jueves 19.09.2019

Nadal, a un paso del récord

El balear quiere convertirse en el jugador que más veces ha ganado el mismo Grand Slam

La undécima corona en París la consiguió el año pasado derrotando en la final a Dominic Thiem  | efe
La undécima corona en París la consiguió el año pasado derrotando en la final a Dominic Thiem | efe

Ningún triunfo en Roland Garros es rutinario. Cada vez que el español Rafael Nadal afronta la conquista de un nuevo trofeo de los Mosqueteros, esconde detrás una sorpresa, un récord, una línea nueva que escribir en su ya nutrida crónica de rey de la tierra batida.

 
En 2019 el mejor jugador de todos los tiempos sobre arcilla aspira a sumar su duodécimo Roland Garros y convertirse así en el ser humano que más veces ha ganado el mismo Grand Slam, un honor que comparte ahora con la australiana Margaret Court, que entre 1960 y 1973 sumó once Abiertos de Australia. 


Eran otros tiempos. Nadal puede firmar esa gesta en la era más densa de grandes estrellas en el circuito masculino, lo que engrandece aun más su logro. 


Lo haría conviviendo con la enésima juventud del suizo Roger Federer, que a sus 37 años regresa a París tras tres de ausencia para acrecienta aún más el mayor palmarés de la historia del tenis masculino. 

También lo conseguiría frente a la madurez del serbio Novak Djokovic, número 1 incontestable del momento, que parece haber dejado atrás el bache de juego del año pasado y ahora busca encadenar su cuarto Grand Slam consecutivo. 

Y, finalmente, Nadal lo lograría en medio de la ascensión de una nueva generación de talentos que vienen pisando fuerte, liderados por el austríaco Dominic Thiem, finalista de la pasada edición, que sueñan con jubilar de una vez por todas al tridente más prolífico de la historia del tenis. Pero Nadal sabe como dominar Roland Garros. La tierra batida, los cinco sets, el tempo del torneo, las dimensiones de la pista, juegan a su favor. 


La hegemonía de Nadal, que comenzó en 2005, solo ha dejado un triunfo a Federer (2009, cuando el español sufrió su primera derrota contra el sueco Robin Soderling) y otro a Djokovic (2016, cuando se retiró con problemas en una muñeca) a lo que hay que sumar el del suizo Stan Wawrinka en 2015, año de la segunda derrota de Nadal. 

Solo dos veces ha hincado la rodilla en la tierra de París y, como si de un reloj se tratara, su temporada parece programarse para llegar puntual a su cita con la capital francesa. 
El español llega en progresión ascendente y, nada más poner el pie en Roland Garros, parece haber recuperado el tono físico y el discurso sosegado, todo listo para un nuevo asalto a su torneo. 


Deberá desconfiar de un Djokovic que en Roma le plantó cara pese a que en el tramo final le faltaba combustible tras haber ganado el Masters 1000 de Madrid. 


El serbio tiene seguro conservar su número 1 y, además, un reto por delante: encadenar los cuatro grandes consecutivos, lo que daría por enterrado definitivamente el bajón que sufrió tras la victoria en Roland Garros en 2016. 


A Federer nunca hay que descartarlo. A sus 37 años pone fin a tres de ausencia en la tierra batida francesa y, su sola presencia, ha creado una corriente de cariño en el público de la capital.

El primer rival
El alemán Yannick Hanfmann, de 27 años, 184 del mundo y neófito en Roland Garros, será el primer rival de Rafael Nadal en el cuadro principal. 


El tenista, surgido de la fase previa, disputará contra el número dos del mundo su segundo duelo en un Grand Slam, tras el que jugó el año pasado en el Abierto de Estados Unidos, donde perdió contra su compatriota Philipp Kohlschreiber. 


Si supera ese primer obstáculo, Nadal disputará el segundo también contra un jugador procedente de la fase previa: el ganador del duelo entre el también alemán Yannick Maden, de 29 años y 115 del mundo, y el belga Kimmer Coppejans, 25 años y 181 del ránking.

Comentarios