Marco Roca: “A mí no me gusta disfrazar las cosas”
lll
17º-23º

Marco Roca: “A mí no me gusta disfrazar las cosas”

Marco Roca, exentrenador del Somozas, en el partido contra el Gran Peña en el Manuel Candocia | emilio cortizas

Usuario

Es la primera vez que Marco Roca experimenta el amargor de una destitución, pero no por ello dramatiza esta situación. “Forma parte de este trabajo”, explicaba ayer, “y cuando los resultados no son buenos parece lógico que los clubes tomen estas decisiones”. 


Las cuatro derrotas seguidas han sido el detonante de su despido, especialmente los dos últimos partidos –en el campo del Silva y el sábado en el Candocia ante el Arteixo–. “A mí no me gusta disfrazar las cosas y en esos encuentros las sensaciones de juego no fueron buenas”, explicó antes de reconocer, como ya había hecho en los últimos días, que el equipo “está en un momento de fragilidad, no tiene confianza y eso se traslada al terreno de juego. Es un equipo muy dubitativo que necesita reaccionar”, explica, “y lógicamente el club, con criterio, decide dar ese paso”. 


Como es habitual en él, Roca quiso realizar un análisis más profundo de las causas. “Siempre hay más factores que explican por qué un equipo deja de funcionar”, comenta, “y hay algunos a los que no va a llegar el entrenador y que dependen, por ejemplo, de las lesiones: llevamos una racha increíble en una plantilla muy corta que merma el fin de semana y que merma también muchísimo la calidad de los entrenamientos. Y eso no está en manos de nadie: es el infortunio”.

 
“Ojalá encuentre esa reacción que busca”, aseguró Marco Roca, “tras una primera vuelta de playoff y estar ahora a ocho puntos, y a cuatro del descenso”.


Sobre su etapa en el Somozas, Roca la califica como “muy buena a nivel competitivo porque el año pasado hicimos una gran campaña a la que le faltó esa guinda para conseguir el ascenso, y que también estuvo condicionada de algún modo por sucesos que se producen durante la temporada y que te merman en esa última fase de la competición y que tú no puedes controlar. En la antepenúltima jornada estábamos primeros”, recordó.  


Esta temporada la plantilla experimentó un cambio profundo: “Es un equipo más joven, otro tipo de plantilla, con una primera vuelta muy buena en la que sacas adelante otra idea de juego, consigues resultados pero en las últimas no se han conseguido”. Con todo, en la mochila se lleva, admite, “un aprendizaje muy bueno de la categoría, he crecido como entrenador, he tenido a mi lado a gente como Fran Beade, del que aprendes día a día, y a jugadores, como Pacheco, Marcos Souto, Pablo Rey, etc... Es una gran etapa”, finalizó, “que termina con un cese, pero que no deja de formar parte de los menesteres de un entrenador de fútbol”. 

Marco Roca: “A mí no me gusta disfrazar las cosas”

Te puede interesar