Lunes 18.03.2019

Al recién ascendido ya le toman en serio

El Montañeros encara el segundo tramo de campeonato en 2019 con motivos para ser optimista.

Kevin, el segundo jugador con más minutos del Montañeros, evita una entrada	| Patricia G. Fraga
Kevin, el segundo jugador con más minutos del Montañeros, evita una entrada | Patricia G. Fraga

El rendimiento de un equipo recién ascendido siempre es una incógnita, aunque haya gente que crea tener la clave. “Lo mejor es mantener el bloque”,  “que va, lo mejor es renovar el equipo con gente con experiencia en la categoría”, “hay que aprovechar al principio porque los rivales no te conocen”, “el equipo va a notar el aumento de ritmo”... Hay tópicos para aburrir pero lo único cierto es que cada club experimenta el salto entre una categoría y otra de una forma diferente. 

El Atlético Coruña Montañeros comenzó su aventura en Preferente Norte con las ideas claras pero sin obtener resultados. No obstante, esa cabezonería bien entendida le ha acabado dando beneficios. Comenzó la segunda vuelta en la mitad alta de la tabla y ahora encara el 2019 con motivos para ser optimista.

Al Montañeros le costó siete jornadas conseguir su primera victoria de la temporada. Fue ante el Estudiantil (1-2), colista de Preferente. Fue su único triunfo en los primeros diez partidos. Esos resultados normalmente hacen tambalear cualquier proyecto pero al club morado no le pudieron los nervios.

La directiva mantuvo su confianza en Pepe Mariño y el técnico continuó apostando por una idea de juego clara: fútbol combinativo. El Montañeros trata de llegar con el balón controlado desde atrás hasta posiciones de ataque y esa es una máxima inalterable. El cuadro de Mariño sufrió algún revés provocado por esta elección pero a día de hoy el balance es más que positivo.

En esto también tiene culpa la confección de la plantilla. El plantel del Montañeros es largo y variado. El técnico Pepe Mariño ha hecho jugar a 24 futbolistas diferentes en las 20 jornadas que se han disputado hasta el momento. Los cambios en el once son algo habitual en un Atlético Coruña que solamente cuenta con siete jugadores que hayan superado los 1.000 minutos sobre el césped (los defensas Charly, Pablo Vigo y Hugo Criado, los centrocampistas Kevin y Moure y los delanteros Javi Suso y Tosca).

En esta lista hay varios jugadores que recalaron en el Monta el pasado verano. Algo que conecta con otra de las claves del equipo coruñés: los fichajes y su experiencia previa. Siete de los refuerzos del club morado (Juan, Hugo Criado, Pablo Vigo, Raúl Añón, Currás, Moure y Herbert) ya habían competido con asiduidad en Preferente o en categorías superiores. Sin ir más lejos, Herbert cuenta con una amplia experiencia en Segunda División B.

Paciencia, ideas claras, plantilla larga y fichajes de relumbrón. Razones con las que se entiende mejor el despegue del Montañeros en el mes de noviembre. El equipo morado logró su segunda victoria del curso en la jornada 11 en el feudo del San Tirso (0-2) y a partir de ahí el puesto en la clasificación y la confianza subieron como la espuma.

Las victorias contra el Órdenes (2-0), el Negreira (4-1), el Agolada (2-3) y el Atlético Arteixo (2-0) y el empate frente al Foz (0-0) permitieron al Montañeros afrontar la competición con la calma que da verse fuera de los puestos de peligro. Ahora encara el 2019 con el objetivo de mantener la línea ascendente y no pasar apuros para lograr la salvación.

Comentarios