viernes 22.11.2019

Manu Sánchez (I): “Este equipo es como un buen plato de pulpo á feira”

El entrenador del Deportivo Abanca asume con naturalidad la primera derrota de
la temporada y el gran momento que atraviesa su equipo, debutante en Primera Iberdrola
El técnico coruñés, en las instalaciones de la Ciudad Deportiva de Abegondo | quintana
El técnico coruñés, en las instalaciones de la Ciudad Deportiva de Abegondo | quintana

Manuel Sánchez García (29 de octubre de 1978, A Coruña) es el entrenador en el equipo de moda, un hombre feliz, tanto que hora y media hablando de fútbol con él se pasa volando. Arquitecto del Deportivo Abanca, vive el mejor momento de su carrera como técnico y eso se nota. Pletórico, le brillan los ojos y sonríe, pero insiste en que el objetivo de su equipo no es otro que la permanencia. Se pone serio y se moja cuando le toca hablar de la actualidad más candente del fútbol femenino. Transparente y deportivista, así es Manu.

¿Cómo está el vestuario después de la primera derrota?
Es un golpe de realidad, pero nos ha sentado bien y ha reforzado nuestros conceptos. Después del partido creía necesario reunir a las jugadoras en el vestuario y mirarnos a los ojos porque sabía que esta iba a ser una semana atípica, sin competición y con ocho jugadoras en las selecciones. Me llamó la atención que estaban convencidas y contentas con lo que habían hecho.

¿Cambiarías el planteamiento de partido?
Lo volvería a repetir. Era un partido en el que teníamos muchas probabilidades de no ganar y lo que marcó la diferencia fue nuestra propuesta: tratar de quitarle el balón al Atlético y tenerlo para generar juego de ataque. Está en nuestros genes, es nuestra esencia. Era un día para ser valientes, fuimos capaces de desarrollar nuestra idea en el campo del campeón y uno de los ocho mejores equipos de Europa. Es para estar contentas.

Los goles del Atlético llegaron en errores individuales, ¿alguna jugadora no estuvo a la altura del rival y del escenario?
Creo que estuvimos bien como bloque, pero alguna jugadora no estuvo al nivel de las siete jornadas anteriores y eso se notó. Que los goles llegasen en errores propios y no en situaciones en la que nos superó el rival es importante.

Con 3-0 al descanso el equipo mostró personalidad y tuteó al campeón en una segunda parte mucho más igualada.
En eso tenemos que incidir y por eso estamos orgullosas. Con 3-0 al descanso cualquiera se hubiese encerrado para no recibir más goles. Sacamos muchas más cosas positivas que negativas: nadie les había marcado un gol en su campo todavía y les quitamos el balón. Me hubiese gustado ver el porcentaje de posesión.

¿Cambia algo después de 588 días sin perder?
La derrota nos humaniza, como decía Arsenio. Nos acerca a lo terrenal porque estábamos en las nubes, pero no es un punto de inflexión negativo ni cambia lo que habíamos conseguido.

La derrota nos humaniza, como decía Arsenio. Nos acerca a lo terrenal porque estábamos en las nubes

Seis victorias, un empate y una derrota, ¿te lo esperabas?
No se lo imaginaba nadie y estamos superando con creces las expectativas para conseguir nuestro objetivo.

¿El objetivo sigue siendo la permanencia?
No hay duda, aunque estamos en la situación ideal para conseguirlo cuanto antes. Los pájaros en la cabeza son muy peligrosos, el fútbol femenino todavía es muy inestable en sus resultados y puede pasar cualquier cosa. El Espanyol, por ejemplo, llegó la pasada temporada con dos puntos a la jornada 9 y se acabó salvando a dos fechas para el final. Esta campaña, proyectos como el del Valencia, el Levante o el Betis, con grandes presupuestos y jugadoras de renombre, no han encontrado la regularidad.

¿Cuáles son las claves de este Deportivo?
Son muy sencillas, no tenemos ningún secreto y las puertas de Abegondo están abiertas para el que lo quiera comprobar. Este equipo es como un buen plato de pulpo á feira, simple y que le gusta a todo el mundo: va sobre una base de madera, que en nuestro caso es el trabajo, y por encima se pone un producto de calidad, el pulpo, que es el talento de nuestras jugadoras. Lo que nosotros tenemos que hacer es generar el mejor escenario posible para que ese talento se pueda desarrollar. Y eso pasa por darles libertad a las jugadoras para que expresen su creatividad.

Ya lo comparan con el mítico Superdepor.
Es un halago. Arsenio era un entrenador de la casa y yo también lo soy; en la plantilla había un grupo de jugadores de aquí y allá, como en nuestro caso con chicas que llegan de otros proyectos en los que no tenían tanta importancia, y practicamos también un fútbol atractivo, salvando una enorme distancia... supongo que nos parecemos (sonríe).

Tu equipo destaca por su atrevimiento y valentía, incluso por un punto de inconsciencia.
Si no existiera esa inconsciencia que tú dices los equipos humildes nunca llegarían a hacer grandes cosas en el fútbol. Nosotros intentamos fomentar el atrevimiento y la valentía que nos liberan del lastre o las dudas que podríamos tener como recién ascendido. 

Es un grupo muy joven, pero a la vez maduro, ¿cuándo se produjo ese cambio de chip?
Es algo que hemos ido viviendo poco a poco y ese punto de madurez nació el 25 de marzo del 2018 con la derrota ante el Oviedo. Recuerdo una frase de Pablo García (miembro del departamento de ‘Scouting’) al terminar aquel partido: “No hay ninguna pastilla que te dé la experiencia, hay que vivir los días como hoy”. Fue un día muy duro, pero que nos ayudó muchísimo.

