Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Fran Martínez 'Pana': “No pensé que me pudiera volver a llegar la oportunidad pero aquí está”

Fran Martínez 'Pana' se desvinculó del Deportivo para ejercer de entrenador de porteros en el Henan Songshan Longmen de la Superliga de China. Foto: RCD
|

Fran Martínez Nión ‘Pana’ (Caracas, 1971), exguardameta del Fabril a mediados de los 90, puso fin a su segunda etapa en el club blanquiazul, esta vez como entrenador de porteras del Deportivo Abanca y de su filial, para poner rumbo a la Superliga de China. Manu Sánchez, Pablo Pereiro y Alberto Casal fueron los responsables de su fichaje en 2019, en la pretemporada previa al debut en Primera Iberdrola, y en ese momento comenzó un periplo de tres años en los que Fran vivió de todo en el equipo coruñés: una temporada espectacular en la élite, la llegada de la pandemia, el descenso, una grave lesión de rodilla, el trabajo con porteras como Misa Rodríguez o Esther Sullastres y una enorme remodelación de plantilla y cuerpo técnico. Casi nada.


¿Qué te llevó a salir del Deportivo?

Esto ya se viene mascando hace un mes y medio. Se pone en contacto conmigo un entrenador de fútbol profesional, Javi Pereira, que relevó a Paco López en el Levante, para un proyecto en la Superliga china, en el Henan Songshan Longmen, y era una decisión que tenía que tomar el míster. Éramos cuatro personas para optar al puesto de entrenador de porteros y el míster decidió que yo era la persona indicada para acompañarlo en este proyecto. Como comprenderás, es una oportunidad que toda la gente que estamos metida en esto del fútbol estamos esperando que llegue y me tocó a mí. Ya me puse en contacto con Alberto Casal, fue al primero que llamé para que supiera lo que podía pasar, y luego ya me puse en contacto con la gente del club. Mi decisión de salir del club es por eso, para volverme a reenganchar al fútbol profesional.


¿Fue difícil tomar la decisión?

Me da pena por el grupo, el ambiente y todo lo que genera el grupo. Me da reparo. Hasta se lo dije a ellas. Pero por otro lado pones todo en una balanza y dices ‘yo os quiero mucho y os deseo todo lo mejor, pero pienso que lo mejor para mí es esto’. Alguno dirá que soy un poco egoísta pero pienso que, en la posición que estoy yo ahora mismo, el 100% de las personas que estamos en el fútbol hubiera tomado la misma decisión que tomé yo. 


¿Cómo fue la despedida?

Mi último día con el equipo fue el viernes. Me queda un sabor amargo en el sentido de que veo que las cosas se están haciendo bien y la cosa pinta bien. Pero lo dicho, pongo todo en una balanza y sale ganando una cosa por encima de la otra.


He tratado de aportar mi granito de arena en todo lo posible


¿Qué recuerdo te quedará de tu último paso por el Depor?

El año pasado fue un año complicado. Fue un sabor amargo porque esos ocho partidos de principio de liga nos sentenciaron muchísimo. Luego el equipo competía muy bien pero no se pudo lograr el objetivo. Este año se hizo un buen equipo con buenas futbolistas y el ejemplo es que el equipo está donde está compitiendo a buen nivel. Me queda ese sabor amargo del descenso del año pasado pero me voy contento porque toda la gente con la que he compartido vestuario, compañeros de cuerpo técnico y futbolistas, me ha tratado muy bien y pienso que ha sido recíproco. He tratado de aportar mi granito de arena en todo lo posible y me llevo un buen recuerdo.


En el Depor Abanca has vivido de todo. Un gran año en Primera, el COVID, un descenso, tu lesión de rodilla y ahora el intento de lograr el ascenso. 

