jueves 19.09.2019

Jornada final de infarto

El San Tirso necesita escalar un puesto en la jornada final para salvarse sin ayuda, mientras que el Órdenes precisa una carambola casi imposible para no descender

Los jugadores del San Tirso saludan a la grada en un partido de la primera vuelta en A Grela 1 ante el Montañeros  | Pedro Puig
Los jugadores del San Tirso saludan a la grada en un partido de la primera vuelta en A Grela 1 ante el Montañeros | Pedro Puig

El Celta B lo ha complicado todo. La caída del filial celeste a la plaza de promoción de permanencia en Segunda B le ha dificultado la permanencia a varios equipos gallegos en sus respectivas categorías. En  Preferente todavía hay cosas en el aire a falta de una jornada para el final del campeonato.

El San Tirso afronta este último duelo con la necesidad de escalar un puesto para lograr la salvación sin tener que esperar a lo que haga el Celta B en el ‘playout’, mientras que el Órdenes, descendido por los arrastres, aún cuenta con un mínimo de esperanza si logra subir una posición en la tabla.

El caso del San Tirso es más sencillo. En su último partido ante el Dubra buscará la victoria para tratar de adelantar en la tabla a Puebla o Foz. Si lo consigue, está salvado. ¿Pero qué pasa si se queda en la décimo cuarta plaza? Si el Celta B gana el ‘playout’ también estaría salvado. Pero si el filial vigués pierde o el San Tirso acaba baja del décimo cuarto puesto, ya tendría que esperar ayuda de los equipos gallegos de Tercera que buscan el ascenso. 

Mínimas opciones
El Órdenes lo tiene mucho más complicado. Necesita subir un puesto sí o sí en la última jornada para seguir con opciones de salvación. Después de eso precisaría que se cumpliesen una retahíla de condiciones. Si el Celta B gana el ‘playout’, le salvarían tres ascensos a Segunda B y que la promoción de terceros en Preferente la gane el equipo del grupo Norte. Y si el filial vigués cae, solo le salvarían cuatro ascensos a Segunda B y el triunfo del equipo del grupo Norte en la promoción. Una carambola casi imposible. Pero mientras hay vida, hay esperanza.

Comentarios