Viernes 26.04.2019

Granada: “Si ascendemos a Segunda B, cerraré una etapa de mi carrera”

Granada, que cumplió 39 años el pasado martes 9 de abril, en el partido de esta temporada ante el Silva  | Raúl López
Granada, que cumplió 39 años el pasado martes 9 de abril, en el partido de esta temporada ante el Silva | Raúl López

Solo se puede llegar a la conclusión de que empieza ser un poco veterano en el fútbol por las temporadas que lleva en activo en el norte y el sur de España. El aspecto físico de Granada, que cumplió 39 el pasado martes, es el mismo que hace seis años, cuando regresó a Galicia. Su rendimiento en el campo sigue siendo espectacular. Tiene fútbol en las piernas para un buen puñado de temporadas más, pero insinúa que se va a retirar. Antes de eso, tiene una misión: el ascenso a Segunda B con el Bergantiños.  

¿Eras de los que te esperabas un Racing sobrado en el primer puesto a estas alturas de la temporada?

El Racing era uno de los favoritos para marcar las diferencias por presupuesto y porque tiene una gran plantilla.

¿Tienen fundamento las críticas al juego del Bergantiños esta temporada?

En Tercera División hay muchos condicionantes en cada partido: el campo, el rival... Nuestra intención es llevar la iniciativa siempre pero, a veces, el contrario no lo permite y hay que optar por otras alternativas.

¿Qué Bergan es mejor: el de la pasada temporada o el de esta?

A nivel humano y de grupo, los dos equipos son impresionantes. A nivel de juego son dos equipos completamente diferentes: el de la temporada pasada era profundo y vertical; teníamos jugadores muy rápidos para contraatacar como Rodri e Iago Blanco. Este año es más consistente a nivel defensivo, con las líneas juntas y en ataque se tiene más balón y se progresa poco a poco, algo a lo que nos hemos adaptado bien. 

Miguel ha alternado los sistemas esta temporada, siendo el 1-4-4-2 y el 1-4-3-3 los más utilizados.

En la recta final, contra ciertos equipos, es importante que nos hagamos fuertes en el centro del campo y creo que el 1-4-3-3 nos beneficia. Los rivales no nos generan tantas ocasiones, controlamos los partidos y arriba tenemos jugadores que marcan las diferencias.

¿Cómo es jugar en As Eiroas cada quince días siendo un candidato al título?

Nuestro equipo tiene características para llevar la iniciativa con el balón y, por las dimensiones y el terreno, casa no es sencillo. Podríamos generar más juego en casa pero a balón parado también somos un equipo muy fuerte y en As Eiroas hay muchas situaciones de ese tipo. 

El Racing y el Compostela pueden sacar más provecho de jugar en casa. 

En campos como A Malata y San Lázaro te hacen correr, hay muchos espacios, el uno contra uno es muy importante y Racing y Compos tienen jugadores determinantes para ese tipo de situaciones.

Soy de los que piensa que esta temporada está para nosotros

¿Es este el año del ascenso?

Soy de los que piensa que esta temporada está para nosotros. Ha habido cambio de líder varias jornadas, el Racing no supo marcar las diferencias, el Compos no está siendo todo lo regular que fue el año pasado y creo que es nuestra oportunidad. Estamos concienciados y nos lo creemos más que nunca. Ahora mismo estamos por delante y dependemos de nosotros mismos.  

Si el Bergantiños no gana la liga tal y como está ahora la clasificación, ¿será porque vosotros la perdéis?

Nuestro objetivo era jugar el playoff y el de otros equipos era el título. No diría un fracaso, pero sí sería una pena no aprovechar esta oportunidad porque lo vemos muy cerca. El club está concienciado de que está en nuestra mano y vamos a poner todo de nuestra parte. 

Esta es tu tercera temporada en el club. ¿Se ha notado una evolución en el equipo en algún aspecto?

Hemos manejado varios registros en estas tres temporadas. En las dos primeras jugábamos con verticalidad y profundidad con extremos y esta es completamente diferente: hemos jugado partidos con un estilo combinativo y otros más directo. El míster se ha adaptado muy bien a la plantilla que tiene y hemos sido listos no jugando cuando no se podía y haciéndolo cuando nos lo permitían. 