Son muchas sensaciones. ¿Cuál ha sido la mejor? Todas han sido buenas. Cuando éramos la sensación de Primera, cuando empezamos a remontar el año pasado que parecía que se iba a lograr el objetivo y este año empezando con fuerzas renovadas para llevar el equipo a Primera. Ahora llega esta oferta de fútbol profesional y corta todo un poco, pero es ley de vida. ¿Sabes qué pasa? Yo estuve en fútbol profesional pero como que desaparecí un poco y no pensé que me pudiera volver a llegar la oportunidad. Pero aquí está. Espero aferrarme a ella y disfrutar de ella lo máximo posible.


Acabamos de cuartas pero podíamos haber acabado un poco más arriba


Llegaste al Depor Abanca en el mejor momento, antes del debut en Primera.

Ese año el equipo hacía un fútbol increíble y Abegondo estaba a muerte con sus jugadoras. Todos los fines de semana eran una fiesta. Cada vez que jugábamos en Abegondo los rivales alucinaban porque nunca habían jugado en un campo con tanta gente y que la afición fuera tan a muerte con su equipo. Fue un año fantástico. La lástima fue que se hubiera truncado por el COVID. Pienso que teníamos mucho que decir aún. Acabamos de cuartas pero podíamos haber acabado un poco más arriba sin ningún problema. Toda la gente que estuvo involucrada ese año, es un año que no se va a olvidar nunca.


¿Todavía fastidia la suspensión de la liga por el COVID?

Fue una putada porque  estaba todo el mundo enchufado. El equipo, con la confianza que estaba y cómo trabajaba, no me hubiera extrañado que hubiera acabado más arriba. Pero el bicho hizo que se acabara todo. Es una lástima porque no volví a ver a las futbolistas. Hubo futbolistas que, con el año que hicieron, tuvieron ofertas que era imposible rechazar y no pude volver a coincidir con ellas. Me queda un trago amargo por esa sensación. No pude despedir a compañeras de la manera que se merecían. Pero es lo que hay. 


Ese año tuviste a Misa, Sullastres y Miralles. Nada mal.

De locos. Ese año el trabajo específico era una gozada porque estaban supermotivadas. Fue un año increíble en todos los sentidos. Aun así, pienso que todos estos años ha habido muy buenas porteras. Este mismo año, con María y Ana Valles, el nivel de la portería es muy alto. Pero sí, a Sulli no la vamos a descubrir ahora, internacional por España, y Misa ahora mismo está siendo importante en el Real Madrid y está con la selección española. Un nivel en la portería que era una locura.

Misa es un talento de la naturaleza increíble


¿Te esperabas los pasos que ha dado Misa tras el Depor?

Sí, estaba visto. A las dos semanas de trabajar con ella ya lo hablaba con Manu. Le decía que era una locura esa chavala. Es un talento de la naturaleza increíble. Físicamente es un portento. Lo tiene todo para estar donde está. Que sea internacional es normal. Tiene un 7,5 en todas las acciones de su posición. Si se le tiene que buscar un pero es que domine un poco más el juego en largo con su pierna derecha. Pero el resto es perfecto. Domina el juego aéreo, da muy bien la continuidad al juego, colocación, mando, toma de decisión... Es que es muy buena. Lo mismo que Sulli. Es una portera que da puntos, que es lo que le pides a una portera. Eran y son dos porteras que dan puntos. Además, para nosotros, un equipo recién ascendido, tener ese nivel en la portería... Teníamos un paso dado ya. Y en los entrenamientos se hacían mejores la una a la otra. Esa competencia interna es la que hace que un equipo esté en una posición o en otra.

FRan Martiu0301nez 'Pana' entrenador porteras deportivo abanca futbol femenino 2021 02 06f 10



En el segundo año en Primera no salió nada. ¿Por qué crees que el equipo cambió tanto?

