Viernes 26.04.2019

Tampoco contra el Rápido

RÁPIDO   2 - 1 FABRIL
 

Dos goles de Youssef le dan la victoria al equipo de Míchel Alonso ante un Fabril  en el que marcó Uxío y que cada vez está más cerca del descenso a Tercera.

Uxío da Pena, en la imagen ganando una acción de juego aéreo, fue el autor del gol del Fabril en el Baltasar Pujales  | atlántico diario
Uxío da Pena, en la imagen ganando una acción de juego aéreo, fue el autor del gol del Fabril en el Baltasar Pujales | atlántico diario

Partido de necesitados entre el Rápido y el Deportivo Fabril. Un encuentro decisivo para ambos conjuntos, pues una derrota de los vigueses le complicaría mucho más la permanencia en la categoría, mientras que para los herculinos, todo lo que no fuera sumar significaría poco menos que el descenso.


Los vigueses comenzaron el encuentro, conscientes de la necesidad de sumar la victoria dados los resultados registrados en la mañana de ayer, que le otorgaban a los tres puntos un valor muy especial. Esta circunstancia se reflejo desde los primeros minutos de juego, en los que el Rápido llevó el peso del encuentro ante un conjunto herculino que esperaba una contra para adelantarse en el marcador, Sin embargo, el equipo aurinegro estaba bien colocado en línea defensiva, con lo que el partido se inclinaba del lado boucense, que tenía más el balón y llegaba con relativo peligro.


Javi Sánchez se pegaba a banda, consiguiendo poner en serios aprietos a sus marcadores, que se veían imposibilitados de frenarlos, con lo que las llegadas con peligro no tardaron demasiado tiempo en llegar. Con el paso de los minutos, el conjunto boucense se fue haciendo dueño del partido, aunque seguía faltándole pegada para aprovechar alguna de las oportunidades que se le presentaban. Casi todo el peligro llegaba en jugadas a balón parado. La mejor, a los veintisiete minutos de juego, cuando Adrián Mouriño ejecuta una falta con maestría, y el centro lo remata de mejor forma Youssef, picando el balón para que el guardameta herculino no pudiera llegar. Luisito, entrenador del Deportivo B, no tardó en reaccionar y ordenó a tres jugadores iniciar los ejercicios de calentamiento, ya que no le estaba gustando cómo se estaba desarrollando el juego, y de hecho no tardo en hacer el primer cambio, pues a diez minutos para el final del primer tiempo, le dio entrada en el campo a Carlos López, en lugar de Segado. El Rápido estaba jugando cómodo ante un Deportivo B que no era capaz de enlazar un buen juego, y que con el gol de los vigueses se bloqueó, provocando que los boucenses estuvieran más cerca del segundo tanto que del empate de los herculinos. 

Tras el paso por el vestuario, el conjunto herculino dio un paso al frente. Luisito volvió a mover el banquillo y el equipo llegaba con más peligro, aunque seguía teniendo problemas en defensa, ya que Javi Sánchez continuaba siendo una pesadilla para Abeledo, al que le ganaba siempre la espalda y era capaz de crear peligro. 


Gol de Uxío
Los coruñeses estaban mucho más serios, y en el minuto 52, una buena jugada de Montiel habilita a Uxio, que se planta ante Brais, al que bate por abajo subiendo el empate al marcador. El Fabril estaba mejor en el campo, y no se parecía en nada al equipo de los primeros cuarenta y cinco minutos de juego, llevando más peligro y obligando al Rápido a replegar líneas para no encajar un segundo tanto y confiarse a una contra. El partido estaba interesante para los aficionados, con un partido de ida y vuelta en el que el gol podía llegar de cualquier lado. De hecho, a media hora para la conclusión del encuentro, el Rápido dispuso una gran ocasión con un remate de Youseff que se estrelló en el palo, evitando que los boucenses se pusieran por delante en el marcador. De hecho, el balón parado fue el mejor aliado de los aurinegros, con una nueva ocasión dos minutos más tarde, que Mouriño estrelló en la barrera. Los dos equipos eran conscientes de lo mucho que se jugaban, ya que un empate perjudicaba a los dos equipos por igual, con lo que el partido se rompía con un fútbol muy vertical, buscando los espacios directos con lo que el partido estaba totalmente loco. 


El gol podía llegar de cualquier lado. En el final del partido, ninguno de los dos equipos arrojaba la toalla dado lo mucho que se jugaban. El ritmo del partido era muy alto, y era importante saber cómo llegarían los dos equipos a la recta final del encuentro, en la que un gol podría ser mortal. Pero en el tiempo de descuento llegó la jugada que le dio los tres puntos al Rápido de Bouzas, en una mala salida del guardameta herculino, que dejó el balón muerto para que apareciera Youssef y marcara el tanto de la victoria..

Comentarios