jueves 28/1/21

Laly López: “Tenemos unas instalaciones muy precarias”

La presidenta de la Sociedade Deportiva As Xubias señala que, hasta hace unos días, llevaban más de diez años sin luz; además tampoco tienen agua caliente 
La mandataria posa en el pantalán del club junto a los deportistas más jóvenes | javier albores
La mandataria posa en el pantalán del club junto a los deportistas más jóvenes | javier albores

Adelaida López, más conocida como Laly, es la presidenta del club de piragüismo As Xubias desde octubre del año 2010.
La dirigente se inició en ese mundo por sus hijos, a los cuáles tenía que llevar a competir a las regatas. “Mi relación con el club comenzó por mis hijos. El mayor empezó a venir a As Xubias con solo nueve años y desde entonces hemos estado ligados al club”, afirma.

Aunque al principio, tuvo un papel secundario, en el año 2010 hubo un giro inesperado de los acontecimientos y acabó siendo elegida presidenta de As Xubias.

“Todo empezó a raíz de la disolución de la directiva, que quería dejar sus funciones. Varios padres, que no queríamos que el club continuase en esa situación negativa, decidimos presentarnos para dirigirlo”, explica Laly.

El cariño que le tenía y tiene al club, la motivó, junto con otros padres, a liderar As Xubias aunque, por aquel entonces, no era exclusivo de piragüismo sino que también se practicaba remo. “Cuando hubo que conformar la directiva, fuimos escogidos cinco padres que estábamos vinculados con el piragüismo, y otros cinco que lo estaban con el remo”, señala la presidenta.

No obstante, la parte del remo no prosperó y quedó solamente la parte de piragüismo, que es la más conocida hoy en día.

Año complicado
Este año, que será recordado por todos por culpa de la Covid-19, fueron probablemente los doce meses más complicado y difícil para el club de As Xubias, tanto a nivel institucional como a nivel deportivo.

El coronavirus fue la principal razón por la que muchos de los objetivos marcados no se pudieron cumplir. Ahora, con esta situación, “es muy complicado establecerse unas metas, no porque no te las puedas marcar, sino porque no te permitan llevarlas a cabo”, indica la mandataria.

No obstante, Laly se muestra satisfecha por lo que están logrando, aún sin unos objetivos claros, gracias a dos personas fundamentalmente.

“Aparte de a los socios del club, me gustaría agradecer a Alfredo Bea -presidente de la Federación Gallega de Piragüismo- y a Roberto García delegado de la Xunta en deportes- por facilitarnos mucho el trabajo, explicándonos perfectamente toda la normativa del DOGA. Además, tenemos que agradecer al ayuntamiento de A Coruña por todas las ayudas que nos dan”, apunta.

A pesar de la gratitud que muestra a la Federación Gallega por “trabajar estrechamente con todos los clubes para conformar regatas, estableciendo protocolos muy controlados”, no tiene la misma opinión acerca de la institución nacional “porque no ha hecho nada, solamente anular las competiciones”, dice la dirigente.

Aunque no esté conforme con la actuación de la Federación Española, señala que entendió cuando se suspendió la regata del Campeonato nacional -cuadró en plena pandemia-, pero no “comprendo porqué, a pesar de ser un deporte que se practica al aire libre y de forma individual, no se hayan buscado medidas para poder competir fuera de Galicia como si se ha hecho en otras disciplinas”, aseveró.

Limitaciones
A nivel institucional, la temporada también fue muy complicada.

“Nosotros, aunque podríamos entrenar por el tipo de deporte, al hacerlo en unas instalaciones municipales, dependíamos de la autorización del ayuntamiento”, explica y añade que “para que nos la concediesen, tuvimos que elaborar un plan muy riguroso para poder ir”.

Hasta que lo elaboraron, ni siquiera podían entrar en las instalaciones para ver cómo estaban los barcos.

“Nos desesperamos un poco porque veaímos a otros clubes entrenar y nosotros no pero, con todo, estamos muy agradecidos al ayuntamiento por permitirnos ser de los primeros clubes que pudieron volver a entrenar después del confinamiento”, indica.

Sin embargo, este ligero traspiés no se notó en los piragüistas de As Xubias, pues desde hace un par de años, están cosechando éxitos allá por donde van.

“El buen desempeño que tienen se debe al entrenamiento y al gran sacrificio que hacen, porque este deporte es muy duro”, afirma Laly 
A pesar de estar orgullosa de sus ‘niños’ como dice, señala que “tenemos unas instalaciones muy precarias. Llevábamos diez años sin luz, hasta que vinieron hace unos días. También hay que sumarle que no hay agua caliente y con el frío del invierno es muy malo”, expresa contrariada.

Aunque no se note en el rendimiento de los deportistas, la dirigente asevera que “como club nos está afectando. No contamos con un gimnasio para que puedan seguir entrenando y eso provoca que los quieran dedicarse profesionalmente puede que tengan que marcharse”. 

Laly espera que esta situación cambie y les permitan seguir creciendo.

Comentarios