Martes 19.03.2019
Preferente Norte

Margen de mejora en 2019

El Atlético Arteixo encara el segundo tramo de competición con la necesidad dejar atrás los problemas de lesiones y sanciones y mejorar su rendimiento para alejarse de la parte baja de la tabla

Jose, portero del Arteixo, trata de despejar un disparo de la Sarriana en Ponte dos Brozos  | Pedro Puig
Jose, portero del Arteixo, trata de despejar un disparo de la Sarriana en Ponte dos Brozos | Pedro Puig

Las expectativas pueden fastidiar cualquier experiencia. Da igual lo buena o mala que sea la película en cuestión, o el restaurante, o el viaje, o la persona... Da igual. Las creencias previas de cada uno van a adulterar el juicio posterior. Y esto también le sucede en el fútbol a los jugadores, a los entrenadores y a los equipos.

Quizá al Atlético Arteixo le ha sucedido algo así en los últimos años. El equipo rojiblanco, uno de los más asentados en Preferente Norte, luchó por el ascenso a Tercera División en las temporadas 2014/15 y 2015/16 y parece que tiene que seguir portando la etiqueta de eterno aspirante. Sin embargo, han cambiado muchas cosas en el equipo y en la categoría como para seguir valorándolo igual que hace años.

En lo que va de la presente temporada el Atlético Arteixo ha mostrado motivos para ser optimista pero también ha sufrido reveses, sobre todo en relación a la escasez de efectivos, que le han frenado en su progresión.

Ahora mismo ocupa la décima posición y encara el 2019 con el objetivo de poner tierra de por medio con la zona de los temidos arrastres, que ahora tiene demasiado cerca, y acercarse a los puestos nobles de la tabla.

El pasado verano la directiva apostó por la continuidad de Mauro García en el banquillo y decidió reforzar principalmente la parcela defensiva, una línea que había sufrido en los últimos años. Llegaron Josito, Sergio y Rebollo, jugadores con experiencia en categorías superiores, para apuntalar la zaga. Pero el problema de efectivos volvió a aparecer. Y no solo en la defensa.

Por motivos físicos o laborales jugadores importantes como Chechu, Javucho, Rebollo o Dani Bea no pudieron participar todo lo que habrían querido en el primer tramo de temporada. Además, el Arteixo ha sufrido hasta el momento cinco expulsiones, un número demasiado elevado que ha aumentado los quebraderos de cabeza de Mauro García. 

Dos versiones
Aun así el Arteixo comenzó el campeonato siendo sólido en Ponte dos Brozos. Tres victorias consecutivas en su feudo que pronto reflejaron la diferencia de rendimiento entre los partidos como local y los encuentros como visitante. Esos tres triunfos en casa se alternaron con derrotas a domicilio. Después el cuadro rojiblanco atravesó un periodo con multitud de empates que frenaron su progresión, mientras que en el pasado mes de diciembre volvió a mostrar sus dos caras (dos victorias contundentes en casa ante Estudiantil y Sofán y dos duras derrotas en Viveiro y Boimorto).

Ahora la directiva está peinando el mercado para reforzar la parcela atacante. La salida de Denis, el jugador con más minutos de los rojiblancos, al Racing Villalbés ha dejado la delantera con solo dos futbolistas específicos: Nano y Dani Bea. El primero es un extremo que también puede actuar como punta de lanza y el segundo se ha pasado en el dique seco el primer tramo de temporada. 

La repartición de minutos también refleja la necesidad de ampliar la plantilla. Hasta doce jugadores han superado ya los 1.000 minutos, mientras que otros jugadores cuentan con una participación testimonial.

El portero Jose; los defensas Josito, David Castro, Isi y Sergio; los centrocampistas Santi, Rubén, Dapo, Sergito y Ayaso; y los delanteros Denis y Nano son los futbolistas que han pasado de los 1.000 minutos. La salida de Denis deja un once tipo que representa al Arteixo en el primer tramo de temporada. ¿Cambiará la historia en la segunda mitad de la campaña en el 2019?

Comentarios