Si pudieses recuperar a un futbolista de las dos temporadas anteriores para este final de temporada, ¿cuál sería?

La baja de Pablo Agulló fue muy importante porque creo que nos iba a dar muchísimo. A nivel ofensivo nos penaliza no tener un extremo profundo, como Iago Blanco o Rodri Alonso. En la plantilla tenemos a Diéguez, que es un jugador diferente al resto, y creo que Cañi nos puede aportar mucho en esta recta final de la temporada.

Miguel mantiene la idea de tener una plantilla corta como en las dos temporadas anteriores. ¿Te gusta?

En las semanas de sanciones y lesiones es cuando se echa de menos tener una plantilla un poco más larga, pero creo que va en función del presupuesto. En una plantilla de nivel alto como la que tenemos, el club no puede permitirse el lujo de tener 22 jugadores. Hay futbolistas muy polivalentes y eso compensa el no tener una plantilla más larga.

Lo más importante es tener ilusión y disfrutar de lo que hago

¿Haces algo diferente con 39 años de lo que hacías con 25?

Siempre me he mantenido bien físicamente pero para eso hay que cuidarse, estar en el peso óptimo, ir al gimnasio fuera de los entrenamientos y llevar una vida sana. Por suerte, no he tenido lesiones muy graves y eso hace que uno se sienta bien. Lo más importante es tener ilusión y disfrutar de lo que hago.

¿Eres un maniático con la alimentación?

No. Intento comer lo mejor posible y sé lo que es bueno y lo que no. A partir de ahí, va en cada uno tener la fuerza de voluntad y no dejarse llevar por los excesos.

Cuando un futbolista con tanta experiencia echa la vista atrás, ¿recuerda antes los momentos buenos o los malos?

Por suerte, no me puedo reprochar nada a mí mismo. Mi ilusión siempre fue jugar al fútbol y siempre he dado pasos hacia delante. Puse todo lo que tenía y dediqué todo el tiempo del mundo al fútbol, tanto a nivel de entrenamientos como fuera de ellos. La única espina que me ha quedado fue la de llegar a debutar en Primera División, pero por lo demás estoy satisfecho con todo lo que he hecho hasta el día de hoy. He dado todo lo que tenía que dar.

La temporada pasada no llegaste a 1.500 minutos, la anterior jugaste 1.960 y si juegas una partido más en esta campaña ya superarás los números de la primera en el Bergan. ¿Por qué estás jugando más esta temporada?

La primera temporada jugué de forma regular y en la pasada me penalizó la lesión de rodilla, que me hizo parar. De hecho, en la recuperación me precipité, recaí y tuve estuve fuera un mes más. Estoy llevando mejor esta temporada y tengo que decir que el míster lo está haciendo muy bien porque me está dosificando alternando partidos. Egoístamente, el futbolista quiere jugar todos los domingos, pero fríamente lo pienso y me doy cuenta de que me está viniendo bien que me esté dosificando de esta manera porque va a hacer que llegue fresco al final de temporada y evitando lesiones. 

Aún así, en el Cerceda nunca bajaste de los 2.500 minutos. La última temporada allí jugaste más de 3.000. ¿Influye el campo?

Es totalmente diferente jugar en hierba natural que en artificial. Un futbolista como yo, con 39 años, sufre en las articulaciones entrenando y jugando en un campo sintético. El campo penaliza, pero no me voy a engañar: los años van pasando. 

Hablando del Cerceda. ¿Te esperabas que pudiese acabar así?

Para nada. En mi vuelta a Galicia caí en Cerceda y me llevé una gran sastifacción. Guardo buenos recuerdos, fueron tres temporadas y tres fases de ascenso con Costas, Leiro, Javi, gente muy cercana y que le dedicaba mucho tiempo al club. Fue una pena todo lo que pasó y no me lo esperaba porque era un club puntero en Galicia al que solo le faltaba dar el último paso para llegar a Segunda B. Lo que sucedió después fue un desastre. Las prisas por querer llegar de la forma en la que se hizo les jugó una mala pasada y ahora lo están pagando porque desapareció todo.

Tú viviste algo así en primera persona en el Atlético Arteixo.

