domingo 07.06.2020

“Hacen un ciclismo para ricos y otro de pobres”

Gustavo Veloso ciclista gallego
El ciclista gallego Gustavo Veloso posa para una foto en la ciudad lusa de Meda, antes de tomar la salida en una etapa del Gran Premio Beiras e Serra de Estrela en 2018. Veloso, que en enero cumplió 40 años y es el más veterano del pelotón ibérico, avanzó ayer que su retirada, prevista para este año, se podría posponerse para 2021, debido a la pandemia del Covid-19   | EFE/Carlos García
El ciclista gallego Gustavo Veloso posa para una foto en la ciudad lusa de Meda, antes de tomar la salida en una etapa del Gran Premio Beiras e Serra de Estrela en 2018. Veloso, que en enero cumplió 40 años y es el más veterano del pelotón ibérico, avanzó ayer que su retirada, prevista para este año, se podría posponerse para 2021, debido a la pandemia del Covid-19 | EFE/Carlos García

El ciclista gallego Gustavo Veloso, que en enero cumplió 40 años y es el más veterano del pelotón ibérico, avanzó ayer que su retirada, prevista para este año, se podría posponerse para 2021, debido a la pandemia del Covid-19.

El de Villagarcía de Arosa, tres meses más “viejo” que Alejandro Valverde -corredor que ya ha dicho que se retirará en 2021-, deja abierta la puerta para un año más y se prepara para llegar al cien por cien a la Volta de Portugal que, a priori, se correrá del 29 de julio al 9 de agosto.

Sobre la situación actual del ciclismo, Veloso tiene claro que “se está haciendo un ciclismo de ricos y otro de pobres”, ya que los grandes lo corren todo y los equipos pequeños hasta tienen que pagar, en ocasiones, por competir.

En su haber, una Volta a Cataluña (2008), dos Voltas a Portugal, una etapa en la Vuelta a España y el reconocimiento entre el pelotón internacional por su carácter de buen compañero.

¿Cómo ha vivido toda esta situación del Covid-19?

-Tengo la suerte de tener un “terrenito” y entre mantenerlo limpio, me hice un huerto, entrenar en el rodillo, ayudar a los niños con las clases... Al final no paro, se me pasan los días bastante bien. Además, hago cosas que no hacía desde hace años, como pasar tanto tiempo con mi familia disfrutando de ella.

-¿Cómo ha sido la vuelta a la bicicleta?

-El primer día fue una sensación extraña. Recuerdas el estado de forma que tenías, y, cuando sales, al principio parecía que no sabía andar con la bicicleta, pero eso te adaptas rápido, son muchos años. Eso sí, vas al ritmo que ibas antes pero a las dos horas y media estás muerto. Pero ahora ya siento que soy prácticamente el de antes.

- Su adiós iba a ser tras la Volta 2020.

-A principios de año tenía claro que iba a dejarlo y en mi cabeza sigue estando el que sea el último, pero ahora está el condicionante de ver cómo va la temporada. No quiero pasar en mi último año más días encima del rodillo que compitiendo, sería dejar la bici sin disfrutar de ella, sin despedirme de cada carrera.

-¿Posibilidad de correr en 2021?

-Yo quería que éste fuese el último año, pero como ciclista. Sigo pensando en que es el último año, pero ya no es un no rotundo, hay una puerta abierta. También quiero ver cómo sale el ciclismo, porque tampoco quiero seguir a cualquier precio.

-¿Qué le falta al ciclismo portugués para impulsarse?

-Es una cuestión principalmente económica. Si te paras a pensar los presupuestos que se mueven en las grandes carreras a nivel mundial son mucho más elevados que la Volta a Portugal. Si no está más arriba es por falta de dinero.

-Había dudas sobre si se iba a disputar la Volta a Portugal y la Unión Ciclista Internacional (UCI) anunció finalmente que sí.

-Prácticamente tanto los equipos como los corredores nos enteramos a través de las diferentes web de ciclismo. Todo el mundo está un poco pendiente y te empiezan a llegar enlaces de compañeros, de ex compañeros. Todo está muy reciente y hay que plantearlo bien, porque es un año muy atípico.

¿Ha faltado comunicación con los deportistas?

-Creo que se han intentado hacer las cosas de la mejor manera posible. Pero sí espero que se tenga un poco más en cuenta. El deportista es un trabajador y si yo para llegar al 100% a una competición tengo que irme a Navacerrada o a los Pirineos porque es la mejor manera de rendir al 100%, y mi trabajo depende de eso.

-Raúl Alarcón, su compañero, fue sancionado el año pasado por uso de métodos y/o sustancias prohibidas, aún pendiente de resolución.

-Independientemente de lo que pase, es un amigo. Cuando llevas muchos años en el deporte, siempre te toca de cerca un caso de estos. Son momentos duros en los que hay que poner por encima la amistad. He hablado con él y lo que hay que hacer es mostrar el apoyo y que vea que si necesita algo aquí estamos. Está peleando y está tranquilo.

-¿Cómo afronta su posible última Volta?

-Como todos los años. Quiero llegar al 100% e intentar disputarla. Sé que ganar es muy complicado pero al final lo que quiero es ser profesional y que la carretera ponga a cada uno en su sitio. Si fallo cuando no puedo fallar, ponerme al servicio del equipo para que, si no soy yo, sea otro compañero.

-Campeón de la Volta en 2014 y 2015.

-Fueron días bonitos para mí. Se puede decir que cumplí un sueño. En mi cabeza, con 22 o 23 años, jamás pensaba que podía llegar a ganar una Volta. l

Comentarios