sábado 24.08.2019

¿La liga más débil?

Nunca antes un equipo del grupo Noroeste de Segunda División ha  logrado el ascenso a Primera desde que existe el formato de eliminatorias

Las jugadoras de El Olivo vigués celebran el primer ascenso de un equipo gallego a la máxima categoría, en 2011 | ATLÁNTICO DIARIO
Las jugadoras de El Olivo vigués celebran el primer ascenso de un equipo gallego a la máxima categoría, en 2011 | ATLÁNTICO DIARIO

Solo son números, pero no son esperanzadores para el Deportivo Abanca. La fase de ascenso a Primera División no ha sonreído históricamente al grupo Noroeste, el 1 desde que existe la Segunda División como tal y el 2 en la época que se llamaba Primera Nacional. 


Solo cuatro representantes han logrado subir a la máxima categoría en las últimas 17 temporadas, desde que se instauró la extinta Superliga a grupo único, ahora Liga Iberdrola. Y nunca antes un equipo del grupo Noroeste ha conseguido el ascenso a Primera desde que existe el formato de eliminatorias.


El Olivo vigués, en 2011, el Reocín de Santander. en 2010, el Oviedo, en 2009, y el Gijón, en 2005, dieron el salto a través del formato de liguilla. Son los cuatro precedentes con éxito de una liga que está entre las más débiles de la categoría de plata en la fase de ascenso los últimos años.

Y es que el propio Oviedo y El Olivo, dominadores en el Noroeste hasta la irrupción del Depor, han caído eliminados en la liguilla o el ‘playoff’ en cuatro y cinco ocasiones, respectivamente.

Doble campeón de liga en las dos primeras temporadas del proyecto blanquiazul, en 2017 y en 2018, el Oviedo ni siquiera pasó de la primera ronda por el ascenso. El año pasado cayó ante el modesto Logroño por 2-0 en el partido de ida y ganó 1-0 en la vuelta. El equipo riojano acabó ascendiendo a Liga Iberdrola. En 2017, el conjunto ‘carbayón’ no pasó del empate ante el Femarguín en su campo 1-1 y desfalleció en Canarias ante el calor y salió goleado por 5-0.
Precisamente el Femarguín puede ser uno de los rivales del Depor en la segunda y decisiva eliminatoria por el ascenso si pasa la primera contra el Alhama de Murcia.

También ante el Femarguín perdió el Oviedo en 2012 por 2-1, cuando la fase se disputó a partido único. Un año después, el equipo asturiano alcanzó la final tras eliminar al Albacete (1-1 en la ida, 2-0 en la vuelta en casa), pero no pudo con el Granada (0-0 en Oviedo y 1-0 en tierras andaluzas).


Ese mismo año sufrió El Olivo la primera de las cuatro eliminaciones consecutivas en la fase de ascenso. El equipo vigués cedió contra el Girona (4-0 en Cataluña y 0-3 en casa), precisamente el rival al que derrotó en 2011 en la liguilla, el año del histórico salto a la máxima categoría, el primero y único, hasta el momento, de un equipo gallego.

El Olivo repitió en 2014 y no pudo con el Granadilla canario (cedió en casa por 0-2 y fuera por idéntico resultado, 2-0). Más cerca estuvo en 2015, cuando eliminó al Femarguín en la primera ronda (perdió 2-1 en las Islas y ganó 1-0 en Vigo), pero cayendo en la final ante el Oiartzun vasco con el mismo resultado en los dos partidos (2-1, primero fuera). En 2016 jugó El Olivo su último ‘playoff’ contra el Seagull y tampoco fue exitoso (1-0 en la ida, 1-1 en la vuelta como local).


Los precedentes no acompañan al Depor Abanca, pero solo son números. Y las estadísticas están para romperlas. O eso dicen.

Comentarios