martes 27/10/20

Roberto Lozano: “Es un salto muy significativo para mí”

El nuevo entrenador rojiverde analiza el futuro próximo del equipo después de la reciente salida de los jugadores y el técnico Héctor Pena debido a los problemas económicos de la entidad larachesa
Roberto Lozano Rey, durante su etapa como entrenador en la cantera del Paiosaco | aec

El Laracha empieza una nueva etapa. La decisión tomada por los jugadores y el cuerpo técnico del primer equipo de dejar el club debido a problemas económicos abre una nueva era en el Municipal. Una reestructuración que afrontará Roberto Lozano Rey como uno de los nombres clave. El entrenador se hará cargo de una plantilla que estará formada, en gran parte, por futbolistas de la casa que afronten su primer año sénior y por juveniles.

Roberto Lozano, Técnico Deportivo Superior de Nivel III con experiencia como instructor en la cantera de clubes como Paiosaco, Bergantiños, Baio, Luis Calvo Sanz, Coristanco y Cabana, y como entrenador de equipos sénior (Cerqueda, Independiente de Carballo y Alcaián), recaló en el Laracha medida la pasada campaña para ejercer de segundo de Héctor Pena. Sin embargo, los acontecimientos recientes le han abierto la puerta del banquillo del Laracha y no ha dudado en dar un paso al frente.

1 Agradecido al presidente y a Héctor

Las primeras palabras de Roberto Lozano son de agradecimiento hacia Juan José Fuentes Varela, presidente del Laracha, y Héctor Pena, el culpable de su llegada al club.

“Quiero agradecer la oportunidad que me da el presidente y también agradecer a Héctor, que me llamó las navidades pasadas para ver si podía ayudarle con el primer equipo. Gracias a él pude conocer la categoría y le deseó mucha suerte”, asegura Roberto.

2Sucesión de acontecimientos

El nuevo entrenador del primer equipo reconoce que la decisión tomada por la plantilla y el cuerpo técnico era “algo cantado” después de meses de reuniones con una directiva que desde el principio reconoció los problemas económicos.

“Si uno está en el mundo del fútbol sabe que en estas categorías ya se mueve algo de dinero y había jugadores veteranos que no iban a seguir. La directiva nos dejó claro que no iba a haber un duro para pagar los sueldos, así que era cuestión de tiempo”, apunta Roberto, que desvela cómo se sucedieron los acontecimientos hasta que recibió la propuesta para dirigir al primer equipo: “En verano me ofrecieron los juveniles y yo acepté pero puse una condición: quería seguir en contacto con la primera plantilla. Y así iba a ser. Iba a estar con los juveniles y Héctor contaba conmigo. Pero el presi ya se olía lo que iba a pasar y me comentó si quería coger el primer equipo. Me preguntó si me imponía y le dije que no, que para eso me había formado por si algún día me llegaba una oportunidad como esta. Es cierto que no le dije ni que sí ni que no pero al día siguiente vi el comunicado y dije ‘venga, para dentro’”.

3Configuración de la nueva plantilla

La configuración de la plantilla efectuada en tiempo récord por Héctor Pena durante el verano ya fue complicada, pero ahora el Laracha, con el posible comienzo del campeonato el próximo 29 de noviembre en el horizonte, afronta el más difícil todavía. El club rojiverde debe confeccionar a toda prisa un plantel que, según Roberto Lozano, estará formado por una mezcla de futbolistas reclutados anteriormente por Héctor que acepten quedarse sin cobrar, jugadores de la casa que afrontan su primer año sénior, algún fichaje, si es posible, y jugadores en edad juvenil para completar el bloque.

“Mi intención es hacer un grupo entre juveniles y mayores unificando los entrenamientos para no generar más gastos ni al club ni a mí, pero eso está en el aire. Es una propuesta que hay que hablar con el club. Lo único que sé es que yo voy a empezar a trabajar cuando me digan para hacer una pretemporada adecuada como si el Covid no existiese y la liga empezase en noviembre”, reconoce el míster del Laracha.

4Ilusionado ante la oportunidad recibida

Roberto Lozano también afirma que afronta este nuevo reto con ilusión porque considera que “es un salto muy significativo” en su carrera.

“Estuve entrenando en equipos de la Costa con buenos resultados pero siempre estuve vinculado más a la base. A nivel personal te sientes más realizado pero siempre deseé entrenar en una categoría superior. Así que lo afronto con ilusión y con ganas de ayudar a un club que no merece pasar por esto. Recuerdo cuando era pequeño, con 15 o 16 años, que hacer la pretemporada con el Laracha era soñar. Y hoy en día no es así”, destaca.

5 El objetivo del equipo es “competir”

El Laracha ya encaraba la nueva temporada en Preferente con desventaja por el hecho de configurar la plantilla en menos tiempo que sus rivales y ahora este problema se agrava. Sin embargo, Roberto Lozano tiene fe en el equipo.

“Vamos a inculcar un espíritu de competitividad y de no dar el brazo a torcer. La palabra es competir, competir en todos los aspectos. El objetivo es crear una base a medio plazo para tener un equipo en condiciones, sin hablar de categorías, basado en gente de aquí. Esta temporada va a ser difícil pero será cuestión de darse cuenta de que vamos a ser un equipo humilde. A partir de ahí tendremos que hacer unas cosas y otras no se podrán hacer”, concluye el nuevo entrenador del Laracha.

Comentarios