viernes 25/9/20

El Abierto de EEUU no se hace responsable si hay Covid-19

En caso de que haya contagios o alguna muerte entre los participantes
La Federación de Tenis de Estados Unidos (USTA) ha emitido un comunicado en el que advierte de que habrá fuertes medidas de control para evitar casos de coronavirus  | EFE/ERIK S. LESSER
La Federación de Tenis de Estados Unidos (USTA) ha emitido un comunicado en el que advierte de que habrá fuertes medidas de control para evitar casos de coronavirus | EFE/ERIK S. LESSER

La Federación de Tenis de Estados Unidos (USTA) avisa en un documento a los jugadores/as que tienen previsto competir en el Abierto de Estados Unidos, que elude cualquier responsabilidad sobre posibles contagios e incluso muertes por la Covid-19, mientras que tanto la ATP como la WTA han negociado un seguro para los participantes. 

Este documento de dos páginas de la USTA ha sido filtrado en redes sociales por el tenista holandés Wesley Koolhof, 17 del mundo en esta especialidad y de 31 años, que así lo ha hecho público. 

También ha constatado con un representante de jugadores que prefiere permanecer en el anonimato, que existe ese documento en el que los participantes asumen toda la responabilidad en caso de complicaciones derivadas del coronavirus. 

“Yo asumo voluntariamente la responsabilidad total sobre cualquier riesgo, incluyendo la muerte, que pueda suceder conmigo u otras personas que entren en contacto conmigo, como resultado de mi presencia en las instalaciones, ya sea por negligencia del NTC (National Tennis Center) o de otro modo”, dice la nota de la USTA en el párrafo más importante, reproducida por Koolhof. 

“Estoy de acuerdo en que todas las controversias y reclamaciones que surjan de o en relación con esta renuncia o mi presencia en las instalaciones durante la pandemia de COVID-19 deben ser perseguidas de manera individual solamente. Al firmar este documento, renuncio a mi derecho a iniciar, o ser parte de, cualquier acción o reclamación colectiva”, señala el documento. 

Al recibir este aviso el competidor asumiría las consecuencias y renunciaría a iniciar acciones legales contra la organización, si se diera el caso. 

“USTA y ATP han trabajado conjuntamente en los términos legales para que el torneo se dispute”, dice la fuente a EFE, que añade que un “seguro ha sido suscrito para el jugador y entrenador”, por si se produce alguna incidencia durante el torneo. 

Los que compitan en este Grand Slam, que se disputará, del 31 de agosto a 13 de septiembre, además de tener que vivir en la “burbuja” de Nueva York, tienen que renunciar así a acciones legales contra la organización, en caso de contagio por la COVID-19 o incluso muertes. 

Halep, pendiente
Por su parte, la rumana Simona Halep, número dos del mundo, ha anunciado que decidirá si participa en el Abierto de EE.UU. después del torneo WTA de Praga esta semana, en el que parte como primera favorita. 

“Necesito sentir las cosas, ver los cambios que ellos (los organizadores del US Open) van a hacer sobre el viaje y todo lo demás”, dijo la número dos del mundo, al referirse al abierto americano, que se disputará del 31 de agosto al 13 de septiembre, y al apuntar a las “duras” condiciones en este país debido a la pandemia del coronavirus.

Comentarios