Lunes 18.03.2019

Vaso medio lleno o medio vacío

El San Tirso, que realizó un primer tramo de liga repleto de altibajos, encara el 2019 alejado del descenso directo pero en medio de una maraña de equipos que luchan por evitar los arrastres

Los jugadores del San Tirso saludan al público en O Monte antes del inicio del partido ante el Montañeros  | pedro puig
Los jugadores del San Tirso saludan al público en O Monte antes del inicio del partido ante el Montañeros | pedro puig

“En el mundo traidor nada hay verdad ni mentira; todo es según el color del cristal con que se mira”. Esta frase de Ramón de Campoamor le va como anillo al dedo al San Tirso. El equipo de O Monte ha protagonizado un primer tramo de campeonato repleto de altibajos y contratiempos. Resultados adversos alternados con alguna alegría que otra. Sin embargo, encara el 2019 alejado de los puestos de descenso directo y mejor situado que en la pasada campaña a estas alturas. Eso sí, le va a tocar sudar para evitar los temidos arrastres. ¿El vaso medio lleno o medio vacío?  

Empecemos por el principio.La directiva del San Tirso apostó en verano por Claudio Corbillón para dirigir el equipo y se reforzó con varios fichajes de los que ya quedan pocos. A pesar de los cambios, los resultados en las primeras jornadas eran positivos. El conjunto de O Monte logró sumar cuatro victorias y un empate en las siete primeras jornadas. Además, las dos derrotas se produjeron ante As Pontes, máximo favorito a todo, y Sarriana, otro de los candidatos. 

Sin embargo, lo que tenía al San Tirso con la mosca detrás de la oreja era el cómo se habían conseguido esos resultados. El equipo había encajado 17 goles en esos siete partidos. Demasiados. Pero una serie de remontadas épicas y una facilidad inusual para ver puerta (15 tantos a favor) le habían servido para mantener un balance positivo. 

No obstante, el diagnóstico era claro: el San Tirso no podía seguir encajando goles con tanta facilidad. Recibiendo más de dos tantos por partido es casi imposible salvarse. Inició la búsqueda de un equilibrio que permitiera al equipo mantener su pegada y reducir las concesiones en defensa. 

Pero este proceso coincidió con el inicio de las salidas. Bajas importantes que dejaron al equipo cojo. El central Nico Madero, el lateral Juanchi, el extremo Checa y el delantero Johnny se marcharon del San Tirso. La plantilla se quedó bajo mínimos. Las lesiones de jugadores importantes y las repetidas sanciones –cinco expulsiones sufrió el equipo en la primera vuelta– tampoco ayudaron. Durante ese periodo de tiempo el conjunto verde encadenó siete jornadas sin victorias y con solo dos empates. 

Refuerzos
La directiva, que sigue peinando el mercado en busca de fichajes debido a la escasez de efectivos en la plantilla, cerró dos incorporaciones a finales del pasado mes de octubre. Llegaron Segade y Jean Pierre, dos futbolistas de ataque, para paliar las bajas definitivas de Checa y Johnny y las ausencias esporádicas del veterano Dani Xelo, que había comenzado el curso como un tiro.

La falta de efectivos también se refleja en la repartición de minutos en el primer tramo de temporada. Exactamente diez jugadores de campo superaron los 1.000 minutos sobre el césped. Son los laterales Guille y Javi Calvo, los centrales César y Miguel Dias, los centrocampistas Óscar Varela, Asty y David Prieto y los delantros Álvaro Rey, Fran y Xian. Una lista que da una idea del posible once tipo del San Tirso en el pasado 2018. El undécimo futbolista del equipo es el portero. La política de alternancia provoca que ni David ni Diego hayan superado el millar de minutos.

En resumen, el San Tirso ha tenido que superar muchos contratiempos en la primera parte del campeonato y no siempre lo ha hecho con éxito, pero su situación en la tabla invita a partir de cero en 2019 sin pesimismo y con la cabeza alta.

Comentarios