Una parte importante es que se marcharon tres o cuatro futbolistas muy importantes dentro del grupo y dentro de la manera de jugar que tenía el equipo. Al principio se quiso jugar a lo mismo que jugábamos antes. Las futbolistas que vinieron no eran malas, pero la conducción de María Méndez para dividir y fijar no era la manera de jugar de las futbolistas que vinieron. Se insistió mucho en eso, pero no creo que haya sido un detonante tan sumamente excesivo como para perder esas primeras ocho jornadas. Merecimos mucho más. Fue muy frustrante porque las veías trabajar y decías ‘estas chavalas merecen algo más’. Te jode por ellas porque merecieron mucho más en muchos más partidos. Y otro palo más, que desciendes y se te marchan futbolistas muy importantes. ¿Cómo no van a tener ofertas de Primera? Eso es una perita en dulce. Peke, Athenea, Gaby, Iris. Si me pongo a nombrar no paro. 


¿Cómo gestionaron las futbolistas el hecho de estar todas las semanas ahí abajo?

Ahí el míster Manu fue importante porque de la derrota siempre sacó algo positivo. Después de ocho derrotas seguidas, ¿cómo haces tú para motivar a un equipo? La mano del míster fue fundamental. Después de que se pierde 1-8 en Riazor, se hizo un lavado de cara al equipo. De perder todos los partidos, vamos a Eibar y ganamos 2-4. Lo que pasa es que hubo partidos que tenías que haber ganado y al final empataste o perdiste, pero el equipo siempre dio la cara y creyó hasta el final. Ni siquiera las futbolistas se echaron en cara nada. Más bien fue todo lo contrario. El equipo cada vez estaba más unido porque sabía que estaba trabajando bien.


La de portero es una posición muy complicada, pasas de héroe a villano en 0,5


En el segundo año llegó Noelia Bermúdez para suplir a Misa. ¿Qué crees que le pasó para no dar su mejor nivel? 

A Noelia la catapultó la situación del equipo. Cuando estás en este tipo de situaciones quieres resolver situaciones que a ti no te corresponden y al final el que queda en evidencia eres tú. Creo que fue eso lo que a Noelia la catapultó para no tener tantos minutos o los minutos que ella esperaba. Es que es una posición muy complicada. Pasas de héroe a villano en 0,5. Hay que vivirlo.


¿Cómo viviste el verano de cambios tras el descenso?

Mi situación también fue un poco de incertidumbre. Hasta el último minuto no sabía que estaba en el club. Al final formo parte del cuerpo técnico de este año y toca hacer un lavado de cara, hay un equipo competitivo con buenas futbolistas, con ilusión y ganas de hacer las cosas bien. Y hasta ahora estuve con ellas apoyándolas y dándoles el mayor de los ánimos. Y el equipo ya ves en la posición que está, con toda la ilusión del mundo y con una posibilidad importante de regresar a Primera.


¿Qué te pareció el despido de Manu y Pablo Pereiro?

Yo estaba en la misma situación que ellos, pero al final el club retomó las negociaciones conmigo, llegamos a un acuerdo y aquí estamos.


Y llega Miguel Llorente en una situación delicada. 

Por lo que conozco al míster, creo que para él ha sido una oportunidad. Es cierto que él viene a una ciudad nueva y con un cuerpo técnico nuevo sin ninguna persona de su confianza, pero él venía con la mayor ilusión del mundo. Como dice él ‘yo venía al Depor’. Y ya lo ves. Él está contento y él viene a cumplir el objetivo. Y el que no esté en la misma idea y misma onda que está él, gracias por venir y hasta luego. 


¿Qué te parece su apuesta de juego?

Me gusta su propuesta. La portera en este caso es bastante protagonista a la hora de dar continuidad al juego, apoyos al poseedor del balón y todas estas situaciones y la portera tiene que estar la mayor parte del entrenamiento integrada con el grupo. Llegamos a esa conclusión al principio porque las porteras no están muy acostumbradas a este tipo de situaciones y en el planteamiento de los entrenamientos semanales hubo que integrarlas en las tareas grupales desde el minuto cero. Y ahí están los frutos. Las dos dominan ahora las situaciones que se le presentan con el juego con los pies, deciden bien y eso es fruto del trabajo que se plasmó al principio.


Solo tengo palabras de elogio para Ana y María


¿Cómo son como porteras Ana Valles y María Sampalo?

