miércoles 16.10.2019

Teresa Abelleira Dueñas: “Vi a la portera mal colocada y pensé en tirar entre los tres palos”

Capitana del Deportivo Abanca

La capitana del Depor Abanca atendió a este diario en las inmediaciones de Riazor | javier alborés
La capitana del Depor Abanca atendió a este diario en las inmediaciones de Riazor | javier alborés

Es la joya y la capitana del Depor Abanca. El domingo pasado abrió la lata contra el Alhama con un golazo de falta. Teresa Abelleira (Pontevedra, 2000) levantó a la grada de Abegondo con un lanzamiento que clavó en la escuadra desde una posición poco usual. En cinco días la afición volverá a vibrar con la internacional y su equipo en el partido de ida de la decisiva eliminatoria por el ascenso a Liga Iberdrola ante el Femarguín.

¿Querías centrar o tirar?
Vi a la portera mal colocada, súper adelantada, y se lo dije a Cris, que estaba conmigo antes de tirar la falta. Pensé en tirar entre los palos y salió bien.

Lo celebraste con el puño en alto y mirando a la grada.
Me salió así, quería sentir al público, el gol fue para ellos. Luego me di la vuelta hacia mis compañeras y después fui por el banquillo, quería hacer partícipes a todas.

¿Alguna dedicatoria más?
Se lo dedicaría a todas las compañeras que pasaron por el Deportivo y que no han podido seguir o no han contado con ellas. Llevamos haciendo un buen trabajo desde el primer año y todas se merecían jugar este ‘playoff’.

El gol llegó en un momento difícil para vosotras.
No teníamos el control del partido, que estaba siendo de tú a tú y con nervios. El gol nos dio esa tranquilidad, fue un alivio necesario para empezar a dominar y hacer nuestro juego.

El Alhama es un equipo que se emplea con dureza.
Ya en el partido de ida recibimos un par de faltas bastante duras y sabíamos que no dan un balón por perdido ni nos regalan nada. En alguna ocasión se excedieron y pudieron hacernos daño, pero esto es fútbol, un deporte de contacto y, a veces, nos toca sufrir. Yo me considero una futbolista tranquila y me lo tomo de la mejor manera posible, no soy de protestar mucho.

El partido se rompió en la segunda mitad.
Tras el descanso seguimos las instrucciones de Manu (Sánchez, el entrenador) y hablamos entre nosotras para hacer nuestro juego y así fueron llegando los goles. Metimos el segundo muy pronto y cayeron hasta cinco.

Tres goles a balón parado, un arma muy importante en vuestro juego ofensivo, ¿cómo se prepara?
Acabamos una o dos sesiones a la semana con finalizaciones frontales, de centro-remate o saques de esquina... A mí me gusta practicar el golpeo para intentar mejorarlo.

¿Siempre has sido la encargada de la pelota parada?
Desde pequeña me dieron el protagonismo de sacar las faltas y los córners. Siempre he sido más de centrar que de rematar.

No me tomo el objetivo del ascenso con presión, sino con ilusión

¿Quién te enseñó a golpear así el balón?
En Pontevedra vivía muy cerca de un campito de fútbol y lo que más me gustaba era bajar con mi hermano (Tomás), mi padre (Milo) o mi primo (Iago) y practicar. En el fútbol de la calle se aprende mucho.

¿Y cuánto has aprendido desde que llegaste al Deportivo?
Llegué en una etapa de cambio, entonces era una niña de 16 años. Futbolísticamente he cogido mucha experiencia y he madurado. Personalmente he aprendido a moverme sola, pero siempre he estado muy bien acompañada por mis compañeras. Echo de menos a la familia, pero no estamos tan lejos y cuando los necesito hago una escapada.

¿Cómo ha cambiado el equipo en estos tres años?
Desde la primera temporada hemos ido creciendo, tanto el cuerpo técnico como las jugadoras. El año pasado nos marcó mucho el partido contra el Oviedo (la derrota por 0-2 en casa que les apartó del título y de la fase de ascenso) y ahora ya tenemos esa experiencia necesaria. Los fichajes han sido muy buenos y aportan muchas cosas. Las jugadoras que no tienen tanto protagonismo dentro del campo lo tienen fuera y en el vestuario. La calidad de este grupo humano nos ha traído hasta aquí.

¿Os ha sentado bien el cambio de Ponte dos Brozos a la Ciudad Deportiva?
En Arteixo ya estábamos cómodas, pero el campo 1 de Abegondo es una pasada y siempre nos lo dejan en muy buenas condiciones. Nos adaptamos rápido y muy bien y lo hemos sabido aprovechar mejor.

El Femarguín es muy físico y un poco leñero, en su campo la afición aprieta

¿Abegondo o Riazor?
Obviamente es muy bonito jugar en Riazor y estaríamos encantadas de que lo abriesen para nosotras, pero no es el momento. Prefiero Abegondo porque es donde llevamos jugando toda la temporada y cambiarlo ahora mismo no sería una buena opción.

El domingo pasado se registró la mejor entrada en un partido del equipo femenino.
Nunca había jugado delante de tanta gente en un partido oficial, ni siquiera en las dos finales del Europeo. Fue una pasada que la afición respondiese de esa manera y ojalá que lo vuelva a hacer este fin de semana. Choca sentir ese apoyo y añade un poco más de presión, pero lo supimos gestionar y lo disfrutamos mucho. 

Dos partidos para el objetivo final, ¿más presión?
No me lo tomo con presión, sino con ilusión y como un premio a todo el trabajo y esfuerzo de estos últimos tres años por conseguir el objetivo del ascenso. En el club nos apoyan desde el principio y no sentimos ninguna presión por su parte.

¿Hubieras preferido jugar la vuelta en casa?
Personalmente sí, creo que sería mejor acabar en casa porque no es lo mismo ir fuera si no sacamos un resultado bueno, pero esperemos que no suceda y vayamos con un marcador a nuestro favor.

¿Qué esperas del Femarguín?
Por lo que nos han dicho hasta ahora, es un equipo muy físico y un poco leñero. En su campo tienen una afición que aprieta mucho y el clima nos puede condicionar bastante. Yo no lo paso bien con tanto calor.

¿Cómo crees que debe salir el Depor el domingo en Abegondo?
Tenemos que salir a ganar, tratar de hacer un gol pronto para que les entren las dudas y hacerlas pequeñas. Cuantos más goles, mejor.

¿Alguna apuesta en caso de ascenso?
Cris, Lía y yo hemos hablado de hacernos trenzas y varias compañeras pensamos tatuarnos ‘Un único latido’.

Teresa Abelleira Dueñas: “Vi a la portera mal colocada y pensé en tirar entre los tres...
Comentarios