viernes 22.11.2019

Chollas: “El fútbol, como la vida, tiene dos caras y esta vez me tocó cruz”

Exentrenador del Montañeros
Manuel Losada ‘Chollas’ (d), con su cuerpo técnico en un partido de esta temporada en Grela 1: Carlos Seijo (i), preparador físico, y Manolo Pérez (al fondo), delegado | quintana
Manuel Losada ‘Chollas’ (d), con su cuerpo técnico en un partido de esta temporada en Grela 1: Carlos Seijo (i), preparador físico, y Manolo Pérez (al fondo), delegado | quintana

Chollas se despide como llegó, con profesionalidad. El entrenador que inició la temporada en el Montañeros deja paso en el banquillo de la primera plantilla morada. Metódico y apasionado del fútbol, Manuel Losada explica cómo se siente dos días después de salir del club.

Cuatro puntos de 33 posibles. Por ese dato, da la sensación de que el Montañeros no ha estado a la altura de la categoría. ¿Ha sido así?

Lamentablemente la clasificación no es el fiel reflejo de lo desarrollado por el equipo a lo largo de la competición. Quien haya seguido un poco al Montañeros, habrá podido comprobar como el equipo mereció ganar o, al menos puntuar, en muchos de los encuentros en los cuales salió de vacío. Hubo algún partido en el que no estuvimos tan bien pero, exceptuando estos, en general generamos bastantes ocasiones para puntuar y no nos hicieron casi daño pero eso no se ha traducido en puntos. La puntuación y clasificación no refleja el rendimiento del equipo, pero el fútbol, a veces, tiene estas cosas…

¿Cómo se mantiene la intensidad en el trabajo y la ilusión de un equipo que lleva muchas jornadas en puestos de descenso?

Lo realmente asombroso de esta enriquecedora experiencia ha sido que, tanto jugadores como el resto del cuerpo técnico, llegábamos a los entrenamientos y partidos con la misma ilusión y ganas que si fuéramos bien en la clasificación. Creo que el entrenador tiene que dar ejemplo, ser el que más trabaja y tener siempre un pensamiento positivo; la actitud para mí es algo contagioso. De todas formas, todo esto, sin el compromiso, fidelidad y personalidad de los jugadores no podría haber sido pero todos éramos conscientes de que el equipo, jornada tras jornada, mejoraba su versión aunque no llegasen los resultados y eso tiene muchísimo mérito por su parte.

El entrenador tiene que dar ejemplo, ser el que más trabaja y ser positivo

¿Cómo define a su equipo en las once primeras jornadas de liga?

En lo futbolístico ha sido un equipo organizado, solidario y comprometido con el plan de partido y lo trabajado por la semana, con un buen funcionamiento colectivo pero, por lo que sea, no han salido las cosas. Como dije, el resultado no está relacionado con el rendimiento del equipo. Es difícil de explicar pero es así.

¿Qué recuerdo le queda de su último partido con el Montañeros?

La primera imagen que se me viene a la cabeza de forma recurrente es, como después del gol de mi equipo, todos vienen a celebrarlo conmigo, me hicieron sentir que peleaban por mí; le doy mucho valor a ello porque eso sí que es el reflejo de estas once jornadas:  un equipo –jugadores y cuerpo técnico– luchando. Por otra parte, ese partido es un poco el reflejo de lo que nos ha pasado esta temporada en cuanto a contratiempos. Fuimos con siete bajas, teníamos 14 jugadores del primer equipo (uno de ellos ni había entrenado en toda la semana), dos juveniles, nos adelantamos en el marcador, fallamos  un mano a mano, un balón al larguero y nos remontan al final del partido en cinco minutos... Cuando las cosas están de que no, es que no.

¿Le reprocha algo a los que hasta el domingo fueron sus futbolistas?

Como dije con anterioridad, estuvieron a muerte con el club y con el cuerpo técnico, no puedo reprocharles nada; cada uno de ellos dio la cara por el equipo, es un grupo humano excepcional. Es lo mejor que me llevo de esta experiencia junto con el propio aprendizaje de la misma.

Los jugadores me hicieron sentir que peleaban por mí y le doy mucho valor a ello

¿Qué espera del equipo en lo que resta de temporada?

Pues espero que siga trabajando con la misma entrega y compromiso que ha tenido conmigo y que, a partir de ahora, se recuperen todos los jugadores que están lesionados y la suerte, de una vez, les acompañe para que el gran trabajo que hacen se traduzca en puntos.

En el acuerdo de desvinculación, ¿cuál ha sido la parte que estaba menos convencida de la no continuidad?

La relación con el club ha sido cercana y continua, llevamos hablando sobre el funcionamiento del equipo desde el principio y, en esta última ocasión, tanto el club como yo, consideramos que lo mejor para el club y el equipo era que finalizáramos esta vinculación. Como persona y entrenador tienes que ser honesto, y más cuando te han tratado tan bien, y debes buscar lo mejor para el club y, ambas partes, consideramos que darle un vuelco a la situación, que venga alguien con ideas nuevas y dar un aire fresco podría tener el efecto deseado.

