jueves 22.08.2019

Los Raptors reinan en el drama de los Warriors

El equipo canadiense y los Gasol ingresan en la historia de la liga

La grave lesión de Klay Thompson facilitó el primer anillo para Marc Gasol y Serge Ibaka  | efe
La grave lesión de Klay Thompson facilitó el primer anillo para Marc Gasol y Serge Ibaka | efe

Los Raptors se convirtieron en el primer equipo no estadounidense que alza el Larry O’Brien Trophy, al ganar (110-114) un sexto partido que certificó que estas Finales no estaban escritas para los Warriors.

También entró en la historia de la mejor liga del mundo Marc Gasol (3 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias en el sexto choque), mejor dicho él y Pau, la primera pareja de hermanos con anillo en 73 años de existencia de la NBA, por donde han pasado ya 63 dúos fraternales.

Otra pareja de ‘hermanos’, la que forman Stephen Curry  (21 puntos) y Klay Thompson, se rompió a falta de 2:30 para concluir el tercer cuarto, cuando cayó lesionado de gravedad –rotura del ligamente cruzado de la rodilla izquierda– el escolta, que en ese momento, con 85-80 en el marcador, acumulaba 30 tantos, con una serie de 4 de 6 en tiros de dos, 4 de 6 en triples y 10 de 10 en lanzamientos libres.

En la primera mitad (57-60), Kyle Lowry (21 puntos al descanso) y Pascal Siakam (26 en total) tiraron de los Raptors, mientras que Klay, Andre Iguodala (22) y Draymond Green (11, 19 capturas y 13 asistencias) sostuvieron a los defensores del anillo.

VanVleet y rebotes
Con 88-86 arrancó el último capítulo, donde emergió la figura de Fred VanVleet (22 tantos), que anotó de manera consecutiva tres triples y una canasta de dos para devolver el mando (101-104) al conjunto de Nick Nurse. Tanto daño como el base visitante le hicieron a los Warriors los rebotes ofensivos de los Raptors en este cuarto. Serge Ibaka (14 puntos, 3 rechaces y 2 pases de canasta) y Lowry estiraron la renta (102-108) tras sendas capturas en el aro local.

Green salió al rescate con un triple (105-108), DeMarcus Cousins cerró hueco (108-109), Siakam lo abrió de nuevo (108-111) y Curry lo estrechó una vez más (110-111) a dieciocho segundos para el final.

Nueve más tarde, Danny Green perdía el balón en un mal pase a Siakam y dejaba a los Warriors otros tantos para intentar forzar el séptimo partido. La pizarra de un Steve Kerr que lo intentó todo durante el partido funcionó a la perfección en el saque de banda, pero el triple –bastante cómodo– de Curry se quedó ligeramente corto. Tres Warriors pelearon por el rebote. Y lo ganaron. En concreto Green, que pidió un tiempo muerto... que su equipo ya no tenía,

El MVP de las Finales, Kawhi Leonard, anotó el libre de la consiguiente técnica y con puntos dos más desde el 4.60 selló el marcador del encuentro y de unas Finales cuya suerte –aun llegándose al séptimo– estaba echada desde catorce minutos y medio antes, cuando la rodilla izquierda de Thompson hizo ‘crac’.

Comentarios