Me parecen dos muy buenas porteras. La confianza que tienen ahora mismo las dos es increíble. De no estar acostumbradas a jugar de esa manera y ahora tener esa pausa y tranquilidad cuando te llega el balón, eso habla muy bien de ellas. Y a la hora de trabajar, encantado. Siempre con una sonrisa, motivándose la una a la otra, siendo competitivas entre ellas, haciéndose mejor la una a la otra. Solo tengo palabras de elogio para las dos. Me fastidia porque estábamos en un momento de calidad de trabajo muy bueno pero van a seguir haciéndolo igual con la persona que ahora está a cargo de ellas, con Suso, y van a seguir dando el nivel esperado.


¿Sufrieron al ver que tenían que usar tanto los pies?

Les costó un poco porque la idea de juego del míster es la que es y no es fácil el cometido de la portera porque vienes acostumbrada de hacer otra cosa y tienes que cambiar rotundamente la idea que tenías antes. Es de elogiar el trabajo de las porteras porque ahora son protagonistas y haciéndolo muy bien. No es solamente cuando tenemos el balón, también cuando no lo tenemos. Tienes que tener la concentración y activación para resolver situaciones como las que nos generan a nosotros, que son situaciones que si no estás bien, es complicado poder resolverlas. Nos generan dos ocasiones, pero son dos ocasiones claras. Y las resuelven. Ofensivamente y defensivamente están a un nivel muy bueno.


¿Eres optimista de cara al ascenso?

Sí. Veo muy bien al equipo. El otro día se pierde con Osasuna, pero vuelves a ver el partido cuando llegas a casa y  ves que tienes tres o cuatro ocasiones muy claras. Generamos muchísimo. El día que empiece a entrar todo lo que generamos, no sé cómo puede acabar el partido.

Hasta se llegó a decir que no iba a poder desarrollar mi profesión otra vez


Te rompiste la rótula en tu segundo año en el Depor Abanca. Fue un momento en el que recibiste mucho cariño de futbolistas y del cuerpo técnico.

Sí, la gente me aprecia. Ese tipo de situaciones es lo que me ha hecho tener un ‘feeling’ más especial con las futbolistas y querer apoyarlas en todo momento. Y bueno, Manu Sánchez para mí es un tío especial, igual que Pablo Pereiro. Gracias a ellos dos, en cierto modo, estoy donde estoy. Fue un momento muy jodido porque la lesión fue complicada. Además, el traumatólogo no me lo pintó bien y hasta se llegó a decir que no iba a poder desarrollar mi profesión otra vez. Estuve días bastante jodido pero el día a día, el estar con la fisio, el trabajar después de salir de fisioterapia y el insistir y el querer hizo que las últimas veces que fui al traumatólogo hasta él dijo ‘hostia, esto no va tan mal’. Al final me dieron el alta y pude volver a hacer lo que me gusta. Así que encantado de la vida por volver a estar con gente que te genera buena vibra y hacer lo que más me gusta. Trabajar en tu pasión es la hostia.


¿Qué sentiste cuando las jugadoras te hicieron el homenaje con los brazos en jarra contra el Sevilla en Riazor?

Cuando jugaba al fútbol, si ves todas las fotos que tengo, estoy en todas con los brazos en jarra. El cariño que me tiene ellas es el mismo cariño que les tengo yo. Quisieron homenajearme de esa manera y esa foto la tengo en casa. Lo que significa esa foto es espectacular.


Durante tu baja médica eras un fijo en la grada de Abegondo animando y apretando a las rivales.

Yo estaba en la grada porque no tenía el alta. Al no tener el alta médica no podía en banquillo. Estaba allí haciendo lo que podía, pero ellas me decían que les gustaba. Lo que hacía era mantener alerta a la gente. Ellas me decían que les gustaba que estuviera encima de ellas en ese sentido para que no se relajaran en ningún momento y a mí no me costaba nada, estaba ahí encantado.

Fran Martínez 'Pana': “No pensé que me pudiera volver a llegar la oportunidad pero aquí está”