jueves 28/1/21

Carolina Arbeláez: “Somos las responsables de lo que está pasando”

Carolina Arbeláez, centrocampista del Deportivo Abanca

Carolina Arebláez, centrocampista del Deportivo Aabnca, durante un amistoso de pretemporada ante el Famalicao portugués  | rcd
Carolina Arebláez, centrocampista del Deportivo Aabnca, durante un amistoso de pretemporada ante el Famalicao portugués | rcd

Fichó por el Deportivo Abanca el pasado mes de enero junto a su compatriota Lorena Bedoya y cuando estaba empezando a ganar protagonismo en el equipo blanquiazul, la Federación Española decidió suspender la competición debido a la pandemia de Covid-19. Se trata de la centrocampista Carolina Arbeláez Castaño (8 de marzo de 1995; Medellín, Colombia), que no pierde el optimismo a pesar de que su 2020 sigue sin enderezarse debido a la mala racha que atraviesa el club coruñés.

¿Todavía escuece la derrota contra el Atlético (1-8)?

El equipo está dolido porque es complicado tener un marcador tan adverso en Riazor. Sabemos que Riazor tiene un significado gigantesco en el Deportivo y caer por ocho goles no es fácil.

¿Qué se siente durante el transcurso del partido y tras el pitido final en una goleada en contra de este tipo?

Una impotencia enorme, gigante, porque se quieren hacer las cosas bien pero en repetidas ocasiones no sale porque el equipo no está o porque individualmente cometemos errores y eso lo paga el grupo. Dentro del campo se siente mucha impotencia y fuera del campo me imagino que también la sienten el míster y el cuerpo técnico, porque vienen trabajando mucho. Pero no hay excusa.

Fue la octava derrota seguida del Depor. ¿Qué es lo más duro de una racha tan negativa?

Es duro entrar al camerino después de los partidos porque se siente un ambiente de tristeza. Todos queremos ganar y entonces es una sensación de quedarse sin palabras, sin saber qué decir al míster y el míster sin saber qué decirnos a nosotras. Pero siempre con respeto entre nosotras y hacia el míster, que también nos respeta y nos sigue apoyando. Pienso que somos las responsables de lo que está pasando y tenemos que seguir trabajando fuerte para que por fin lleguen los buenos resultados.

¿Es injusto que el Deportivo todavía no haya puntuado?

Lo que más me gusta de este equipo es que tiene hambre de ganar pero también le importa el cómo ganar. En esta temporada no hemos tenido la oportunidad de sumar pero pienso que en el partido contra el Sevilla en Riazor, en el que nos marcaron en el último minuto, habría sido justo un empate. Y así con varios equipos, como contra el Espanyol, que también marcó faltando poco.

¿Qué debe mejorar el Depor para romper la mala racha?

Colectivamente tenemos que seguir con la mentalidad de ganar y, como dice el míster, entrar con agresividad a la hora de defender. Tenemos que corregir muchas cosas en la faceta defensiva y tenemos también que mejorar en la posesión de la pelota.

Manu Sánchez dijo que era el momento de ser claro con las jugadoras. ¿Lo ha sido?

Las cosas que nos habla el míster son de vestuario y nosotras tenemos un respeto enorme hacia él, como él hacia nosotras. Ha sabido llevar la situación aunque los resultados no nos hayan acompañado. Hemos visto videos de los errores cometidos y por eso pienso que somos las responsables de esta situación.

La distancia con la salvación es de siete puntos. ¿Os preocupa no reaccionar a tiempo?

Existe esa preocupación porque queremos estar entre los mejores y con este comienzo de temporada va a ser muy complicado. En nuestra mente está comenzar a sumar y yo confío en el equipo, en mis compañeras y en el cuerpo técnico. Vamos a darlo todo juego por juego para conseguir sumar.

Iris dijo a este diario que “mucha gente se subió al carro la temporada pasada porque íbamos muy bien y ahora resulta que somos las peores”. ¿Consideras que la crítica al Deportivo es excesiva?

Eso pasa en todas partes. Cuando vas bien y ganas, todo está bien y todos te sonríen. Pero cuando vas mal, la situación se pone tensa y es cuando te das cuenta de quién está a tu lado y de que la familia siempre está ahí. Aunque los resultados no se estén dando, tenemos que darnos cuenta de que hay personas que realmente están ahí y valen la pena.

¿Esta mala dinámica se explica desde un punto de vista anímico, físico o táctico?

En algunas ocasiones se ha mezclado todo y no hemos corrido con buena suerte para afrontar algunas situaciones que se nos han ido presentando. Estoy segura de que ese rumbo va a cambiar porque confío en las capacidades de mis compañeras y del cuerpo técnico. Desde que llegué todos me han hecho sentir como en casa y trataré, y trataremos, de correr por mi compañera en cada partido. Esa unión no se debe perder jamás

¿Es necesario fichar en el mercado de invierno?