Había buen equipo y buen grupo, pero las gestiones no fueron buenas. A los pocos meses ya había problemas económicos y en ese sentido las cosas no se hicieron bien. Es mejor ajustarse a lo que uno tiene y, si tienes dos, es mejor ofrecer dos y no tres o cuatro. Es mejor terminar dignamente y, si desciendes, te quedas a cero y no endeudado y con los consecuentes problemas futuros para el club.

El Bergantiños, por detalles personales conmigo, es un club de diez

Bergantiños y Cerceda son tus dos últimos clubes. Para ti, ¿cuál es mejor?

Tengo claro que en los dos conocí a grandes personas, gente muy dedicada a su club. Me sentí a gusto en los dos sitios, aunque tengo que decir que el Bergantiños, por detalles personales conmigo, es un club de diez en el que se cumple todo lo que se promete y en el que el trato con el jugador es muy especial. Siempre les estaré agradecido por muchas cosas. Estaré en el club hasta que ellos decidan que esté. 

En las tres temporadas en el Cerceda marcaste ocho goles, en el Bergantiños, ninguno. ¿Por qué en un equipo sí y en el otro no?

Es un papel diferente el que tengo ahora respecto al que tenía en Cerceda. Yo estoy para aportar donde el míster decida y en este caso me toca trabajar más a nivel defensivo y en ataque aportar más en el inicio que en la finalización. En Cerceda tenía más libertad de movimientos para llegar al área contraria y para crear más en el medio del campo.  

Con 39 años, ¿intentas disfrutar todavía más del fútbol o sufres más porque sabes que la retirada está cada vez más cerca?

Intento disfrutarlo al máximo porque el fútbol es pura ilusión para mí. Es algo que me gusta tanto que no me veo dejando de jugar al fútbol y sé que la cabeza empieza a dar vueltas porque tengo 39 años. Ya no recupero de un domingo para otro como lo hacía anteriormente, la edad me va limitando y en esta temporada es en la que más vueltas le estoy dando a la cabeza. Hay gente que ya sabe que para mí el gran objetivo es ascender a Segunda B. Jugué tres fases de ascenso con el Cerceda y no lo conseguí, otra con el Real Oviedo y tampoco lo conseguí y esta va a ser la tercera con el Bergantiños y espero conseguirlo. Logré ascender de Segunda B a Segunda y de Segunda a Primera pero no de Tercera a Segunda B y es la espina que me queda. Si lo consigo, cumpliré y cerraré una etapa de mi carrera deportiva. Me quedaría liberado y satisfecho. 

Por ganas e ilusión está claro que seguiría jugando pero soy consecuente

¿Y si el Bergan asciende y te ofrece la renovación?

Me pondría entre la espalda y la pared. Es algo que tengo muy pensado y meditado. Por ganas e ilusión está claro que seguiría jugando pero soy consecuente. Hay chavales que vienen empujando desde atrás y para competir en Segunda B habría que dar un plus. Mi cabeza dice que el ascenso es un objetivo que tengo marcado y si lo logro será una etapa cerrada. Intentaría ayudar y apoyar al club desde otro punto de vista si ellos quisieran.

Estás centrado en obtener los títulos de entrenador. ¿Te hace cambiar la mentalidad o sigues pensando igual como futbolista?

Con el paso de los años y con la experiencia, las situaciones se ven desde otro punto de vista, pero cuando el míster da la alineación, pienso como futbolista y siempre quiero jugar. En ese momento me puedo cabrear un poco o no estar a gusto con la decisión, pero después termina el partido, recapacito y me doy cuenta de que era lo mejor. En cuanto a interpretar el juego, el paso de los años me ha hecho verlo desde otra perspectiva. No estoy solo centrado en el balón y en el juego sino que veo otras cosas.

La evolución del fútbol

Los jóvenes quieren obtener mucho a cambio de poco

Lleva más de 20 años jugando entre Tercera y Segunda División. Vive el fútbol al máximo y es consciente de lo que ha cambiado el fútbol desde sus inicios.  

¿En qué ha cambiado el fútbol desde que tú eras juvenil?

El fútbol ha avanzado a nivel tecnológico y de metodología, pero creo que se han perdido ciertos valores en el jugador joven: el trabajo, la humildad, el sacrificio, la entrega, la constancia, el dar el 100% siempre. Los jóvenes de hoy en día, no sé si mal aconsejados o porque se les permite, quieren obtener mucho a cambio de poco. Antes era lo contrario: había que dar mucho y se conseguía poco pero no nos rendíamos. No recogíamos el fruto a corto plazo pero sí en el futuro. Creo que la gente joven quiere correr demasiado, y ganarlo todo con 18 o 19 años es imposible. 

