lunes 21/9/20

Orgullo rocoso, parte II

Los Nuggets remontan de nuevo ante los Clippers y el último finalista de Conferencia se decidirá en un séptimo capítulo
Nikola Jokic, que
firmó un partido
fantástico, anota
ante la defensa de
un Kawhi Leonard
que brilló en la primera
mitad y se diluyó
en la segunda
| ERIK S. LESSER
Nikola Jokic, que firmó un partido fantástico, anota ante la defensa de un Kawhi Leonard que brilló en la primera mitad y se diluyó en la segunda | ERIK S. LESSER

Los Nuggets reaccionaron a tiempo para doblegar (111-98) a unos nuevamente confiados Clippers y emplazan su futuro –y el del presunto favorito al anillo– a otro séptimo partido.

Se habló mucho del orgullo del campeón, de unos Raptors que ya están en casa, pero muy poco del orgullo de las Montañas Rocosas de los pupilos de Michael Malone, que pueden convertirse en el primer equipo de la historia en remontar dos 1-3 en la misma temporada.

Viven a una milla de altitud y no tienen vértigo. Ya subieron un ‘ochomil’ y están cerca de coronar otro ante un rival con un pesado fantasmas del pasado en la mochila: jamás ha llegado a una final de Conferencia.

Doble cara

Unos Clippers de doble cara. Otra vez. Como en el capítulo precedente. Un mal con síntomas de endémico que les condujo de la comodidad del 63-47 de la primera parte al peligrosísimo borde del precipio tras una segunda horripilante. Y es que a nadie le gusta jugarse el futuro a una sola carta.

El hambre voraz y el instinto asesino se quedaron en el vestuario. Kawhi Leonard, autor de 15 puntos en los primeros 24 minutos, tan solo anotó dos libres en el tercer cuarto y ocho más en el último, seis de ellos cuando los Nuggets habían roro amarras.

Y Paul George (33, 6 rebotes y 5 robos) fue insuficiente para contener la que se estaba cociendo. Con una canasta de renta (79-77) entró el cuadro angelino al acto final.

Cinco puntos seguidos de Torrey Craig dieron a los Nuggets su primera ventaja desde el lejanísimo 8-7. Y ya no la soltarían. Jamal Murray (21 puntos, 5 capturas y 5 pases letales) y sobre todo un colosal Nikola Jokic (34, 14 y 7) se encargarían de ello. Aunque no hubiese sido posible sin la ayuda de unos compañeros que no tuvieron Kawhi y George.

Dos triples seguidos del serbio abrieron hueco (91-84). Los Clippers se encomendaron a sus dos estrellas, pero el fuego llegaba desde todas las direcciones, y en un abrir y cerrar de ojos, colorín colorao: 109-93 a falta de dos minutos y después de dos triples seguidos de Gary Harris (16 tantos, 4 pases de canasta y 4 robos).

El fantasma acecha a los Clippers. La historia espera a los Nuggets. Un séptimo más séptimo imposible. l

Comentarios