sábado 06.06.2020

Anna Godoy : “Que te dé el aire en la cara, poder nadar en el mar... son sensaciones muy buenas”

TRIATLETA
En la imagen, la barcelonesa ganando el 12 de octubre del año pasado el Triatlón de Pontevedra          | fetri
En la imagen, la barcelonesa ganando el 12 de octubre del año pasado el Triatlón de Pontevedra | fetri

La barcelonesa con ficha federativa por el club Cidade de Lugo Fluvial Anna Godoy forma parte de una saga de triatletas en la que también destacan su padre, Paco Godoy (‘El Tiburón’, uno de los pioneros en España de este deporte) y su hermano Francesc, como ella, internacional numerosas veces.

Nacida en 1992, el año de los Juegos de Barcelona, Anna, que estaba a punto de convertirse en la primera olímpica de una familia de médicos y sanitarios, comenta cómo afrontó el aplazamiento de los Juegos de Tokio y el confinamiento derivado de la pandemia.

¿Dónde y cómo pasó el confinamiento?

He estado todo el tiempo en Barcelona, en el piso en el que vivo con mi marido. He estado aquí todos los días.

¿Qué tipo de entrenamientos hizo, durante todas esas semanas que no podía salir al aire libre?

He tenido la suerte, ya que no podía entrenar al aire libre, de que la federación me consiguió una cinta para correr. Y luego, para hacer ciclismo, tenía rodillo. Por esa parte, tanto en la bici como en carrera a pie he podido hacer los entrenamientos y mantener la forma. Al no tener piscina, lo sustituía por ejercicios con gomas que me marcaba mi entrenador (Álvaro Rance) y también con un poco de gimnasio, para no perder esa fuerza. Fueron entrenamientos más para mantener la forma que para apretar, porque no se podía ir al fisio y no iba a entrenar más de lo que podía, para evitar lesionarme. Eso no es lo que queríamos.

¿Cómo mataba el tiempo libre, durante el confinamiento?

La verdad es que tampoco he tenido tanto tiempo libre. Entrenaba por la mañana y por la tarde. Y, además, estoy estudiando en la universidad, que es a distancia (prepara el Grado en Comunicación en la Universitat Oberta de Catalunya, la UOC) y me permite estudiar con normalidad. Sí que intenté ver alguna serie en la televisión y alguna película que tenía pendiente; también cociné un poco más, que es algo que me gusta mucho y no siempre tienes tanto tiempo o ganas... Eso ha sido un poco lo que he hecho en mi tiempo libre.

En España, las deportistas de élite ya pueden entrenar de nuevo (casi) como antes. ¿Qué es lo que más ha cambiado para usted desde el pasado lunes?

La verdad es que ahora podemos entrenar al aire libre y todo ha cambiado mucho. Después de estar dos meses encerrados en casa, entrenando, el poder respirar, que te dé el aire en la cara, poder nadar en el mar... son sensaciones muy buenas. Tenía muchas ganas de volver a entrenar fuera. Eso es lo que ha cambiado: puedo nadar en el mar, puedo rodar en bici por todas las carreteras. Y correr también puedo, por donde suelo hacerlo habitualmente, aquí, en Barcelona.

Justo cuando estaba a un paso de asegurar su debut olímpico se comenzaron a aplazar y suspender pruebas; y, finalmente, se aplazaron un año los Juegos de Tokio. ¿Da mucha rabia, esta circunstancia?

Rabia, no. Tampoco hubiese sido justo si se hubieran hecho, porque no todos los países estábamos en las mismas condiciones. Y al final, el deporte pasaba a un segundo plano. Lo que pienso es que tengo un año para seguir mejorando.

Las semanas previas al aplazamiento de los Juegos, cuando se intuía que esto iba a pasar pero aún no era seguro, ¿cómo las vivió?

Esas semanas sí que es verdad que puede que haya estado algo más nerviosa, porque no sabías qué iba a pasar. Estábamos encerrados en casa y lo que querías era seguir entrenando a tope.  Pero, una vez que se decidió que se aplazaban los Juegos, creo que fue un alivio para todos los deportistas; y para mí, en concreto, porque aflojé un poco el ritmo de los entrenamientos y pude tomármelo con mucha más calma.

Ahora mismo, ¿qué plan sigue, cuando aún no se sabe con certeza cuándo volverán a competir? ¿Está en una suerte de pretemporada, o aún no? ¿Cómo definiría su estado de entrenamientos?

Ahora, como no sabemos cuándo vamos a competir, los entrenamientos se basan en volver a coger ese estado de forma, recuperar sensaciones, sobre todo en la natación; al volver a entrenar al aire libre. Mi estado es como de pretemporada, cogiendo ritmo, sensaciones. Y poco a poco, hasta que se sepa si vamos a competir en septiembre o en octubre; o ver lo que pasa.

Por la información que tiene o que le llega, ¿cuándo cree que volverán a competir?

Yo creo que quizás podamos volver a competir en octubre en alguna competición nacional. En el plano internacional ya dudo que podamos competir en un país todos los participantes del mundo. Aquí ya se han hecho protocolos para poder hacer competiciones, con menos personas. Pero confío en que algo podremos competir.

La pandemia ha provocado situaciones terribles, a escala regional, nacional e internacional? ¿Cómo lo llevó? ¿Llegó a angustiarse?

Sí que es verdad que la pandemia ha provocado situaciones terribles; pero yo lo he llevado con mucha calma, con mucha paciencia. No me he angustiado mucho. Mi padre es médico, mi madre trabaja en la sanidad y tengo amigas que son médicos; y la verdad es que veías la situación, lo que te explican ellos.. es verdad que te preocupas, porque hay mucha gente muriendo. Y eso te tiene que preocupar.  Pero es verdad que lo he llevado bastante bien. Al final, si haces lo correcto es la mejor manera de ayudar. Creo que lo he llevado bastante bien.

En medio de esta tragedia, ¿se puede sacar alguna lectura positiva?

Creo que en todo caso la lectura positiva sería que si nos volviera a pasar ya sabríamos cómo actuar. Actuaríamos mucho antes y seguramente no habría tantos infectados ni tantos muertos. Yo creo que la gente, después de pasar estos dos meses en casa, ha aprendido a apreciar más lo que teníamos antes, a todos los niveles. Así que creo que algo positivo sacaremos de todo esto. De eso estoy segura.

Comentarios