En teoría, la preparación en el fútbol base es cada vez mejor. ¿Salen futbolistas más dotados técnica y tácticamente?

Soy de los que piensa que en el fútbol está todo inventado aunque se pueda mejorar en ciertos aspectos. En el fútbol base se está trabajando mucho a nivel táctico y eso tiene su punto bueno y su punto malo. Antes había más libertad para regatear, para conducir el balón y para disfrutar más de la pelota. Ahora se les condiciona desde pequeños para que se muevan de forma ‘robotizada’ y eso puede llegar a penalizarles a nivel técnico. 

Cada vez hay más futbolistas de control y pase que de conducción y regate.

Desde mi forma de ver el fútbol, con el desborde se generan las superioridades. Ahora está todo muy pautado, control-pase, control-pase, mantener la posición, no perder el sitio... Puede tener su punto positivo pero creo que le quita libertad y desparpajo al jugador. Personalmente, aprendí muchísimo en el fútbol sala: hay más regates, más conducciones y creo que en edades tempranas enriquece mucho al jugador.

El extremo regateador está en peligro de extinción por no decir que ha desaparecido. 

Como ha desaparecido el delantero centro natural de toda la vida. En cuanto a los extremos, creo que está relacionado con los laterales ofensivos, ya que hay que dejarles espacio en la banda. En el fútbol actual, a los laterales se les pide que sean técnicos, pasadores, que se incorporen muy bien al ataque y pongan buenos balones. Los extremos de ahora son interiores que, normalmente, juegan a pierna cambiada, algo que, por naturaleza, hace que el jugador tienda a ir hacia dentro. Antes se veía un fútbol dinámico, profundo, con muchas llegadas... Ahora el estilo de moda es el combinativo y para eso los extremos tienen que jugar hacia dentro para que haya más líneas de pase, para generar más superioridades...

Cuando empezaste en el fútbol, el papel del portero sería otro bien distinto al de hoy en día. 

Antes, lo poco que hacía el portero con el pie era poner el balón arriba. Ahora es un futbolista más de campo y para iniciar desde atrás es una pieza muy importante porque da superioridad. Cuando sus equipos están avanzados, juegan fuera del área y son como un futbolista de la línea defensiva en las vigilancias ofensivas. A nivel de juego son prácticamente un mediocentro más porque llevan el balón de un lado a otro sin ningún problema. 

El 1X1 de Granada

¿Cómo es Chano Calvo?

Es una persona excepcional, noble y seria con su trabajo. Tiene un trato cercano con los jugadores y solo tengo palabras buenas hacia él. Hay que dar mucha importancia a lo que está haciendo por el fútbol en Carballo.

¿Estaba camuflado en el último selfie de la victoria contra la Unión Deportiva Ourense?

Estaba un poco tapado pero sí estaba en la foto. Vive mucho los partidos y le ilusiona mucho esta temporada. 

¿Cómo es Luis Cendán?

Solo le falta vestirse de corto. Es el que más trato tiene con el jugador, es muy dialogante y bromista. Siempre intenta ver el lado positivo de las cosas y en los momentos malos tiene palabras de ánimo y apoyo. Es un crack y estoy encantado con él.

¿Miguel Figueira?

Es una persona noble, trabajadora, con mucha dedicación y muy exigente consigo mismo, a veces incluso en exceso. Cuando algo no sale del todo bien, le da muchas vueltas a la cabeza. Se involucra, se preocupa y se desgasta mucho en ese sentido. Me haría mucha ilusión ascender por su trabajo y por el del resto del cuerpo técnico. 

¿Son injustas las críticas al juego del Bergantiños esta temporada? 

Todos vemos fútbol de Primera División y no se puede comparar con el de Tercera. Yo no quiero ser crítico con otros equipos, pero la exigencia debería ser más para ellos que para el Bergantiños, ya no solo por presupuesto y plantilla sino por los estadios que tienen. Quizá los más críticos son los que más envidia pueden tener de nosotros. Para mí, lo que viene de fuera tiene la importancia justa. Nosotros somos los primeros que queremos mejorar y hay que saber de dónde vienen las críticas y si son destructivas o constructivas. Muchas veces, esas críticas vienen por infravalorar el trabajo que estamos haciendo o por la importancia que estamos teniendo esta temporada.

