viernes 05.06.2020

Perdi: “Nuestro mayor error fue verlo demasiado lejos porque era en China”

La exfutbolista del Deportivo Abanca y del Victoria milita actualmente en el cuerpo técnico
de la selección china de fútbol playa y expresa su visión sobre la crisis del coronavirus Covid-19
La abulense Perdi | cedida
La abulense Perdi | cedida

María Gordo Perdiguero (28 de febrero de 1994, Ávila) es Perdi, exfutbolista, psicóloga y ayudante de Ramiro Amarelle en la selección china de fútbol playa. Conoció a la leyenda de la arena en el Imperátor después de jugar una temporada en el Deportivo Abanca y otra en el Victoria. La abulense atendió la llamada de este diario para hablar de la pandemia global, de su experiencia en China, del fútbol femenino y mucho más.

1. Coronavirus por partida doble

Perdi se encuentra confinada en el domicilio familiar de Ávila con sus padres, Mabel y Carlos, donde reside desde que dejó A Coruña en el verano de 2018: “De momento lo llevo bien, con paciencia, aunque con incertidumbre. Siempre me ha gustado estar en casa y me entretengo viendo partidos y leyendo”.

La exfutbolista ha vivido por partida doble la crisis del coronavirus Covid-19, que nació en el gigante asiático antes de llegar a Europa y el resto del mundo: “Lo que estamos viviendo nosotros ahora ya lo han pasado ellos. Desde que se cerró el país no podíamos viajar a China ni los jugadores se podían entrenar fuera de casa. Me dedico a hacer memorias, recopilar trabajos anteriores y mucho vídeo”, explica.

María mantiene el contacto con los futbolistas del combinado chino a través de una aplicación en la que escribe en inglés y le traduce al chino: “Allí, desde el momento que el problema les sobrepasó en una provincia, cerraron todo el país. Me han dicho que no entienden porque salimos de casa para hacer la compra u otras cosas, allí ni se lo plantean. Nuestro mayor error, el de los que mandan, fue verlo demasiado lejos porque era en China”, opina.

2. Consecuencias psicológicas

Graduada en Psicología y con un máster en Psicología Deportiva, la exjugadora del Depor Abanca y del Victoria advierte sobre las consecuencias, sobre todo a nivel mental: “Es una época en la que va a haber muchos altibajos. En la medida que el deportista sea capaz de tener una rutina, debe intentar llevar los mismos hábitos y mantenerse activo”.

Perdi aporta una serie de consejos para todas las personas y no solo los deportistas: “Tener un horario, vestirse, diferenciar las rutinas de lunes a viernes con las del sábado y el domingo… en definitiva, mantener un equilbrio. Leer, ver documentales y mantener la mente activa, no solamente estar tumbado viendo series, porque eso te desactiva mentalmente y hace falta impulsar nuestra creatividad”.

La abulense se muestra cauta y pide cuidar el mensaje, sobre todo para los más pequeños: “Esto va para largo. No creo que tengamos un verano normal. No puede ser que nos dejen salir y nos vayamos a Pachá, por ejemplo. Tampoco podemos saturarnos de noticias ni sabernos los datos de memoria, no nos va a ayudar. Hay que concienciarse y filtrar bien la información. Y, sobre todo, cuidar el mensaje: hay muchos niños en casa que están escuchando constantemente información sobre esto y no sabemos cuáles van a ser las consecuencias psicológicas”.

No sabes qué fue antes, si Ramiro o el fútbol playa, su filosofía de trabajo es diferente

3. La conexión con Ramiro Amarelle

María entró en el fútbol playa por una “casualidad absoluta”. Después de colgar las botas en el Victoria se enroló en el Imperátor y allí conoció a Ramiro Amarelle, el rey de la arena. “Me puse en contacto con el Imper a través de Elkin, responsable de la residencia del Deportivo. A Ramiro lo conocía de las finales que había visto por la tele y del Informe Robinson, poco más. Enseguida entendí que su filosofía de trabajo era diferente a lo demás que había en A Coruña”.

La exjugadora entró en el organigrama técnico del Imperátor con varias funciones, desde ayudar en las reuniones con los padres hasta la formación de entrenadores. “Me encontré una nueva familia en A Coruña y, por casualidad y por el trabajo que desarrollé en el club, Ramiro me propuso la idea de ir a China y probar. Si me lo dijo un lunes, una semana después ya estaba volando para allí. Al principio fue un poco locura, pero era una oportunidad que no podía rechazar”.

Amarelle es una leyenda del fútbol playa, dos veces subcampeón mundial con la selección española (2003, 2004) y también dos veces nombrado mejor jugador de la Copa del Mundo (2003, 2008), entre una veintena de trofeos individuales: “Lo notas en cuanto te mueves un poco por el mundillo: lo venera todo el mundo, no se sabe qué fue antes, si Ramiro o el fútbol playa. Y por los conocimientos y conceptos que tiene sobre este deporte. No he visto a nadie tan profesional. Estar con él es como hacer un máster en fútbol playa y también en fútbol”, le define.

