Martes 17.07.2018

FABRIL | ENTREVISTA

Tito Ramallo: “La opción para derribar la puerta del primer equipo está más cerca que nunca”

Rogelio Ramallo Peña (1 de enero del 1970) es Tito, el histórico y nuevo entrenador del Fabril. Vivió el primer ascenso del filial a Segunda B en su etapa como futbolista y como técnico suma 436 partidos al frente del equipo. Coruñés y deportivista, vuelve a la que considera su casa después de seis años fuera del club. Hoy empieza la nueva era de Tito en el banquillo blanquaizul. 

Tito Ramallo, en la imagen durante un partido de la pasada temporada al frente del Cerceda  | quintana
Tito Ramallo, en la imagen durante un partido de la pasada temporada al frente del Cerceda | quintana
Tito Ramallo: “La opción para derribar la puerta del primer equipo está más cerca que nunca”

¿Te sorprendió la propuesta para volver al Deportivo?
Sorpresa no es la palabra. Siempre he mantenido buenas relaciones con el entorno del club, sabía que podía ser una posibilidad en un momento determinado y es agradable que se vuelvan a acordar de mí.

¿Cómo fue la negociación?
En el punto en el que me encuentro desde hace unos años, como entrenador profesional, estaba en un periodo de opciones, con alguna propuesta más. Cuando me llamó el Depor, que para mí es una debilidad, lo demás quedó en un segundo plano. No tuve mucho que discutir.

¿Crees necesario que haya un entrenador deportivista y coruñés en el Fabril?
Creo que el entrenador de un filial debe tener vínculos con el club y la afición. Y si no hubiese sido yo el elegido me hubiese gustado que fuese cualquiera de los compañeros de la zona que se nombraron o un exfutbolista reconocido.

¿Qué cambios has percibido en el club desde tu marcha?
Después de seis años fuera he apreciado cambios y el club ha crecido en determinados aspectos y departamentos: a nivel de infraestructuras, como en la sede del club y Abegondo, departamentos en los que trabaja mucha más gente... Veo a un Deportivo más grande, algo lógico después de seis años.

¿Y tú cómo has cambiado?
Me considero ahora mejor entrenador que cuando dejé el club en 2012 porque siempre he tenido una inquietud por evolucionar. El tiempo nos hace mejores y tengo mucha más experiencia porque me he visto en situaciones que me sacaron fuera de mi zona de confort. Emocionalmente soy ahora un entrenador mucho más asentado y tranquilo y mi lectura del juego es mejor.

El Fabril logró la pasada temporada su mejor clasificación histórica, ¿sientes cierta presión?
A estas alturas no voy a tener esa presión. Habrá gente que utilice la comparativa, pero no me da miedo. Todos tenemos claro que esta es una temporada distinta, con un presupuesto diferente y con una plantilla que va a cambiar en un alto porcentaje...

¿Vas a modificar tu idea de juego o de metodología?
Así como en otros aspectos creo que sí he evolucionado mucho, mantengo la misma línea de juego: predominancia del fútbol combinativo, mucho ritmo y prioridad del talento sobre el esfuerzo.

¿Has hablado con la dirección deportiva o con Natxo González la posibilidad de unificar un estilo de juego?
De momento no nos hemos sentado para diseñar una línea común, pero de lo que le he escuchado a Natxo coincido en muchas cosas. Le gustan los equipos que se pueden adaptar a diferentes contextos, responder a distintas situaciones de juego y para eso hay que darle una riqueza táctica al grupo que abarca muchos aspectos. Creo que vamos a ver dos equipos parecidos, preparados para asumir muchos roles, ideas y recursos. Esa es la verdadera línea a seguir para construir futbolistas. Solo los grandes pueden escoger futbolistas y jugar a lo que quieren, los demás tenemos que jugar a muchas cosas.

¿Cuáles son los objetivos del Fabril?
Una de las tendencias que predominan en el fútbol actual es hacer filiales tremendamente competitivos con muchos jugadores mayores de 23 años y pocos futbolistas futuribles para el primer equipo. El matiz que queremos implantar aquí es un equipo con los jugadores no sub-23 justos y necesarios y un número muy grande de futbolistas que tengan opciones de llegar al primer equipo.

