Martes 19.03.2019

La caravana descansa antes de las etapas más decisivas

Los participantes aseguran que la segunda semana de competición se presenta más dura e intensa que la primera, en la que cayeron varios ilustres.

La motorista española Laia Sanz y el resto de participantes aprovecharon el parón para reponer fuerzas  | Ernesto Arias
La motorista española Laia Sanz y el resto de participantes aprovecharon el parón para reponer fuerzas | Ernesto Arias

El Dakar se tomó ayer un respiro en la ciudad de Arequipa, la segunda más grande de Perú, después de cinco intensos días de competición por los desiertos del sur y antes de meterse de lleno en sus etapas más complicadas y decisivas.


Los coches y camiones han recorrido hasta el momento 3.060 kilómetros, de ellos 1.679 cronometrados, mientras que las motos y los quads han hecho 2.969 y 1.507. A autos y camiones les queda por recorrer 2.540, con 1.417 cronometrados, mientras que motos y quads tienen por delante 2.568, de los que 1.444 serán cronometrados.

El Dakar llegó al parón con 77 vehículos fuera de competición de los 334 que tomaron la salida en Lima. Entre los abandonos registrados en la primera parte del raid están los motociclistas Joan Barreda (Honda) y el portugués Paulo Gonçalves (Honda), ambos candidatos a ganar.

Fuera por sanción
Tampoco continúa, en este caso por otros motivos, el ruso Andrey Karginov, al volante de un camión Kamaz, excluido por la organización tras atropellar a un espectador y no detenerse para prestarle auxilio.


El espectador sufrió una fractura de fémur ay tuvo que ser trasladado al aeropuerto de Ilo (Perú) para que se lo llevasen a un hospital en Arequipa. El accidente ocurrió en el kilómetro 279 del tramo cronometrado de la quinta etapa.

También se quedó fuera el italiano Nicola Dutto, primer parapléjico en correr el Dakar en moto, así como Lucas Barrón, primer participante con síndrome de Down, quien ejerce de copiloto de su padre Jacques en un UTV (vehículo utilitario todoterreno).

Sin embargo, el de los Barrón serán uno de los veinte vehículos que podrán reintegrarse a la carrera en esta segunda parte que comienza hoy, gracias a una novedad en el reglamento que permite que los coches y camiones que abandonen en la primera mitad puedan seguir pero en una clasificación distinta.

Todo por decidir
En esta segunda semana de competición, que los pilotos auguran que será todavía más intensa y dura que la primera, está todo por decidirse en todas las categorías.
En motos, hay siete pilotos al frente de la carrera separados por apenas nueve minutos, y en ese grupo están el argentino Kevin Benavides (Honda) y el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna).

En coches, domina el qatarí Nasser Al-Attiyah (Toyota), con casi 25 minutos sobre el francés Stéphane Peterhansel (Mini) y de casi 35 sobre Nani Roma (Mini). Gerard Farrés pelea en la categoría de los UTV junto al brasileño Reinaldo Varela, vigente campeón de la categoría, y los chilenos Francisco ‘Chaleco’ López y Rodrigo Moreno.

Al frente de los quads hay cinco argentinos y el primero de ellos es Nicolás Cavigliasso, mientras que los camiones es una batalla interna entre las unidades de la marca rusa Kamaz, con el trío formado por Eduard Nikolaev, Evgenii Iakovlev y Vladimir Rybakov al frente de la clasificación general, con 11 minutos y 54 segundos de ventaja respecto a sus compatriotas Dmitry Sotnikov, Dmitrii Nikitin e  Ilnur Mustafin.

En la cuarta plaza, ya a casi dos horas de los líderes, esta el Iveco que tripulan el holandés Gerard De Rooy, el polaco Darek Rodewald y español Moisés Torrallardona.

La más larga
Todos ellos volverán hoy a la acción, en una sexta etapa, la más larga de esta edición, con un recorrido de 810 kilómetros (309 cronometrados) para coches y caminos, y de 838 kilómetros (336 de especial) para motos y quads. 

Comentarios