Miércoles 20.06.2018

BALONCESTO - LEB ORO

Caricaturesco

Tercera derrota en cuatro partidos del Basquet Coruña, ayer contra un Ciudad de Valladolid muy justo de físico y calidad

El base Wade-Chatman y un De la Fuente que con sus 198 centímetros superó a las torres locales fueron los grandes artífices de la victoria del conjunto pucelano  | Javier Alborés
El base Wade-Chatman y un De la Fuente que con sus 198 centímetros superó a las torres locales fueron los grandes artífices de la victoria del conjunto pucelano | Javier Alborés
BASQUET CORUÑA 59 - 67 CIUDAD DE VALLADOLID

 

El Ciudad de Valladolid fue el menos malo de un partido infumable, donde el Basquet Coruña empeoró notablemente –aunque parezca imposible– su imagen de los cuatro encuentros precedentes, hasta alcanzar el nivel de caricatura.

Y eso que los de Gustavo Aranzana arrancaron a toda mecha, gracias a dos triples de Chuku y Sanz (7-0). Pero el ataque se volvió lento y espeso. Y contagió a la defensa. El resultado, un parcial de 0-11 liderado por De la Fuente, que con su 1.98 impartió cátedra en la pintura. Un 2+1 de Cooney frenó la hemorragia, pero la defensa siguió haciendo aguas, sobre todo por el flanco izquierdo, taladrado con penetraciones sin oposición de Wade-Chatman y Graham-Bell.

El 16-22 al término del primer acto no fue lo peor. El segundo arrancó todavía más embarrado. Y embarrado continuó hasta el descanso. Baloncesto de patio de colegio. Errores continuos, inocentes pérdidas de balón, malos tiros, falta de control, lentitud... un completísimo catálogo de horrores.

1 DE NOVIEMBRE El miércoles 1 de noviembre se jugará el Ourense - Basquet Coruña que fue aplazado en la cuarta jornada por la rotura de una canasta del Paco Paz antes del inicio

 

Ni siquiera supo aprovechar el BC los minutos de su rival con Castaño, base del filial –activado por la baja de Óscar Alvarado– en cancha, ni con un quinteto bajo. Los 2x1 en el poste bajo anulaban a Sonseca. La única buenanueva fue el primer triple del curso de Torres –a la novena fue la vencida–, que estrechó el marcador (29-30), antes de que otra penetración plácida de Wade-Chatman bajase el telón.

Un triple de Gilling para abrir la segunda parte y otro poco después de Cooney (40-39) fueron meros espejismos. Volvieron los viejos vicios, acompañados ahora de las faltas: en 4:30 los locales alcanzaron las cinco. Y cinco fueron los aciertos desde 4.60 que valieron la mitad más uno de los puntos de un parcial de 0-9, el principio del fin.

 

A la deriva
No porque el equipo pucelano lo estuviese bordando, sino porque el herculino empezó a deambular por el parquet. Solo las ganas de Torres –aunque con poca cabeza– se salvaban de un naufragio a los dos lados de la cancha, donde Wade-Chatman y un inmenso De la Fuente navegaban en un cómodo bote.

El último periodo mostró una mejoría defensiva del Coruña, ayudada por el cansancio de un rival obligado a exprimir a sus titulares porque tiene muy poquito más. Pero dos canastas en juego en 7:40 y solo uno de cada dos libres pasando por el aro no es la mejor manera de remontar un déficit que se movió en todo momento cerca de la decena.

Lo bajó Olmos a solo cuatro puntos (59-63), pero ya era demasiado tarde  para arreglar en 60 segundos un esperpento que había durado 36 largos y pesadísimos minutos.