miércoles 18.09.2019

La maestra del Depor Abanca

Alba Merino, elegida como la mejor futbolista de la jornada 1 en Primera Iberdrola tras anotar 
dos goles en el estreno blanquiazul, destaca por su lideragzo, garra y talento natural para el juego
La futbolista blanquiazul protesta en  la acción que acabó convirtiendo en el 1-0 para el Depor	| javier alborés
La futbolista blanquiazul protesta en la acción que acabó convirtiendo en el 1-0 para el Depor | javier alborés

Empezó a jugar al fútbol en el patio de casa con su padre, Manuel, y su hermano, Rubén. “Me ponían de portera, pero como veían que le daba bastante bien a la pelota el portero acabó siendo mi hermano”, recordaba en una entrevista para este diario. Alba Merino Sánchez (15 de mayo de 1989; Guadiana, Badajoz) es la jefa del Depor Abanca y en el estreno blanquiazul en Primera Iberdrola marcó dos goles contra el Espanyol (3-1).

Fue la más destacada del partido y no solo por el doblete. Duplicó sus esfuerzos en defensa, mezcló bien con sus compañeras y ejerció de líder, como casi siempre. Su actuación no pasó desapercibida: la Liga le nominó entre las mejores de la jornada y fue la más votada por delante de Virgy (Sevilla) y Hansen (Barcelona).

Alba pasará a la historia como la primera goleadora del Depor en la máxima categoría. Fue un tanto polémico y que no queda claro ni con las imágenes de televisión: “Estaba protestando, como casi todo el partido, porque el primer remate (de Ville) me había parecido gol claro”, recordó en la rueda de prensa. “Luego me di la vuelta, vi que Tere estaba al fondo y rematé. No sé si entra entera...”, añadió,.

Pequeña pero matona

La centrocampista pacense mide 1,62m y pesa solo 54kg (datos oficiales del club), un físico que engaña. Detrás de su apariencia de futbolista de toque, fina y elegante, se esconde una auténtica guerrera. Merino no rehúye al contacto, va mucho al suelo y lucha cada balón como si fuera el último.

Aquella niña que empezó en el patio de su casa, se formó en un equipo de chicos hasta los diez u once años y debutó en Primera a los 14 con el Puebla extremeño. Luego pasó por el Atlético, donde coincidió con su amiga y referente, Jenni Hermoso, el Levante y el Santa Teresa de Badajoz. Con el club de su tierra descendió a Segunda y, pese a tener ofertas de Primera, eligió el Depor para luchar por un ascenso que nunca había conseguido: “Fue un reto muy bonito y un año que no voy a olvidar”, rememora la protagonista.

Pieza clave en la histórica última temporada del Depor por su experiencia y carácter profesional, Alba ha sido también muy importante en la definitiva explosión de Teresa, futbolista franquicia del Depor. “Se tiene que fijar en ella para seguir creciendo. Es la mejor jugadora que ha pasado por aquí, de largo. Maneja a la perfección los códigos del fútbol y del vestuario”, se sinceraba Manu Sánchez la pasada campaña tras su fichaje.

El ‘boom’, en la treintena

El enorme desarrollo del fútbol femenino en los últimos años le ha llegado cumplida la treintena. “Sobrevivo, pero en cuanto lo deje tendré que ponerme a trabajar”, asume Merino, graduada en TAFAD y Magisterio de Primaria. Maestra, dentro y fuera del campo.

Comentarios