domingo 29/11/20

No hay triunfo sin sufrimiento para el Deportivo Liceo

El equipo coruñés remonta el gol inicial del Voltregà con tantos de Dava Torres, Jordi Adroher y Marc Grau e iguala con el Barcelona en lo más alto de la tabla
Los verdes, en una imagen de esta temporada, se felicitan tras marcar un gol en el Palacio  | Pedro Puig
Los verdes, en una imagen de esta temporada, se felicitan tras marcar un gol en el Palacio | Pedro Puig

Cómo costó, pero qué bien supo. El Deportivo Liceo venció en Voltregà (1-4) para recuperar parte del trabajo perdido por la pandemia, aunque no fue nada fácil. Dava Torres, en dos ocasiones, Jordi Adroher y Marc Grau pusieron al equipo coruñés en puntuación de liderato (21) con un encuentro menos que el Barcelona.

En palabras de Juan Copa, “el Voltregà siempre es un rival complicado”. Con esto se encontró el Liceo desde el minuto uno. Sí dominó la bola, pero la solidez defensiva del equipo de Manolo Barceló le generó problemas. Más todavía lo hizo el primer gol local, obra de Teixidó de falta directa.

El potencial del Liceo sirvió para empatar el partido cinco minutos después del golpe. Fue Dava Torres, capitán, el responsable de un potente disparo lejano que superó al Blai Roca. Sin duda, el meta del Voltregà fue la gran estrella de su equipo. Detuvo oportunidad tras oportunidad, incluida una realmente clara a Franco Platero cuando el argentino parecía completar la remontada del conjunto coruñés.

Ante un muro

La primera parte del partido dejó una exhibición del portero local y la segunda no fue menos. Roca ofreció un amplio catálogo de paradas, pero no pudo evitar la remontada del Liceo. El 1-2 de Marc Grau fue un gol importantísimo para los de Juan Copa, bastante más tranquilos tras lograr darle la vuelta al marcador por segunda jornada consecutiva.

El cambio de papeles no detuvo la exhibición del portero del Voltregà. Los liceístas acumularon un número considerable de faltas (nueve a falta de seis minutos), pero una en concreto del equipo local terminó de decantar el partido. La tarjeta azul de Arnau Canal mandó al mago Adroher al punto de la falta directa, y tras una maniobra de genio superó el muro de Blai Roca.

Victoria cerrada. Una realmente importante y complicada. Intentó truncarla Manolo Barceló en una maniobra que sorprendió a propios y extraños, colocando a cinco jugadores de campo en los últimos dos minutos de partido. El arriesgado movimiento no le salió bien al Voltregà, que encajó el 1-4 definitivo.

Con el primer reto de esta gira por Cataluña ya superado, al Liceo le tocará jugar mañana a las 20 horas contra el Lloret. El liderato estará en juego.

Comentarios