudo dar a luz y pasamos unos momentos muy difíciles. Además, perdió a su padre hace un mes. Hemos pasado un año complicado. Quería ganar por él y por ella”, explicó el de Ottawa.

Estreno profesional
Estreno en el palmarés profesional para este canadiense que fue atleta de 1.500. Con 17 años corrió la distancia en 3:42, ganó los Panamericanos de categoría junior, pero las lesiones le obligaron a coger la vieja bicicleta de su padre y hacerse ciclista. En 2013 lo descubrieron para el ciclismo tras ganar en Hawaii el ascenso al volcán Haleakale y poco después pasó al Optum continental y más tarde, en 2016, al Cannondale. Ya era profesional del máximo nivel.

En la cima del Monte Oiz, donde dicen que se divisa el infinito, Woods le hizo un bonito regalo a su mujer, y la Vuelta salió con el interés del duelo Yates-Valverde y una revelación que no para de crecer: Enric Mas, dispuesto a poner la tilde a su apellido.

Woods emociona en Oiz
Comentarios