Miércoles 20.06.2018

O NOSO DEPORTE | BALONCESTO

Naranja mecánica

MELILLA BALONCESTO 58 - 85 BASQUET CORUÑA
 

El mejor Basquet Coruña del curso arrolló al cuarto clasificado, un Melilla que comenzó como una moto y acabó humillado por un rival que, en los tres últimos cuartos, atacó y defendió como los ángeles.

En cuanto la defensa naranja se puso las pilas, las cosas funcionaron mucho mejor al otro lado de la cancha  | nuria rioja
En cuanto la defensa naranja se puso las pilas, las cosas funcionaron mucho mejor al otro lado de la cancha | nuria rioja

El mejor Basquet Coruña del curso arrolló al cuarto clasificado, un Melilla que comenzó como una moto y acabó humillado por un rival que, en los tres últimos cuartos, atacó y defendió como los ángeles.

Sorpresa de salida. El conjunto norteafricano aparcó su juego de control, algo que pareció descolocar a la ‘marea naranja’. Con Guerra a la cabeza y un par de canastas a la contra, facilitadas por un mal balance defensivo visitante, los locales edificaron pronto una renta de dos dígitos (15-5). Momento de parar el partido. El tiempo muerto de Aranzana tuvo solo un efecto temporal, pues tras un 0-4, sus pupilos encajaron un 6-0 para cerrar el cuarto con 21-11.

El inicio del segundo no varió el panorama. Durán anotó dos triples seguidos ante la defensa ocular de Cooney, a quien Aranzana sentó con bronca incluida. Un cambio que derivó en dos bases en pista. Y Monaghan y Sanz movieron el balón con muy buen criterio hasta encontrar a Olmos. 

La tecla zonal
Entre él y Gilling construyeron un parcial de 0-9 (30-26) que también ayudó a asentar una defensa zonal, ora 2-3, ora 1-2-2, que atascó al Melilla. El genio de Illinois se unió a la fiesta y, con 9 puntos, dio al Coruña su primera ventaja (34-47) que mantuvo al descanso.

Al contrario de lo que suele suceder, el parón no enfrió la inercia buena. El arrojo del Melilla en el arranque del partido era ahora confusión, lentitud  y acciones individuales, poniéndoselo muy fácil a un Coruña que, para redondear la faena, empezó a hacer muchísimo daño en el rebote ofensivo.

Sonseca, enorme en el regreso a una de sus excasas, sacó petróleo de la conexión con un Monaghan desatado. El resultado fue un parcial de 0-10 que dejó a los de Alejando Alcoba con las piernas de trapo (43-56).
El tiempo muerto del técnico local no resucitó a sus hombres, incapaces siquiera de capear el temporal con tiros libres: erraron en 4 de las 6 oportunidades que tuvieron para poder mantener al menos un hilillo de vida.
Con 45-61 arrancó un último periodo con tintes de testimonial. No para la naranja mecánica, que se gustó, con pausa, dando siempre un pase extra y sumando de tres en tres, hasta que la ventaja llegó a unos increíbles 30 puntos (53-83) a poco más de un minuto para el bocinazo definitivo.

Una gran victoria, la tercera consecutiva de un Basquet Coruña que alfombra su lugar en la zona de playoffs a falta de ocho jornadas para el final de la fase regular. Siguiente parada, el Castelló en Riazor.   l