sábado 24.08.2019

Pájara de campeonato

El Real Madrid dejó escapar una renta de 14 puntos mediado el tercer cuarto y acabó perdido en los diez minutos finales 

La opción de revalidar el título se le escapó entre las manos a los jugadores de Pablo Laso, completamente atascados en ataque a la hora de la verdad | Juan Carlos Hidalgo
La opción de revalidar el título se le escapó entre las manos a los jugadores de Pablo Laso, completamente atascados en ataque a la hora de la verdad | Juan Carlos Hidalgo

Diez minutos horribles, los últimos, condenaron al Real Madrid a no poder defender el título, tras un intenso duelo ante el CSKA que los de Pablo Laso llegaron a dominar por 14 puntos apenas cinco minutos antes del periodo fatídico.

El arranque tuvo dos nombres propios: Tavares (6 puntos, 7 rebotes y 3 tapones en el primer cuarto) y Sergio Rodríguez, que reanimó al CSKA tras el 11-22. El tinerfeño también insufló ritmo a un juego que hasta ese momento estuvo marcado por la lentitud y demasiadas faltas.

Con 18-22 comenzó el segundo corte. Y con el ‘Chacho’ mantienendo la inercia demoledora. Un triple suyo dio la primera ventaja (29-28) al conjunto moscovita. Después de unos minutos de intercambio de triples (36-36), Dimitris Itoudis sentó al base canario y el juego volvió a ralentizarse. Causeur, con nueve puntos seguidos, y Thompkins, activo y acertado a ambos lados de la pista, relanzaron al Madrid (37-43), pero un triple de Clyburn prácticamene sobre la bocina frenó la buena racha (43-45).

Aun así, el paso por vestuarios no enfrió a los blancos, que, de nuevo lomos de Causeur, alcanzaron una renta máxima de catorce tantos (51-65) a falta de cuatro minutos para el tercer parón, al que se llegó con un más o menos optimista 65-73, a pesar de la pájara en los compases finales.

Nada comparada con la del acto final. El Madrid se atascó en ataque, sin ideas, sin más salida que acciones individuales y tiros forzados. Una puerta que el CSKA entreabrió con un parcial de 7-0 y, con De Colo anotando mucho desde el tiro libre, la traspasó triunfal después de que Randolph errase dos tiros seguidos bajo el aro con 87-85 y 63 segundos en el reloj. Un reloj que al Madrid, muy castigado por las faltas, se le paró diez minutos.

Comentarios