jueves 22.08.2019

Cuatro, ocho o doce actos

El Basquet Coruña consumará la permamencia si gana en Barris Nord; en caso contrario, deberá esperar 48 ó 72 horas para saber si otros le completan el trabajo.

Stephens, que ante el Castelló demostró estar recuperado, fue el mejor del BC en el duelo de la primera vuelta (73-61) | pedro puig
Stephens, que ante el Castelló demostró estar recuperado, fue el mejor del BC en el duelo de la primera vuelta (73-61) | pedro puig

El Basquet Coruña vuelve a la casilla de salida de hace seis días. Ganar hoy en Barris Nord, su pabellón fetiche de la LEB Oro (cinco victorias en seis visitas) tiene como jugoso premio la permanencia. Perder derivaría en una espera de 48 ó 72 horas para comprobar si terceros le completan definitivamente el trabajo.

Con las derrotas de la pasada jornada ante, respectivamente, el Granada (61-76) y el Palencia (82-94), el CB Prat y el Araberri quedaron definitivamente fuera de la ecuación, por lo que los únicos equipos que podrían meter a  Gustavo Aranzana y los suyos en la antepenúltima posición final son el Barça B o el Cáceres, que tienen dos victorias menos y el averaje particular perdido cuando restan tres encuentros. La derrota de unos de los dos esta jornada es igual de válida para el Coruña que ganar en tierras catalanas. 

Celebrar o aguardar
El filial azulgrana recibe el sábado al Palma, cuarto clasificado pero con el mismo balance (18-12) que el sexto, por lo que se juega mucho, en tanto que conjunto extremeño jugará domingo contra dicho sexto, el Melilla. Por lo cual, en caso de caer hoy, la ‘marea naranja’ tendría que aguardar como mínimo dos días para sellar matemáticamente la salvación a dos jornadas para el final de la fase regular.


A la cita de este Jueves Santo llegan los contendientes en estamos diametralmente opuestos. El conjunto que dirige Jorge Serna ha ganado sus últimos tres partidos, racha que lo mantiene en la batalla por la novena plaza, última con billete para los playoffs. El Coruña acumula dos derrotas consecutivas, la última, el pasado viernes, terriblemente dolorosa por dejar escapar, ante el Castelló y en Riazor, una renta de 21 puntos con menos de siete minutos por jugar.


El rival de hoy es un conjunto coral, que apenas destaca en nada pero tampoco presenta talones de Aquiles alarmantes. Su mejor virtud es la defensa, la cuarta mejor de la competición, aunque entre sus debilidades está el ataque, el quinto peor. La otra es el lanzamiento desde larga distancia, faceta en la que figura cuarto por la cola.

El ‘otro’ Shaq
Como equipo coral, el Lleida carece de un líder claro. Su principal referente ofensivo es un recién llegado, el pívot Shaquille O’Neal Cleare: 11.8 puntos (59.6% en tiros de dos) y 6.3 rebotes. Solo otro jugador promedia dobles dígitos, el alero ex del Coruña Filip Djuran (10.6 y 2.6).


El timón está en manos de dos gallegos, Adrián Chapela (6.7, 2.3 y 2.3 asistencias) y Sergio Quintela (9.9, 3.3 y 3.2), y en la pintura luce el músculo del citado Cleare, Obi Kyei (8.0 tantos y 4.1 capturas) y Papa Mbaye (7.2 y 4.3), mientras que el cuarto elemento, Eric Stutz (8.9 y 5.8) es un poco más estilista. Serna perdió a mediados de enero a otro hércules, Massine Fall, por mor de una fascistis plantar. 


Por parte del Basquet Coruña, la baja conocida de un ex del Lleida (jugó el primer duelo de la historia entre ambos), Sergi Pino, por el desprendimiento de retina sufrido la pasada semana. Quinton Stephens despejó algunas dudas sobre su estado físico ante el Catelló, aunque es cierto que su dolencia viene y va sin avisar.

Comentarios