4. El fútbol playa en el gigante asiático

Perdi desvela que el fútbol playa es un deporte “súper minoritario” en el gigante asiático y que para formar una selección cuentan con jugadores de Tercera o Cuarta división: “No son profesionales porque allí no hay una liga profesional de fútbol playa. En China los futbolistas ganan muchísimo dinero y tenemos que buscar en las categorías que nos podemos permitir. Normalmente nunca han pisado la arena y buscamos cualidades propias para ello, vemos muchos y distintos perfiles hasta que encontramos los adecuados e incluso alguno llega por casualidad”.

La abulense, que se encarga de la captación y el análisis, entre otras funciones y rememora varias situaciones surrealistas: “En China deben de jugar al fútbol playa los que pasan por la selección y pocos más, pero un día nos encontramos con un estadio de fútbol playa para 2000 personas en un hotel. Y es que allí se había disputado un Brasil-Suiza, pero nosotros no sabíamos nada. Son cosas que no se pueden explicar”, revela.

“En otra ocasión nos encontramos con una instalación de 33 campos de fútbol a dos horas de una ciudad y en medio de la nada”, recuerda María, que considera clave la formación desde la base: “Hemos visitado muchos colegios que tienen instalación de fútbol playa, pero los niños no juegan. Eso es lo que intentamos cambiar. Que pisen la arena aunque sea una vez a la semana para familiarizarse con el medio”.

5. En China, como en otro planeta

La exfutbolista reconoce que en China se siente como en “otro planeta” y que las diferencias con la cultura europea son abismales: “Hay de todo porque es muy grande, pero nosotros hemos conocido una China muy alejada del circuito turístico, que no tiene nada que ver con lo que te cuentan. Cualquier tópico se me cayó al primer día. Y para los extranjeros es complicado: nos llegaron a bajar de un taxi y a dejarnos fuera de un hotel que no admite extranjeros”.

La magnitud y las proporciones del gigante asiático también le han asombrado: “He estado en una ciudad de diez millones de habitantes que antes desconocía y solo faltaba que los habitantes se moviesen en naves espaciales. También en pueblos ‘pequeños’ de 200000 o 300000 habitantes, pero muy rústico, con las cabras por la carretera… eso sí, su centro comercial enorme y todo tipo de infraestructuras. Todo a lo grande. ¿Comunismo? Me río yo del comunismo, es el capitalismo más salvaje”, indica.

En el Depor hay piezas que mejoran al resto: María Méndez, Iris, Teresa, Peke y Athenea

6. Su pasado en el Depor y en el Victoria

Perdi formó parte de la primera plantilla del Deportivo femenino en la temporada 2016/17: “Fue una etapa de muchísimo aprendizaje. Estoy muy orgullosa de haber formado parte del inicio del proyecto. Como todos los inicios, fue complicado, por la incertidumbre y porque había que juntar un montón de piezas”.

Pese a tener 22 años en aquel momento, era una de las más veteranas en la plantilla: “Era la primera vez que era de las mayores en el vestuario y eso me ayudó mucho. Por suerte guardo muy buena relación con todas mis compañeras y con Tere y las niñas, de manera más especial. Ahora las veo mayores, sin esos miedos o inseguridades que tenían”, rememora.

Del Depor pasó al Victoria, donde militó una temporada más en Segunda División (ahora Primera Nacional): “Me dio la oportunidad de poder jugar y competir en una categoría que ya conocía, pero con las ventajas y el esfuerzo del club: que nos pagaba el piso, primas, recursos… algo que no es tan fácil de encontrar fuera de Galicia”, agradece.

7. La inesperada explosión blanquiazul en Primera

La exjugadora se muestra asombrada por el buen rendimiento del Depor Abanca en su temporada de debut en la máxima categoría: “Para nada me lo esperaba. Han encontrado su hueco, su estilo y de ahí solo les queda seguir creciendo. Me gusten más o menos algunas cosas, creo que es una sorpresa y una alegría. Han demostrado que se puede llegar ahí sin una inversión enorme en cosas extrañas”.
María analiza a grandes rasgos las claves del equipo blanquiazul: “Hay mucho que analizar, pero no creo que hayan llegado ahí por cosas entrenables. Es el vestuario se llevan todas muy bien y eso se nota en las sinergias. Y hay piezas puntuales que mejoran al resto: María Méndez, Iris, Teresa, Peke y Athenea forman la columna vertebral”.

8. Un futuro en los banquillos 

Fruto de su etapa en A Coruña, con el Depor y con el Victoria, Perdi decidió que su futuro va encaminado hacia los banquillos. Con el Nivel 1 de entrenadora de fútbol y fútbol sala, dirige al AvilaSala de Regional y su intención es ampliar conocimientos para cumplir un sueño: “Entrenar de manera profesional en Primera División”.

¿Por qué hay tan pocas entrenadoras en el fútbol? “Es la segunda parte de la película del fútbol femenino. Yo en ningún momento me había planteado entrenar, ni siquiera cuando me lo dijo Manu (Sánchez, entrenador del Deportivo): ‘Aún te queda mucho por jugar, pero tú sitio está en los banquillos’. Creo que gracias a María (Pry, entrenadora del Levante) e Irene (Ferreras, exentrenadora de Rayo y Valencia), a la que admiro mucho, podemos soñar con llegar ahí”, responde la abulense.

Mientras sueña, trabaja en la pista y en la arena para llegar algún día a los campos de fútbol.

Comentarios