Viernes 16.11.2018
atletismo

La aventura americana

Cada año muchos jóvenes herculinos acuden a estudiar a los Estados Unidos, unos para hacer un año del bachillerato y otros para hacer su carrera universitaria. Llegan a una sociedad muy distinta a la nuestra en muchos conceptos, el cambio suele ser drástico, nueva cultura, nuevos hábitos, muchos pueden seguir haciendo su deporte, por eso quisimos saber cómo es el día a día de los atletas coruñeses que se han desplazado a ese país.

El equipo celebrando el gran éxito  | jct
El equipo celebrando el gran éxito | jct

Contactamos con Iago Jopia Astray, que llegaba este verano a Indiana, para cursar el segundo de bachillerato, él nos cuenta en primera persona como se vive el atletismo allí y los cambios que hay tanto en las competiciones como en los entrenamientos. “Llegué al pueblo de Indiana (Pennsylvania) el 20 de Agosto, y al día siguiente ya estaba entrenando con el equipo de cross country.  En mi instituto, IHS (Indiana High School), llevaban entrenando desde mediados de Julio, lo cual no me sorprendió, ya que aquí la temporada de atletismo, que va acorde al año escolar, acaba a finales de Mayo, por lo que los atletas tuvieron tiempo de sobra para descansar y recuperarse”, nos comenta.

“La primera gran diferencia entre España y Estados Unidos en referencia a los deportes son los equipos. Aquí, todos los deportes y actividades giran en torno al instituto, creando un sistema en el cual los institutos compiten unos contra otros en diferentes modalidades deportivas (natación, cross country, fútbol, etc.)”.

Este modo de practicar deportes tiene muchas ventajas, ya que hace de éstos un aspecto imprescindible en la vida de casi todos los estudiantes, e incluso de los profesores, que valoran mucho el esfuerzo de sus alumnos.

“En España esto es muy poco común, ya que la mayoría de equipos se organizan y se forman completamente aparte de los institutos -en atletismo, prácticamente todos los equipos son federados- y esto crea dificultades a la hora de adaptarse a los horarios y lugares de entrenamiento, lo cual influye en la agenda del estudiante, que debe organizarse y ser muy eficiente para complementar buenas notas con éxitos deportivos”.

Volviendo al Cross country, esta es la primera etapa en la temporada de un corredor, las competiciones se celebran en septiembre, octubre, y principios de noviembre, que dará paso a Winter Track (pista cubierta, de finales de noviembre a finales de febrero) y más tarde a Spring Track (de marzo a mayo).

“Las primeras dos semanas de entrenamiento fueron de adaptación para mí, ya que apenas estaba entrenado, mientras que mis compañeros de equipo llevaban corriendo más de un mes. Los entrenamientos empiezan con una milla de calentamiento, estiramientos dinámicos en y después el aspecto que se quiere trabajar. Normalmente incluimos 2 días fuertes a la semana: Repeticiones de 800 metros en el césped para trabajar el ritmo del cross, los cuales son todos de 5 kilómetros; y entrenamientos en pista. Por ejemplo 15 series de 400 metros de carga, 200-400-800-200 en carrera continua alternando ritmos que vamos a experimentar durante una competición, 4x600 para trabajar velocidad en distancia, etc. En contadas ocasiones, repeticiones de cuestas, para las colinas en el cross. 3-4 millas buscando cuestas, o repeticiones de 1 milla. Después de estos entrenamientos corremos una milla extra a ritmo lento para relajar el cuerpo. Luego, tenemos 3 días de entrenamiento más suave (incluyendo sábado) que la mayor parte de las veces consiste en carrera larga 30-40 minutos, o entrenamiento fácil en pista. Más tarde  progresivos, y abdominales, brazos... Aquí hemos competido prácticamente todas las semanas, corriendo yo un total de seis carreras en nueve semanas, y el resto del equipo dos competiciones más -yo no pude competir hasta el 14 de Septiembre, requería una aceptación ya que soy un estudiante de intercambio”, nos cuenta este atleta ‘en la emigración’.

“En mi primera carrera competí en la categoría ‘JV’ (Junior Varsity), que es el equipo del instituto excluyendo a los 7 mejores (Varsity) y conseguí el primer puesto, ascendiendo inmediatamente al Top 7. De ahí en adelante, como equipo conseguimos una temporada más que notable, siendo campeones de ‘counties’ y ‘sections’ y subcampeones de ‘wpials’, consiguiendo un pase para States, competición que incluye a los mejores equipos de Pennsylvania, donde quedamos segundos por equipos en 2A (aquí hay A, 2A y 3A dependiendo del tamaño del distrito escolar)”.

“Fue una experiencia emocionante, y la mejor manera posible para cerrar una temporada de cross llena  de éxitos para el equipo. Yo llegué en la posición 28 de la carrera, siendo el primero de mis compañeros y aun así conseguimos la segunda posición, porque corrimos como un equipo, ya que solo hubo 16 segundos de diferencia entre el primero y el quinto corredor”.

“En la carrera salí fuerte, en el grupo de los quince primeros, y mantuve un ritmo rápido durante la primera milla, pero después llegó la segunda milla, con bastantes colinas, y me quede atrás, retrocediendo a la posición cuarenta. Luego la última milla era bastante llana, a excepción de una cuesta larga hacia el final, así que me recuperé y avance puestos hasta la posición 28. Una carrera muy dura, debido en parte al circuito pero también al nivel de competición. El momento en el que supimos que quedamos segundos fue una recompensa a todo el esfuerzo durante la temporada”, y todos los corredores del equipo nos emocionamos mucho, ya que hicimos historia en el instituto consiguiendo reconocimiento en un campeonato del Estado.

Comentarios