Martes 23.04.2019
Euroliga

El Madrid no puede con la maldición de Moscú

El CSKA alcanza al equipo de Pablo Laso en la clasificación

Deck lanza ante Kurbanov en un lance del partido de ayer  | efe
Deck lanza ante Kurbanov en un lance del partido de ayer | efe

CSKA - REAL MADRID 82-78

El Real Madrid no pudo romper la maldición de Moscú. Diez años después de su última victoria en la capital rusa volvió a caer ayer ante el CSKA (82-78) en un partido en el que los blancos pagaron su debilidad en el rebote.

Fue más un partido de Final Four, que un duelo de la Liga regular. Pero los rusos se adueñaron de ambas zonas. El campeón de Europa echó de menos a Llull. El Madrid se dejó la piel en cada posesión, pero no pudo equiparar el acierto ofensivo del CSKA, que de esta forma se pone segundo por delante del equipo de Pablo Laso, aunque con el mismo número de victorias.

El Real Madrid comenzó muy impreciso el último cuarto (64-61), pero aprovechó los fallos en el triple de los rusos para mantenerse cerca e incluso ponerse por delante de nuevo con un triple de un hasta entonces desaparecido Rudy Fernández. Entonces, al equipo español se le apagaron las luces y en apenas tres minutos los rusos metieron tres canastas por ninguna del campeón de la Euroliga.

La defensa ya no era una receta ganadora. Había que anotar. Los jugadores madridistas tenían la pólvora mojada, pero no Randolph. El Madrid se negaba a entregar la cuchara.

Una falta en ataque llevó a los árbitros a anular un triple de Campazzo. Una polémica decisión que a la postre fue decisiva. Carroll tuvo en sus manos el empate desde la línea de tres, pero el balón no tocó aro. Ayer tampoco fue el día para romper la maldición.

Comentarios