domingo 29.03.2020

Laracha y San Tirso se quedan a medio camino

LARACHA 1 - 1 SAN TIRSO
 

El equipo de O Monte se puso por delante pero desperdició la oportunidad de ganar a un conjunto local que, a pesar de reaccionar, sumó un punto que le sirve de poco

Manu Ramos (i), delantero del San Tirso, zancadillea a André Poses, extremo del Laracha | raúl lópez
Manu Ramos (i), delantero del San Tirso, zancadillea a André Poses, extremo del Laracha | raúl lópez

Laracha y San Tirso firmaron tablas en el Municipal y se quedaron con la sensación de haber desperdiciado una buena oportunidad de sumar los tres puntos. El equipo visitante malgastó su ventaja en el marcador y el conjunto rojiverde, a pesar de la reacción, se tuvo que conformar con un punto que le sirve de más bien poco.  

Todo esto en un encuentro que no pasará a la historia por su vistosidad y brillantez. Los dos equipos optaron por evitar riesgos innecesarios y se saltaron el centro del campo en su juego. Fútbol directo y velocidad tras robo. Así llegaron las mejores ocasiones de un primer tiempo que contó con un Laracha más asentado en campo contrario. Aunque la oportunidad más clara fue para el San Tirso.

La protagonizó Manu Ramos. Un balón largo a la espalda de la defensa lo cazó Dani Xelo y se lo cedió a su compañero de ataque en el 1-4-4-2 presentado por Claudio Corbillón. Manu, con todo a favor, controló mal el balón con el pie derecho y eso le obligó a chutar con la zurda, su pierna no dominante. El tiro, flojo y centrado, lo despejó Pablo con el pecho.

Por su parte, el Laracha llegó al área rival en más ocasiones pero sin tanta claridad. La velocidad de Héctor fue uno de los principales peligros de los rojiverdes. El zurdo estuvo a punto de marcar en el minuto 29 en un mano a mano ante Diego. El portero estuvo atento y salió fuera del área para cortar la contra pero no fue capaz de acabar con el ataque. Héctor recuperó el balón en una posición ladeada y, sin Diego en la portería, realizó un tiro lejano que besó al red lateral.

André Poses, que partió desde la banda izquierda en el 1-4-2-3-1 de Héctor Pena, también dispuso de alguna oportunidad pero su primer disparo del encuentro fue bloqueado y el segundo, con la zurda, se fue desviado.

Así se llegó al descanso tras 45 minutos de jugadas interrumpidas por imprecisiones y por la influencia del fuerte viento que condicionó el duelo.

André Poses lo volvió a intentar a la vuelta de los vestuarios, pero su potente chut con la diestra lo envió Diego a córner con una gran estirada.

A pesar del aviso del jugador local, el panorama no cambió en la segunda mitad. El balón tocó menos el suelo que en un partido de voleibol. Los dos equipos se empeñaron en buscar sin cesar el pase definitivo a la espalda de la defensa y los minutos pasaban en un ir y venir del esférico por el aire.

Balón parado

Hasta que, como suele pasar en este tipo de partidos, una acción a balón parado desequilibró la balanza. Álvaro Rey botó una falta lateral a media altura entre el portero y la defensa. Dapo quiso despejar el cuero pero llegó forzado y solo consiguió rozarlo. ¿La consecuencia? Balón al palo y a la red. Gol en propia puerta y mazazo para un Laracha necesitado de oxígeno.

Con el 0-1, Claudio Corbillón metió en el campo altura (Máquez) y velocidad (Álex Carballo) con la intención de protegerse y a la vez ganar verticalidad para buscar la sentencia en un contraataque.

Reacción local

Por su parte, Héctor Pena hizo debutar a Bam Bam en lugar de un desconectado Iago Garrido para agitar el ataque rojiverde. Lo consiguió. El Laracha comenzó a dar pasos hacia el área rival y, como era de esperar, dejó cada vez menos efectivos en la defensa. Pero la apuesta le salió bien. Toni Insua cazó un balón en el área tras un córner, lo bajó con el pecho y fusiló a Diego. 1-1 y esperanza para un Laracha al que no le valía el empate.

 Sin embargo, los últimos minutos transcurrieron entre prisas y acciones a balón parado que acabaron en nada. El Laracha se quedó una vez más sin una victoria que le habría dado vida y el San Tirso sumó un punto que le mantiene en tierra de nadie.

Comentarios