¿Se veía con fuerzas para continuar?

No ha sido un problema de fuerzas, no he escatimado ni una pizca de trabajo y dedicación, he invertido una infinidad de horas en ello desde el primero hasta el último día para revertir la situación, pero, como ya he dicho, creo que era la mejor decisión para el equipo y para el club.

Me llevo la amistad y el cariño de muchas personas y eso vale mucho para mí

¿Cómo ha sido su despedida de la plantilla?

Sinceramente muy emotiva. Creo que se crearon unos vínculos muy fuertes en el equipo entre todas las partes y todos teníamos un sentimiento colectivo de injusticia; el fútbol tiene estas cosas y unas veces las cosas salen bien y otras no. En esta ocasión nos ha tratado mal, pero espero y deseo que empiece a tratarles mejor, se lo merecen de verdad.

¿Ha sido injusto el fútbol con usted?

En cierta parte, sí. Creo que no ha estado en concordancia lo trabajado y vivido en las semanas de entrenamiento y competición con los números de la clasificación. A veces, los resultados no se corresponden con el rendimiento sin saber muy bien el porqué. Ha sido una situación atípica la que me ha tocado vivir, pero estoy convencido de que salgo reforzado de esta experiencia y creo que soy mejor entrenador que cuando llegué. Además, me llevo la amistad y el cariño de muchas personas, eso vale mucho, por lo menos para mí.

¿Qué sensaciones tiene Chollas dos días después de dejar el Montaneros?

Una mezcla de rabia y de impotencia porque no han salido las cosas como deberían, por no haber podido ayudar a los jugadores a tener buenos resultados y que lo que trabajábamos por la semana no se viese transformado en resultados los domingos. Todo lo malo que nos podía pasar, nos ha pasado; bajas de jugadores importantes en la pretemporada sin margen de maniobra, innumerables lesiones durante la temporada que nos obligó a ir inventando posiciones algunas semanas, partidos igualados que siempre caían del otro lado… Sin embargo, a pesar de todo, me voy con la conciencia tranquila, me he vaciado por este club pero, por lo que sea, no hemos conseguido sumar más puntos. Tengo la sensación final de que me llevo mucho aprendizaje de esta experiencia y de haber tenido la suerte de conocer a buenos jugadores y mejores personas.

Me he vaciado por este club pero, por lo que sea, no hemos conseguido sumar

Sus últimas experiencias en Preferente fueron un sexto puesto y una Copa de A Coruña con el Sada y un segudno puesto y un ascenso con el Laracha, ¿Cómo valora su paso por el Montañeros?

Lo tomo con la misma naturalidad que las dos anteriores. El fútbol, como la vida, tiene dos caras y esta vez, muy a mi pesar, me tocó cruz. Pero, como dije antes, estoy muy orgulloso de haber podido formar parte del Montañeros y, a pesar de los resultados, me llevo muchas cosas buenas en lo personal y en lo profesional de mi paso por aquí.

¿Qué planes deportivos tiene Chollas a partir de ahora?

Ahora mismo descansar un poco; una experiencia así es agotadora física y mentalmente. Después de un cierto tiempo volveré a ver fútbol regional ,que me encanta, seguiré formándome y reflexionaré sobre todo lo vivido en esta experiencia para intentar ser mejor entrenador.

Me han tratado siempre de forma espectacular
Chollas se despidió de los que, hasta el pasado domingo fueron sus futbolistas, el pasado martes. El exentrenador del Montañeros se va sin ningún tipo de rencor y con palabras de agradecimiento para todos los estamentos del club pero, sobre todo, para los futbolistas que ha entrenado los últimos tres meses. 

¿Qué mensaje le gustaría dejar a sus ya exjugadores?

Simplemente darles a todos las gracias. En primer lugar al presidente, a la directiva y al director deportivo por haberme dado la oportunidad de entrenar este equipo y por haber apostado por mí. Quiero decirles que siento mucho que las cosas no hayan salido como esperábamos a principio de temporada. Es una pena porque estaba muy a gusto en este club, donde me han tratado siempre de manera espectacular. Después a todos los que, de manera continuada o aislada, trabajaron conmigo todo este tiempo: Carlos Seijo, David Mosquera, Roberto Balsera, Josué y Manolo. Mención especial requiere Manolo porque ese hombre es un diamante, un hombre de club, una grandísima persona y un profesional. Un amigo ya para mí. Por último y, lo más importante, a los jugadores. Como les dije en la última charla, no tengo nada que reprocharles. Solo puedo darles las gracias por dejarse la piel y por dejarme aprender de ellos.

Comentarios