lll

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Las canchas de baloncesto

|

Las canchas que hoy conocemos, cubiertas, con suelo de parquet, marcadores electrónicos y todos los adelantos que se han incorporado, tienen muy poco que ver con las existentes hace menos de cincuenta años.
 

Haciendo un somero repaso de estos recintos en A Coruña, encontramos referencias a una cancha de cemento al lado del conocido entonces como Campo Coruña, en A Torre, en el que celebraban sus encuentros en los años cincuenta los equipos de la Sección Femenina y de Educación y Descanso. Mis recuerdos infantiles me remiten a los jardines de Méndez Núñez, donde todos los domingos disputaban sus partidos los equipos del Imperio, Instituto Nacional de Previsión, Juventud o Standar O.A.R., en los que participaban jugadores tan recordados como Arrojo, Chavo, Latorre, Manocho, Pavón o el amigo Juan Guillín, entre otros, casi siempre arbitrados por Tito de Mena y Manuel F. Trigo.
 

También recuerdo hace muchos años ver un partido entre el equipo de los Maristas y una Selección de Portugal en la plaza de María Pita, donde solían jugarse encuentros masculinos y femeninos en la década de los años sesenta. 
 

Cuando un grupo de amigos creamos en el año 1967 el C. B. Marineda, masculino y femenino, todavía se jugaba en canchas al aire libre como la del Instituto Masculino, el patio de los Maristas en la calle Betanzos o la cancha de la Sagrada Familia. En esa época también se celebraban partidos en las  pistas de baile del Liceo de Monelos o del Centro Deportivo Santa Lucía. A finales de esa década, el Club Bosco, que empezó jugando sus partidos en el patio del Colegio Salesiano, ascendió a la Primera División en aquella instalación cubierta en forma de doble esfera que se instaló provisionalmente en el campo que había detrás de la torre de Marathón. Al año siguiente, como no existía en la ciudad ninguna cancha cubierta y era una exigencia inexcusable para la Federación Española, tuvo que celebrar sus partidos en el gimnasio de la Universidad Laboral. Su debut se produjo el primero de diciembre de 1968 enfrentándose al Náutico de Tenerífe al que vencieron con una plantilla compuesta por Blanch, Nacho, Moreno, Vidal, Merino, Alfredo Pérez, Rozas, Seral, y los coruñeses Caruncho, Reparaz y Goyo Ferreiro.
 

En esos años se creó el equipo femenino de Tabacos, que disputaba sus partidos en el gimnasio-capilla de la fábrica. También jugó allí el Medina S. F., enfrentándose en la Copa de Europa al R. A. Sportiva Vicenza italiano. Otros como el Santa María del Mar jugaban en su magnífica pista colegial, en la que lograrían un ascenso a la Segunda División Nacional. En los años 70, los citados Bosco y Marineda empezaron a disfrutar de la Polideportiva de Riazor una vez cubierta y con piso de madera, hasta que al Bosco se le quedó pequeña y pasó a jugar sus partidos en el Palacio de los Deportes, como sigue ocurriendo con el Basquet Coruña a día de hoy.
 

¡Son simples recuerdos de un pasado reciente!

Las canchas de baloncesto