martes 31.03.2020

Cuatro semanas de incertidumbre y frenesí negociador

Los equipos legales del COI afrontan el reto de contentar a deportistas, televisiones y patrocinadores
Thomas Bach está siendo presionado desde prácticamente todos los flancos | j.c. bott
Thomas Bach está siendo presionado desde prácticamente todos los flancos | j.c. bott

Cuatro semanas. El tiempo que tarda la luna en dar una vuelta a la Tierra. Todo ese periodo se va a tomar el COI para decidir si mantiene los Juegos Olímpicos en las fechas previstas o, si como parece probable, los aplaza a un periodo por determinar.

Una “tremenda incertidumbre”. El propio presidente del COI, Thomas Bach, admitió el sentimiento que debe embargar a las decenas de miles de deportistas que preparan los Juegos. Pero añadir cuatro semanas genera, como dijo el presidente de la Federación Española de Atletismo, Raúl Chapado, una mayor “ambigüedad”.

“El plazo establecido por el COI para tomar una decisión definitiva sobre el aplazamiento de los Juegos Olímpicos no solo no favorece a los atletas, sino que no hace más que aumentar su nivel de incertidumbre, de tensión y de estrés”, dijo Chapado, él mismo exatleta.

Durante esas cuatro semanas, los deportistas tendrá que seguir pensando que los Juegos se inaugurarán el 24 de julio. Pero muchos de ellos pasarán este mes confinados en casa o entrenando a baja intensidad, y de ningún modo compitiendo.

Un dato ofrecido por el propio COI revela la magnitud del número de deportistas que desconocen su futuro a medio plazo: se han clasificado ya para los Juegos el 57% de los 11.000 participantes previstos. Es decir, que un 43%, unos 4.700 atletas, siguen pendientes de lograrlo.

Si estas cuatro semanas serán de incertidumbre y de descanso competitivo, los equipos legales del COI afrontan por su parte un reto mayúsculo, más difícil que batir un récord mundial de Usain Bolt. Las televisiones, con la estadounidense NBC a la cabeza, y las catorce empresas patrocinadoras del programa TOP (The Olympic Partner) tendrán mucho que decir sobre un posible aplazamiento.

Los Juegos de Tokio tienen un presupuesto de 12.600 millones de dolares. El COI se financia enteramente con fondos privados. El 73% de sus ingresos procede de la venta de los derechos de televisión de los Juegos.

Fuentes del movimiento olímpico han dicho que el COI dispone de 900 millones de dólares para funcionar cuatro años sin JJOO y dan por hecho que la decisión de aplazar está tomada y que el próximo mes se empleará en renegociar contratos, para que la cita pueda celebrarse en otras fechas con el menor perjuicio económico posible.

Los deportistas y las empresas agradecerían que la decisión llegase cuanto antes. Si es posible, antes de que la luna dé otra vuelta completa a la Tierra.

Comentarios