Sin esta inconsciencia, el atrevimiento y la valentía los equipos humildes nunca llegarían a hacer grandes cosas

Resume la trayectoria entre las dos últimas derrotas.
Es muy difícil (resopla). Ya en aquella temporada conseguimos inculcarles a las chicas la mentalidad ganadora del Depor, el aura de este escudo, uno de los nueve campeones de Liga en la historia, aunque no en femenino. Y es algo que acaban captando. Este es un proyecto humilde, pero con muchísima ilusión, desde las jugadoras hasta la afición, pasando por la directiva y los trabajadores del club.

¿Cómo lleváis la exposición mediática?
Personalmente lo asumo con tranquilidad porque soy una persona muy natural y a mí me ha llegado ya con 41 años y muchas vueltas en el fútbol. En el caso de las futbolistas intentamos que también sea así, pero sabemos que la mayoría son muy jóvenes y todavía les impone.

En ocho partidos hasta nueve jugadoras superan ya los 600 minutos, ¿fatiga?
Ha surgido así y nunca me había pasado. Siempre he utilizado mucho los cambios y soy de repartir lo minutos, pero el equipo tipo está funcionando tan bien que le doy muchas vueltas antes de tocar algo. No creo que sea una tónica para toda la temporada. Es difícil que las mismas jugadoras aguanten con esta carga de minutos.

¿Cómo lo gestionas con las suplentes?
Este año es más fácil. En los anteriores queríamos tener a las jugadoras contentas, la competición era más amateur y lo permitía por la superioridad del equipo. Esta temporada es mucho más profesional y exigente. Las que se quedan en el banquillo tienen que igualar o superar el nivel de las titulares. Es un toque de atención que tienen que entender.

¿Cuándo surgió el 1-4-4-2 en rombo?
El año pasado lo probamos en cinco partidos de entrenamiento contra el Cadete masculino del Depor y lo estrenamos en El Requexón (duelo clave por el título de Segunda que el equipo coruñés ganó en Oviedo). Llegó en un momento de la temporada en el que habíamos recuperado a Maya y Alba Merino. Tenía que encontrar un sistema donde pudiera meter a todas esas jugadoras en el once y la única forma que encontré para acoplarlas fue renunciando a los extremos. Salió muy bien, ellas lo entendieron y les gustó. En otro partido, más adelante, cambiamos el dibujo y ellas mismas expresaron que se encontraban más cómodas con el rombo.

¿Qué os aporta?
Es un esquema que se ajusta bastante al perfil de jugadoras que tenemos y que nos abre muchas más posibilidades para la salida de balón.

Las jugadoras que se quedan en el banquillo tienen que igualar o superar el nivel de las titulares, es un toque de atención

¿Cuál es la importancia de las carrileras?
Para equilibrar bien este sistema y no perder capacidades ofensivas y defensivas, tanto por dentro como por fuera, necesitamos que las laterales sean carrileras. No podemos permitirnos tener a  laterales más defensivas o el equipo perdería amplitud. Y eso lo hemos encontrado con dos perfiles idóneos para esa manera de jugar: Cris y Nuria.

Otro rasgo característico de tu equipo es la presión alta.
No entiendo el fútbol de otra forma y me sangran los ojos cuando veo por la tele a tantos equipos que esperan en su campo. Cuanto más cerca de la portería rival recuperemos el balón, menos metros tenemos que recorrer para generar ocasiones, es una ley física. Creo que también favorece a nuestras interiores, Alba y Teresa, que no son futbolistas de potencia y velocidad para grandes distancias.

¿No crees que es un planteamiento arriesgado?
Es un modelo de juego que nos expone ante el rival, pero con el que hacemos mucho daño. Asumimos que nos pueden hacer situaciones de gol, pero nosotras intentamos marcar más goles que el rival. Esa es la esencia del fútbol, al fin y al cabo. El partido de Sevilla contra el Betis es el gran reflejo de eso. No creo que se vuelva a repetir la estadística de tres partidos seguidos sin encajar como pasó contra el Athletic, el Rayo y el Huelva.

¿Cómo valoras la respuesta de la afición?
Creo que conseguimos enganchar a la afición desde el último partido contra el Oviedo la temporada pasada, en el que hubo un gran lleno, antes del ‘playoff’. Y quiero destacar al equipo Genuine, que lo vive de una manera bestial y contagia al resto de los aficionados. Me enorgullece también que vengan a vernos grandes entrenadores gallegos. Y no solo porque sean amigos míos, sino porque quieren ver lo que hacemos y vivir el ambiente que se genera en el campo.

La afición ya reconoce a las jugadoras por su nombre.
Eso es importantísimo y quiere decir que se sienten identificados con ellas por cómo pelean y disputan cada partido hasta el final. Es importante también entender lo que quiere la afición y aquí gusta el buen trato de balón. Creo que por eso hemos llegado a este punto de conexión. 

Abegondo se queda pequeño, ¿para cuándo un partido en Riazor?
Es un tema delicado y hay que buscar un buen momento para el club. Por desgracia hay gente que nos compara con el equipo masculino y utiliza nuestro buen momento en su contra. No nos hace ninguna gracia porque son nuestros compañeros y, en ese sentido, sería precioso que puedan vivir nuestro debut en Riazor en un partido de Primera. Es complicado, pero sería el mejor escenario para que el estadio presente una gran entrada y que sirva de ejemplo como ya lo es Abegondo.

¿Qué le dirías a José María García y a la gente que opina como él?
Sus declaraciones no ayudan en nada al fútbol femenino. Creo que se equivoca totalmente y los que piensan como él son ignorantes del fútbol. No concibo las comparaciones entre masculino y femenino en ningún deporte. El hombre y la mujer tienen capacidades y condiciones diferentes.

Comentarios