¿Borja Facal?

Una gran persona y un gran capitán. Es un tío ejemplar, un futbolista en el que todos los jugadores del Bergantiños se tienen que fijar. Es lucha, entrega, trabajo diario. En los partidos es un futbolista competitivo que contagia a los compañeros y que va al 100% desde el pitido inicial hasta que termina cada partido. Se deja la piel en el campo y es de los pocos jugadores de los que se entregan domingo sí y domingo también.

¿Lo ves como entrenador del Bergantiños dentro de unos años?

Le gusta mucho, tiene una muy buena preparación y todas las condiciones para serlo el día de mañana. Es un estudioso de todo esto, está puesto al día y en un futuro lo veo en los banquillos. Ojalá en el del Bergantiños el día de mañana.

¿Por qué ha marcado tan pocos goles Cano esta temporada?

Jugué con él en el Cerceda y allí teníamos mucha más posesión y llegadas y él estaba más liberado a nivel ofensivo. Más allá de los goles, al Bergantiños le está aportando un trabajo brutal. Es un futbolista determinante e importante para nosotros porque la gente que juega cerca de él se beneficia mucho de su trabajo. Todos estamos muy contentos con él y ojalá en esta recta final pueda tener la suerte de marcar algún gol importante. 

¿Por qué Ekedi está jugando tan poco?

Llegó en una situación diferente al resto, sin pretemporada y sin estar competiendo. Eso le penalizó. Tener a Rubén Rivera le condiciona porque es un delantero que marca las diferencias y de los mejores de la categoría. Además, el estilo de juego no es el mismo que en su anterior etapa, en la que se jugaba mucho para él de forma directa. Me quedo con que está llegando a la recta final en un estado de forma muy bueno. Yo destacaría los 65 minutos que estuvo en el campo contra el Racing a un nivel muy alto. Contra la UD Ourense entró tras el descanso y de una jugada personal suya llegó el gol de Jorge. Creo que nos puede aportar muchas cosas en estos últimos partidos. Puede llegar con la frescura y el punto de chispa que no tienen los que más han jugado.

¿Está preparado para seguir jugando en el primer equipo el juvenil Diego Rodríguez?

Es un chaval trabajador y un ejemplo para todos sus compañeros del Juvenil. Tiene un saber estar que me impresiona porque para nada titubea. Es tranquilo, contundente, serio, no se complica y ver jugar así a un juvenil con un equipo que está luchando el título en Tercera es para descatar.

Su referente y su retirada

Redondo fue un medio que marcó una época

Futbolero al máximo en los noventa, Granada tiene claro cuál era su referente. También el club en el que le gustaría retirarse, ese que le permitió conocer a su novia hace 15 años. 

Los centrocampistas jóvenes se fijan en Xabi Alonso, Busquets, Xavi. ¿Cuál era tú referente cuando eras un chaval?

Siempre me encantó Guardiola y poco tengo que decir de Xavi, aunque no son mediocentros de mi perfil de juego. Otro futbolista que siempre me encantó fue Fernando Redondo. Fue un mediocentro que marcó época, no solo a nivel defensivo –su capacidad para recuperar balones era brutal– sino también a nivel ofensivo manejando el balón, distribuyendo el juego, controlando los partidos...

Fernando Redondo dejó de ir a la selección porque Daniel Passarella le pedía que se cortase la melena. Si asciende el Bergantiños a Segunda B, ¿te cortarás el pelo?

El pelo es sagrado y hay mucho dinero invertido ahí. Me arreglaría un poco las puntas (risas).

Si puedes escoger un club en el que retirarte, ¿cual sería?

El Bergantiños significa mucho para mí por todo lo que rodea al club y estoy encantado allí. Con la edad que tengo, me queda poco y dejaría en las manos del Bergantiños que ellos decidiesen cuándo y cómo quieren que termine allí. También le tengo un especial cariño al Atlético Arteixo, aunque no fue positiva en el aspecto deportivo, pero me dio la oportunidad de venir a Galicia y de conocer a mi novia.

Comentarios