Lunes 19.11.2018

Grandioso triunfo de Vettel

El alemán Sebastian Vettel (Ferrari) fue el gran triunfador del Gran Premio de Gran Bretaña al lograr la victoria en ‘casa’ de Lewis Hamilton (Mercedes), que ofreció lo peor y mejor de su repertorio pero que no pudo hacer válida la pole conseguida el sábado.
 

El alemán, que llegó a Silverstone con un punto de ventaja sobre Hamilton, se va ahora hasta los ciento setenta y uno y contabiliza ocho más que los que suma su máximo competidor por el título  | VALDRIN XHEMAJ
El alemán, que llegó a Silverstone con un punto de ventaja sobre Hamilton, se va ahora hasta los ciento setenta y uno y contabiliza ocho más que los que suma su máximo competidor por el título | VALDRIN XHEMAJ

La carrera tuvo varios lances decisivos. El primero de ellos la mala salida de Hamilton, que le relegó a la tercera plaza tras la primera curva, y que estuvo seguida pocos metros después de un toque del finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) que sacó de pista al británico y que lo relegó a la décimo ctava plaza. Ahí empezó una remontada fulgurante del actual campeón del Mundo, que con una mecánica muy superior al resto de escuderías, salvo Ferrari, logró llegar a la quinta plaza en sólo quince vueltas.
Con la carrera dominada por Vettel, dos coches de seguridad consecutivos estuvieron a punto de arruinar el triunfo del actual líder del Mundial, ya que con la salida del primero de ellos, en la vuelta treinta y tres, el alemán optó por entrar a cambiar neumáticos, mientras que Bottas eligió quedarse en pista y afrontar en el primer puesto la reanudación.

Nueva salida
Pero tras reanudarse la carrera, en el giro siguiente un accidente entre Carlos Sainz (Renault) y el francés Romain Grosjean (Haas) propició una nueva salida del coche de seguridad que comprometía el triunfo de Vettel.
Estos dos coches de seguridad estrecharon las diferencias al máximo y proporcionó un trepidante final de carrera con varias luchas en pista. Finalmente, y a cinco vueltas para el final, Vettel lograba superar a Bottas tras varias defensas del finlandés, que acusó llevar el neumático más duro y desgastado que sus competidores, y también cedió ante el empuje de Hamilton y Raikkonen para ser finalmente cuarto.
Pese a la victoria de Vettel y su mayor margen en el liderato, Hamilton logró minimizar al máximo su grave error en la salida con una sobresaliente actuación que le hizo alcanzar el segundo escalón del podio en su carrera de casa y que le dejó un sabor agridulce. Vettel, que llegó a Silverstone con un punto de ventaja sobre Hamilton, se va ahora hasta los ciento setenta y uno, ocho más que los que suma su máximo competidor por el título.
En un circuito adverso para su características, Red Bull volvió a ser la tercera fuerza del Mundial con el quinto puesto del australiano Daniel Ricciardo, mientras que su compañero Max Verstappen se retiró en la vuelta cuarenta y siete.

Mejoría de Alonso
Otro destacado fue Fernando Alonso, que un día más mejoró el rendimiento de su bólido el día de la carrera respecto a la sesión de clasificación del sábado y llevó su coche hasta la octava posición tras salir desde la décimo tercera en una carrera en la que volvió a tener su más y sus menos con el danés Kevin Magnussen (Haas).
También el alemán Nico Hulkenberg estuvo a un gran nivel al acabar en una sobresaliente sexta posición tras un fin de semana en el que Renault ha estado lejos de los mejores y había ofrecido uno de los peores rendimientos del año.
Peor suerte tuvo el español Carlos Sainz, que tras protagonizar la mejor salida de su carrera para situarse noveno desde la décimo sexta posición, se vio perjudicado por algunas decisiones desde su garaje y finalmente por un accidente con Romain Grtosjean que le dejó fuera de la carrera en la vuelta treinta y ocho.
Además de Sainz, tuvieron que retirarse el canadiense Lance Stroll (Williams), el sueco Marcus Ericsson (Sauber), el monegasco Charles Leclerc (Sauber), el francés Romain Grosjean (Haas), el holandés Max Verstappen y el neozelandés Brendon Hartley.