miércoles 17.07.2019

El Racing gana con un empate

El equipo de Emilio Larraz, rácano en As Eiroas, mantiene el liderato y se adjudica el golaveraje particular con el Bergantiños, que no sufrió en defensa pero notó la ausencia de Rivera en punta

Jorge Cano, en pugna con Villarejo, lateral izquierdo del Racing, disfrutó de las mejores ocasiones del Bergantiños  | raúl lópez
Jorge Cano, en pugna con Villarejo, lateral izquierdo del Racing, disfrutó de las mejores ocasiones del Bergantiños | raúl lópez

Puede que jugando a empatar el Racing sea el mejor equipo del grupo 1 de Tercera División. Lo demostró ayer en As Eiroas. El conjunto de Emilio Larraz no quiso más que el 0-0 y lo consiguió.

El Bergantiños, que necesitaba la victoria para recuperar el liderato y evitar que el Compostela le empatase a puntos, ofreció un poco más, pero solo tuvo ocasiones Cano, que se encontró con un Chema muy acertado. La baja de Rubén Rivera, sancionado por una expulsión en los últimos minutos del anterior partido en Ribadumia, se notó mucho en una línea ofensiva en la que Ekedi fue titular y apenas remató a puerta.

Como suele decirse, “a estas alturas de la temporada ya nos conocemos todos perfectamente”, y ni Miguel Figueira ni Emilio Larraz jugaron a la sorpresa con sus onces iniciales. Teniendo en cuenta la entidad del rival y que juega con dos delanteros, el Bergantiños salió con tres centrocampistas de trabajo en el centro del campo –Toni, Baleato y Granada– y con tres delanteros. Ante la baja de Rubén Rivera por sanción, Miguel tenía para elegir tres futbolistas entre cinco: Álex Diéguez, que marcó en el anterior partido contra el Ribadumia, Cañi, indiscutible en la primera vuelta y no tanto en la segunda, Jorge Sáez, que también se perdió alguna titularidad últimamente, Jorge Cano, un fijo tanto en punta como en banda y Ekedi, exfutbolista de Racing y delantero centro que ha jugado mucho menos de lo que se esperaba. El míster del Bergan apostó por los tres últimos con Cano ligeramente escorado a la derecha, Sáez a la izquierda y Ekedi, ante su gran oportunidad para reivindicarse, en punta. 

Las numerosas bajas en el centro del campo del Racing dejaron a Larraz sin mucha capacidad de maniobra. El doble pivote lo formaron un jugador sano –Pau Bosch– y otro medio sano –Joel López–, que estuvo toda la semana entre algodones para poder estar ‘ok’ en As Eiroas. Los otros nueve futbolistas fueron los habituales, quizá con la llamativa continuidad (algo que se esperaba) de Chema Leobalde en la portería dejando a Diego Rivas en el banquillo. Jugó la línea defensiva de toda la temporada, la pareja de delanteros de casi toda la temporada, Armental en la derecha y Pablo Rey en la izquierda.

Tal vez el Racing pensó en el primer tiempo: “el Bergan está por debajo en la clasificación, hemos ganado en la primera vuelta (2-0) y no tenemos por qué arriesgar”. Durante prácticamente toda la primera parte, el equipo de Emilio Larraz optó por juntar líneas y dejar a la pareja de delanteros (Juan Antonio y Joselu) a la altura de la línea del medio del campo por lo que tanto Diego Fernández como Marcos Rodríguez, los centrales del equipo carballés ayer, pudieron salir con la pelota sin ningún tipo de problema. En contadas ocasiones y provocadas por las indicaciones del míster desde el banquillo, el conjunto verde adelantó las líneas para presionar más alto, aunque sin demasiada convicción y sin ningún robo en campo contrario.

El peligro fue de Cano
Jorge Cano, que en la primera parte disfrutó de dos buenas ocasiones para poner por delante a su equipo, volvió a ser el hombre peligroso del partido en el segundo período, pero de nuevo le faltó de puntería. En el minuto 15, en una falta lateral ejecutada por Aarón que terminó con un pase atrás a la altura del borde del área pequeña, el ’7’ del cuadro carballés remató a bocajarro con el interior de la derecha y Chema se lució con una gran intervención de reflejos. En el 25, una volea con la zurda del propio Cano que se dirigía hacia la portería, fue desviada por Garrido en última instancia. Ya en el segundo acto, en el 64, el exdelantero de Montañeros, Fabril, Cerceda y Boiro, le ganó la espalda a Villarejo, se metió en el área y su remate, forzado, fue directamente al cuerpo del guardameta del Racing.

A falta de veinte para el final, Miguel realizó el único cambio con el que intentar darle una vuelta al partido: salió Ekedi, que trabajó, no jugó mal de espaldas pero apenas tuvo protagonismo en el área, y entró Cañi. El recién incorporado pasó a la derecha y Cano jugó como delantero centro. Ya cerca del final, en el 87, Diéguez entró por Sáez, pero no pasó absolutamente nada salvo un nuevo desliz de Villarejo que terminó en una falta lateral sin peligro para Chema.

Comentarios