Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Posi (Montañeros): “Las dos partes queremos volver a intentarlo el año que viene”

Alejandro Expósito ‘Posi’, entrenador del Montañeros, durante un partido en San Pedro de Visma ante el Foz | javier alborés
|

Alejandro Expósito ‘Posi’

Entrenador del Montañeros


Alejandro Expósito ‘Posi’ continuará una temporada más al frente del primer equipo del Montañeros, cargo que compaginará con el de coordinador de fútbol 11 en el club coruñés. El técnico reconoce que quiere volver a intentar el reto de ascender a Tercera RFEF tras una campaña que comenzó de forma espectacular y poco a poco se fue torciendo hasta acabar la liga sin objetivos y con una preocupante plaga de lesiones.


¿Cómo se produjo la renovación por una temporada más?

Sucedió todo con mucha naturalidad. Ya llevamos hablando un tiempo del año que viene para ir planificándolo. Yo no tenía interés por irme y ellos querían que siguiera, así que quedamos un día, quedé con Pablo (Fernández, director deportivo) y lo cerramos todo. Fue muy natural porque las dos partes queríamos seguir. Entendemos que el ciclo no se ha acabado y queremos volver a intentarlo el año que viene.


¿Te sorprende que el club mantenga la apuesta por ti tras haber quedado sin opciones de ascenso?

Evidentemente estoy muy agradecido al club. Estábamos todos muy ilusionados por cómo empezamos la temporada hasta enero y después es cierto que por varias circunstancias pegamos un bajón. Mientras tuvimos a toda la plantilla y pudimos entrenar con normalidad, el trabajo y la dinámica era muy, muy buena. Estuvimos cuatro meses y medio sin conocer la derrota y las sensaciones jugando eran muy buenas, pero después llegaron las bajas, las lesiones de gravedad y la acumulación de partidos. Estuvimos un mes y medio sin competir por COVID y se nos juntaron las vacaciones de Navidad con esos cuatro partidos aplazados. Con todo eso junto se nos hizo muy difícil. Además, tuvimos mala suerte o errores en momentos puntuales.


¿Qué te llevó a ti a aceptar?

Yo aquí estoy muy bien, ya llevaba tiempo trabajando en la base, y tengo muy buena relación con todo el mundo. Todos sabemos que los ciclos se acaban pero este año me quedó una espinita clavada porque creo que podíamos con todo y podíamos haber luchado hasta el final. Tenia esa espinita y la ilusión de volver a intentarlo.


¿Cuál será el objetivo del Montañeros el próximo curso?

Nuestra idea es, aparte de intentar tener jugadores de la casa y buenos jugadores en la plantilla, luchar por estar lo más arriba posible. En el club también sabemos contra quién competimos. Competimos contra rivales con instalaciones, medios de entrenamientos y capacidades económicas muy grandes. Si juntas todo, al final son transatlánticos muchos de ellos. Nosotros queremos tener el mejor equipo posible y trabajar lo mejor posible para por lo menos luchar por estar arriba. Y después, pues hasta donde lleguemos. Sin marcarnos más objetivos que esos. Desde que subió a Preferente, el club pasó años muy malos. Estuvo a punto de descender dos años y hasta el año pasado, con Dani (Rodríguez), no nos metimos más arriba. Este año queríamos plasmar todas esas sensaciones, ver que estábamos ahí arriba y que podíamos lucharlo. Y esa es la idea. Mantenernos ahí sin volvernos locos.


¿Sin las bajas el Monta estaría luchando por el ascenso?

Sí, de eso no tengo duda. No solo por las bajas sino por la plantilla. Poder tener esos 18, 20 jugadores todos los días entrenando te permite poder variar un jugador u otro en función del partido o plantear el partido de una manera u otra. Pero teniendo nueve bajas ya te ves muy condicionado en la preparación de los partidos. Nos condicionó mucho.


¿De qué aspectos del juego de tu equipo te sientes orgulloso?

De lo que más me siento orgulloso tanto yo como el cuerpo técnico y la plantilla es de que éramos un equipo muy reconocible. Que digan eso de un equipo es muy bueno. Todo el mundo sabía la idea del Montañeros, lo que quería proponer el Montañeros y lo que se iba a encontrar más allá de variar en ciertos partidos algunas cosas. Un equipo reconocible es un equipo trabajado. Estamos muy orgullosos de eso y además los jugadores disfrutaron.


¿Y qué tiene que mejorar en su juego el Montañeros? ¿En qué contextos sufre?

Sufrimos en las áreas. Es algo muy mejorable, lo vemos y lo tenemos claro. Al final es donde se deciden los partidos. En este tramo malo de final de temporada no fuimos buenos en las áreas y es algo a mejorar.


¿Qué has aprendido en esta primera campaña como primer entrenador en Preferente?

Soy de los que cree que el fútbol es fútbol en cualquier categoría. Es verdad que los jugadores son genete más mayor, con más experiencia y sobre todo se nota esa diferencia en el trato humano y en cómo enfocar eso. A partir de ahí, yo me sentí y me siento un privilegiado por cómo aceptaron todos la metodología de entrenamientos y estuvieron todos implicados desde el primer día. A todos los jugadores le pongo un diez porque el nivel de entrenamientos era espectacular. Ver entrenar al equipo daba gusto. De eso me siento orgulloso. Quizá lo que más cambia es eso, el nivel humano y el trato hacia los jugadores.


¿Qué supuso y sigue suponiendo para vosotros la pérdida de Dani Rodríguez?

Más allá de ser mi compañero, también era amigo y lo conocía de toda la vida de Sada. Era vecino mío también y lo conocía desde pequeño. Para mí es una pena no poder tenerlo aquí. Este año, desde que empezó la liga, hablaba casi todos los días con él, intercambiábamos información, él me daba mogollón de consejos... Es una pena no tenerlo con nosotros.


¿Qué es lo que aprendiste de él que intentas llevar a la práctica en los banquillos?

A afrontar todo con la palabra que él más repetía, que era naturalidad. Naturalidad para todo. Y en el plano futbolístico, el trato con el jugador. Era un crack en eso y tuve la suerte de aprender mucho de él en ese aspecto.

Posi (Montañeros): “Las dos partes queremos volver a intentarlo el año que viene”