Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Rubi, el adulterador

|

Bien claro lo define el diccionario de la RAE: Adulterar: falsear, alterar la naturaleza de algo. Bueno, pues eso es lo que ha reconocido claramente el ínclito presidente de la RFEF en un audio que se ha filtrado recientemente. Y tan ancho que se ha quedado el señor presidente. No sólo eso, sino que reconoce que “tenemos un marrón” y que “tenemos que asumirlo”. Y nada, que de asumir responsabilidades nada. Continúan diciendo que a ver si hay suerte y es Sanidad quien decide la suspensión del Depor – Fuenlabrada y así ellos se lavan las manos. Y ya lo más increíble, que “la mejor noticia es que LaLiga está con nosotros”. Vaya por Dios, si al final resulta que Tebas y Rubiales no se llevaban tan mal y gracias al Deportivo ahora son uña y carne.


Tampoco se queda atrás Rubiales con su pronóstico acerca de lo que pueda hacer o decir el CSD que entonces presidía otra personaje, Irene Lozano, “de entrada el CSD se va a declarar incompetente para sacárselo de encima”. Y lo clavó, Irene Lozano se declaró incompetente, cosa que muchos ya sabíamos, pero que ahora lo hacía para quitarse el susodicho marrón.


¿Y en qué quedó todo esto? Pues en lo de siempre. Eso de que tienen que asumir el marrón se quedó en agua de borrajas. Ni lo han asumido ni nunca tuvieron la intención de hacerlo. Y muy ingenuos fuimos aquí en Coruña cuando pensábamos que por fin la RFEF le iba a parar los pies a LaLiga de Tebas y a sus continuos atropellos. Al final los dos personajes –Tebas y Rubiales- son de la misma calaña y cuando las cosas vienen mal dadas no se pisan la manguera. Al fin y al cabo esto no era más que una cosa de Segunda División y que bastaba con no volver a hablar de ello para que todo se vaya olvidando.


Y, por descontado, nada de dimitir tras filtrarse los audios. Estamos en un país en el que a uno le pillan con los pantalones bajados y le basta con negarlo para no dimitir. Da igual que hayas admitido que has adulterado una competición. Quien sabe, si hubieras dicho que la competición era un paripé igual te mandaban a la policía para detenerte. Pero ya se sabe que no es lo mismo. Adulterar una competición es una bobada sin importancia. En cambio, definir un partido intrascendente como paripé es un pecado gravísimo castigado con los fuegos del infierno.


Pues este es Rubi, el Adulterador, al que le importa un rábano lo que digan de él. Sorprende el poco eco que han tenido estas filtraciones en la prensa deportiva madrileña y catalana. Se limitaron a hacerse eco de la noticia el día que se publicó y ya está. Y digo que sorprende porque en los anteriores audios filtrados acerca del negocio de la Supercopa bien que nos dieron la matraca en esos diarios y hasta el propio Piqué (el amigo Geri) montó su show en twitch para justificar que todo era legalísimo. Ahora no. Ahora han nombrado la noticia y poco más.


La vida sigue. Al Rubi le sigue la fiscalía anticorrupción y veremos en que queda todo. Mientras tanto él seguirá haciendo sus negocios con el amigo Geri y se repartirán la tarta como siempre. Ya saben, al Madrid 8 millones, al Barça, que ha hecho un desastre de temporada, otros 8 y al Betis, campeón de Copa, y al Valencia 2 y 1 respectivamente. La pobre afición bética se perderá lo que hubiese sido un partidazo de pretemporada ante el Real Madrid en la ida de la Supercopa y ahora tendrán que bajar al bar para ver ese partido por televisión. Y todo por cuatro perras para el Betis. Pues nada, que le den las gracias a Rubi el Adulterador.


Nada más por hoy. Hasta que llegue el play off procuraré no estresarme mucho.

Rubi, el adulterador