Lunes 17.12.2018

Cuando los cambios funcionan

FABRIL  4 - 3 CASTILLA

Uxío, Iago Novo y Guillermo May le dieron otro aire al Fabril, que perdía por 1-3 a falta de quince minutos para el final y que acabó remontando el partido de forma épica ante el Castilla.

 

Víctor García, el único futbolista del once inicial del Fabril que juga en Tercera División la pasada temporada, fue el héroe de su equipo. Marcó ante el Castilla el primero y el último de su equipo, esos de los que suelen presumir los madridistas, en una jugada a balón parado y en el añadido de la segunda parte. El partido se puso muy cuesta arriba para el Depor B con el 1-3 en el minuto 56, pero Pellicer acertó con los cambios –Uxío, Iago Novo y Guillermo May– y el filial del Depor fue capaz de marcar tres goles en menos de quince minutos.

Decía Sergio Pellicer que uno de los grandes puntos débiles de su equipo es el balón parado defensivo. Y no se equivoca. Contra el Pontevedra le hizo perder dos puntos después de llegar al descanso con una ventaja de 0-2 y ayer provocó que el Castilla tomase ventaja en el marcador. El filial del Real Madrid siempre sitúa a dos futbolistas cerca del balón y en uno de los primeros saques de esquina, desde el perfil derecho del Fabril, Seoane sacó en corto para Fidalgo, que estaba abierto, con más ángulo. El equipo blanquiazul tardó en defender el dos contra uno, Gandoy llegó tarde y Fidalgo puso la pelota en el segundo palo, cerca de la frontal del área pequeña. Manu Hernando se elevó y cabeceó picado, imposible para Pedro López. 

La insistencia no es sinónimo de éxito, ni siquiera del trabajo bien realizado, pero en el caso de Víctor García significó el premio en forma de gol. Lo intentó primero de volea (min.8) tras un centro pasado de Lucas desde la izquierda, pero su remate salió muy desviado. Después lo buscó con una llegada por la derecha con disparo (min.10) al lateral de la red. Desde una posición similar pero con un tiro cruzado que también salió fuera (min.23) tuvo la tercera más o menos clara. Fue en el minuto 35 cuando, en la opción que aparentemente llevaba menos peligro, un trallazo centrado desde fuera del área, vio la luz. Con la inestimable colaboración de Luca Zidane, que se marcó una cantada en toda regla, el Fabril empató el partido.

Tenía pinta de empate el primer tiempo, pero una falta un tanto extraña de Quique Fornos en la frontal del área cuando el balón estaba en la banda derecha acabó en el 1-2 gracias a una genialidad de Cristo, delantero centro del Castilla. El perfil era mejor para un zurdo, también para un diestro buscando un golpeo por fuera de la barrera, pero fue todo lo contrario. Cristo le metió la derecha buscando el palo del portero y encontrando la escuadra.

Con mucho, muchísimo en juego, el Fabril salió lanzado en el segundo tiempo y Juanje, tras una jugada de Víctor por la derecha con pase a la frontal del área, buscó un remate raso y ajustado al palo que salió fuera. El encuentro se puso todavía más cuesta arriba para el Fabril cuando, en el minuto 56, un centro raso desde la derecha fue desviado a su propia portería por Quique Fornos.

Con 1-3, Sergio Pellicer movió el banquillo de la mejor forma posible. Primero dio entrada a Uxío, que marcó el 2-3 con un cabezazo tras centro de Lucas desde la izquierda. Después hizo debutar a Iago Novo para dar frescura por la izquierda y por dentro en el lugar de Juanje y por último le dio un cuarto de hora a Guillermo May, uno de los futbolistas que más protagonismo perdió desde la llegada del nuevo entrenador. El atacante uruguayo, que marcó de cabeza también tras centro de Lucas, se dejó la piel y algo más en el campo, sustituyó a Gandoy y el filial del Depor jugó en 1-4-4-2 con May de segundo punta junto a Uxío y después en 1-4-1-4-1 con el autor del 3-3 en la izquierda y Montiel e Iago Novo por delante de Carlos López. 

El 3-3 descontroló ligeramente al Fabril, que se apoyó en los paradones de Pedro López en situaciones a bocajarro para coger oxígeno antes de arreón final. Una falta lateral ejecutada por uno de los mejores especialistas de la liga encontró un cabezazo perfecto de Víctor García. Primero enfado mirando al asistente (¿fuera de juego?) y después alegría inmensa al comprobar que el 4-3 (min.91) subía al marcador.

Comentarios