¿Son reales las opciones de llegar al primer equipo para los futbolistas del filial?
La circunstancia puntual en la que se encuentran ahora mismo el Depor, en Segunda, y el Fabril, en Segunda B, que nunca han estado tan cerca, puede abrir las puertas a los futbolistas del filial. No hay ningún inconveniente por el que esos jugadores mayores de 23 puedan subir, aunque luego no puedan volver a bajar. Sería un mal menor. Un caso claro es el de Loren en el Betis ¿No puede pasar aquí lo mismo?

Dices que la distancia entre el Depor y el Fabril nunca había sido tan próxima, ¿es entonces el mejor momento para dar el salto?
No sé si es el mejor, pero no es un momento malo para los chavales. Los jugadores que estén en el Fabril tienen que tener paciencia. Las puertas del primer equipo están ahí a lado y deben trabajar para llamar la atención y reunir méritos para dar ese paso. No le doy máxima importancia a que no estén en la pretemporada, van a tener diez-once meses por delante para demostrar que pueden estar ahí. Hablando con Natxo González el día que nos conocimos me comentó que él subió a cuatro chicos de Tercera a Segunda para debutar en el Zaragoza. Aquí la distancia es mucho menor y la opción para derribar la puerta del primer equipo está más cerca que nunca.

¿Por qué históricamente el Depor no ha dado tantas oportunidades a los canteranos?
Las canteras van muchas veces por hornadas o ciclos, dependen de los jugadores que tenga en cada momento.  Tomando como referencia mis once años en el Fabril, en los primeros cuatro no subió prácticamente ningún futbolista al primer equipo porque estaba a un nivel de Champions y contaba con plantillas muy largas. En los últimos siete, 27 tocaron el primer equipo. Está claro que hay que trabajar en esa educación y cultura de la cantera, ya sea para el primer equipo o para el fútbol profesional. Si empezamos a contar hay un número curioso de jugadores formados aquí: Raúl García, Pita, Dani Rodríguez, Insua, Lemos... 

¿Por qué no han tenido una carrera más larga en el Depor?
Las circunstancias del fútbol son cambiantes y por aspectos puntuales no han seguido aquí. No solo pasa en el Depor, es un caso generalizado.

¿Cuál es tu papel en la configuración de la plantilla?
La configuración de la plantilla depende en un 90% de la dirección deportiva y del departamento de captación. La comunicación es constante, pero en el fútbol actual hay una realidad: la predominancia de las direcciones deportivas. Hace unos años era poco habitual, luego pasó a tener un papel más claro y ahora está muy acentuado dentro de los clubes. Los entrenadores tenemos cierto grado de implicación en eso, pero difícilmente podemos dictaminar a quién se ficha y a quién no, sino que debemos sacarle rendimiento a la plantilla que ponen en nuestras manos.

¿Crees en la figura de un fichaje diferencial para la categoría como lo fueron Juan Otero o Ismael Díaz?
Sí, lógicamente. Uno de los objetivos que tiene la dirección deportiva es tratar de firmar a cuantos más jugadores diferenciales mejor. Te dan un salto de calidad al equipo, rendimiento inmediato y unas opciones económicas de futuro.

¿Cuál es el papel de los veteranos en un filial?
Dotar al equipo de experiencia, ser el soporte de los chicos más jóvenes y ser ambiciosos consigo mismos con el objetivo de llegar al primer equipo.

¿En qué os beneficia el convenio con el Laracha?
El convenio con el Laracha ha dado un cambio radical y es de vital importancia. Ahora un jugador del Laracha tiene la posibilidad de subir al Fabril durante la temporada y voy a mirar mucho a esos futbolistas que compitan en Tercera. Existirán unos vasos comunicantes a la hora de trabajar y de planificar la semana. Es fundamental ver al Laracha como un Depor C en ese aspecto de formación.

¿Cómo has recibido la noticia de la desaparición del Cerceda?
Con muchísima tristeza. Creo que era un proyecto concebido como una gran oportunidad para los dos clubes (Cerceda y Lugo) y que era una idea bien planteada con un recorrido a medio-largo plazo muy interesante. No sé en qué momento del proceso ni de qué manera se rompió y llegó a este final, donde el gran damnificado es el Cerceda.

Tito Ramallo: “La opción para derribar la puerta del primer equipo está más cerca que nunca”