Eso es decisión del míster y de los directivos. Yo soy una trabajadora más y respeto las decisiones que tomen.

¿Entenderías que el club, si la mala racha se prolonga, optase por un cambio de técnico?

Son decisiones que no me competen. Soy una jugadora más que quiere aportar y que simplemente está actuando para que las cosas mejoren.

Fichas por el Depor en enero de 2020, juegas cinco partidos y la RFEF decide suspender la temporada de forma definitiva. Y ahora empiezas una nueva con una racha negativa. El 2020 no ha sido tu año.

En la vida siempre trato de sacar lo positivo de las cosas negativas. Venir a España es una oportunidad grandiosa y venir al equipo que estaba haciendo cosas increíbles es un orgullo y un honor para mí. En cuanto a resultados quizá no ha sido mi año pero yo seguiré trabajando para darle la vuelta.

Esta temporada ya has jugado como mediocentro en solitario y también has compartido el doble pivote con Iris y Ainoa. ¿Cómo te encuentras más cómoda?

Yo estaré preparada para jugar en la posición del campo que me necesite el míster. Pero me siento más cómoda jugando por delante de Iris. Es una jugadoraza y tengo una gran admiración por ella. Cuando la tengo a la espalda, me habla y me ubica muy bien.  

¿Estás satisfecha con tu rendimiento?

El fútbol es aprendizaje constante y hay que seguir trabajando para alcanzar lo que se quiere. Uno nunca va a estar satisfecho, siempre quiere más. El ser humano es así, para todo en la vida. Y ahora tengo que ser dura y autocrítica si quiero seguir mejorando porque falta mucho por mejorar y también quedan errores por cometer para seguir mejorando.

¿En qué aspectos crees que puedes mejorar?

Dentro de la cancha tomas decisiones y luego ves en el video que tenías muchas otras opciones. Tengo que tener más intuición, más inteligencia en el campo y que no me ganen tanto la espalda.

En varios partidos se te ha visto dar un puñetazo al suelo o hacer un gesto de desesperación tras no robar un balón. ¿Cómo intentas gestionar esa frustración?

Me considero una jugadora demasiado agresiva y si tengo que ir al suelo, iré una, dos, y las veces necesarias para robar el balón. Y en los partidos, cuando me anticipo a un pase o leo bien la jugada pero por pequeños detalles no logró robar, siento esa impotencia y me da rabia. Y lo reflejo en esos gestos. Es muy mío pero es solo un momento y ya sigo tratando de robar el balón.

ADAPTADA A LA CIIUDAD

"He encontrado un lugar increíble donde vivir"

Las palabras de Carolina Arbeláez sobre el Deportivo y A Coruña transmiten un sincero sentimiento de agradecimiento por la acogida que ha recibido en una ciudad que ya tiene un hueco en su corazón.

¿Ya estás adaptada completamente a A Coruña?
Estoy muy agradecida por la oportunidad de estar aquí. He encontrado un lugar increíble donde vivir y ya he soñado con traer a mi familia para que visiten este lugar tan bonito. Además, he empezado a estudiar Gestión Administrativa en el Instituto Cervantes para seguir sumando experiencias como ser humano. Ha sido muy bonito reencontrarme con los estudios en otro país, aunque ya había tenido la oportunidad de estudiar en mi país y también en Estados Unidos. Me siento muy cómoda en la ciudad y estoy muy feliz.

¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad?
La Torre de Hércules. Conozco ya su historia y en verano iba muy seguido hasta la Torre con mi compañera (Bedoya). Y también el estadio de Riazor. Es acogedor y parece pequeño pero entran 33.000 espectadores. Esos son los dos lugares que les enseñaría a mi familia en primer lugar. 

¿Y te gusta algún restaurante o comida en especial?
Me gusta la comida de mar, al contrario que mi compañera, y ya he tenido la oportunidad de probar el pulpo a la gallega. Me gusta aunque no me he acostumbrado al aceite de oliva. Le echan demasiado. 

¿Qué es lo que echas de menos de Colombia?
Mi familia. La conexión que tengo con mi madre es increíble. No soy capaz de irme a dormir si no he hablado con ella. La familia es muy importante.  

¿Y el café y la comida?
El café no lo sufro tanto porque no tomo mucho, pero sí que echo de menos la comida de mi madre y, si hablamos de un plato típico, la bandeja paisa. Es un plato que comemos los paisas, los nacidos en Medellín, y que trae arroz, aguacate, huevo frito, chorizo, chicharrrón, frijoles... A veces un domingo entran ganas de comerlo pero no se puede.

Carolina Arbeláez: “Somos las responsables de lo que está pasando”
Comentarios